2 + 2 = 5









Se un sádico. Por más dulces e inocentes que sean tus protagonistas, haz que les pasen cosas horribles para que el lector pueda ver de qué madera están hechos.

Consejos de Kurt  Vonnegut


En una oscura y sórdida sala un hombre amarrado a una silla espera instrucciones.

¿Cuál es tu nombre? — Pregunto Ada Esculi al prisionero que estaba interrogando.

 — Ya se lo he dicho, soy Kurt.

 —  Discúlpame, es que tengo que repetir ciertas preguntas para calibrar los instrumentos, ya sabes  como son estas nuevas tecnologías. Volvamos a empezar: ¿ Cuánto es 2 más 2?

Kurt vacila, duda por un momento que contestar, tímidamente dice un inaudible 5, no muy convencido.

— Oh, Querido Kurt, voy a tener que cortarte la otra oreja, no me estás dando las respuestas que quiero escuchar.

— Por Dios, ten piedad, 2 más 2 es lo que tú me indiques.

— Veo que vas aprendiendo. Un tanto lento, pero reconozco que vas progresando. Sin embargo, algo tengo que cortar — dijo Ada sonriente, mientras le mostraba al pobre miserable la afilada hoja de una bayoneta de dientes de sierra similar a las usadas  en la segunda guerra mundial y comenzaba a deslizar el grotesco cuchillo cerca de la piel del cuello del infeliz.

Estaba a punto de cortarle la garganta cuando Ada súbitamente pregunto — ¿Qué te parece si ahora invertimos roles, amado mío?






Relato participante convocatoria del TDO


Falleció Peter Straub

La conjura de los necios


John Kennedy. Es el nombre de un ganador,  pero quizás si le agregamos Toole al final ya comenzamos a entrar al mundo de aquellos que han sido pisoteados en vida y en muerte. 

El caballero escribió un libro que transcurre en New Orleans, letras que NADIE queria leer, lo llevo de editorial en editorial y ¿qué obtuvo?: RECHAZO. Tanto así que Mr. Kennedy Toole se suicidó, muy joven. Es una historia de la vida real,  triste y sombría. 

Sin embargo, el manuscrito que tanto tardo en confeccionar y que nunca pudo promocionar, no quedo en el olvido del todo. Su madre continuo con la quijotesca idea de su hijo, durante casi dos décadas también fue llevando el libro de editorial en editorial, cosechando a su vez más rechazos, sin embargo, uno de tantos editores solo para quitarse de encima a la anciana dama, decidió recibir el manuscrito y de mala gana unas semanas más tarde le dio una ojeada al material para así descartarlo sin tener remordimientos. 

Y ese fue quizás el punto que lo diferencio de otros editores: LEER el manuscrito. Página a página las letras del difunto Kennedy lo fueron conquistando. El libro era un diamante, así que sabiamente lo publicaron y ese mismo año el libro gano todos los premios habidos y por haber, se vendieron millones de copias e incluso se erigieron estatuas de sus personajes en la mítica ciudad en donde transcurre la acción.

A Confederacy of Dunces,  La conjura de los necios. Es una de esas joyas que han llegado a mis manos y puedo decir que es una cenicienta que encontró una hada madrina en aquel terco editor, un libro raro, absurdo en grado sumo, pero que me ha hecho reír  a mandíbula batiente y me ha mostrado como escribe un maestro.  Me atrevo a calificarlo de Joya de la literatura moderna.

====
Me uno a la convocatoria Juevera de Dorotea, esta semana en el tema del Mito de la Cenicienta.






Monólogo en el Guiño Guiñol

Los Personajes El mico titi que usualmente toca el organillo de manivela, hoy amaneció muy emprended...