La Unidad 731



Siendo muy joven, el cadete Carbonell fue escogido por los servicios secretos de Aragca para participar en un programa de Espionaje y convertirse en Agente Secreto. La Elite había visto con buenos ojos el extraordinario desempeñó que tuvo Carbonell en la Academia Militar. El Jefe Cheng fue la persona encargada de adiestrar en las artes secretas de la intriga y el asesinato al joven héroe.

Cheng lo llevo a unas instalaciones en el desierto de Aragca en donde durante varios meses lo entrenaron en manejo de armas, combate cuerpo a cuerpo, técnicas del disfraz,  investigación y detectivismo y sobre todo el entrenamiento consistía en convertir a Carbonell en una máquina de muerte al servicio de la Corona.

Carbonell fue excelente en todo lo que se le indicaba e instruía, fue en esa etapa en la que Cheng le dijo: "Ahora si comienza lo difícil, en la fase 2 habrá entrenamiento con robots, de ese modo al igual que en WestWold con Yul Brynner, tendrás oportunidad de eliminar al malo sin riesgo y practicar cuanta teoría te hemos enseñado. Pasa mañana temprano a la Unidad 731".

Y así fue, Carbonell a eso de las 6:00am, llego a la puerta marcada con el número 731, golpeo con los nudillos y escucho la voz de Cheng que dijo con tono serio y autoritario — ¡Pase! 

El cuarto era pequeño, había una mesa, con dos sillas frente a frente y una de ellas estaba ocupada, al principio pensó que era Cheng, pero luego vio que se trataba de un desconocido. Carbonell tomó su puesto en frente del otro hombre, fue cuando noto que en la mesa habían dos sobres.

Se escuchó de nuevo, la voz de Cheng, por un altoparlante en el techo, que decía: —Caballeros, abran y lean las instrucciones que están en el sobre al frente de cada uno de ustedes.

Carbonell, tomo su sobre, lo abrió y saco una hoja de papel que decía:


EJECUTE A LA PERSONA EN FRENTE SUYO


Sin pensarlo dos veces, cada uno ellos salto a destrozar sin clemencia al otro. Carbonell de un certero y fuerte puñetazo directo a la quijada, logro aturdir a su oponente, circunstancia que aprovecho para aplicarle una llave de lucha para partirle el cuello como si se tratará de una cabra tuberculosa.

— Bravo, Carbonell. Por favor salga del cuarto — Volvió a indicar la voz del parlante

Cuando Carbonell cruzo de nuevo la puerta, vio la figura de Cheng, este se aproximó y le dijo: —Excelente, has sido promovido al cargo de Teniente.

— No fue nada difícil — replico el joven Carbonell, dándose aires de superioridad   — es fácil hacer el trabajo si han puesto un robot que se programó para hacerme ver como el héroe.

 — Oh Carbonell — contesto Cheng — aún no entramos a fase 2 de tu entrenamiento,  ¿De dónde sacas la idea de que el otro chico era un robot?


Participacion fuera de Concurso para el Tintero de Oro: Homenaje a Philip K. Dick

Muerte en la Tarde



— Mr. Death no es una persona en concreto, sino más bien son un grupo de asesinos muy sofisticados. 

Comprendo el punto, aunque no me queda claro que quieres decir con eso de "asesinos muy sofisticados".

— Son asesinos de elite, aunque dedicados a escenarios muy complejos o prácticamente imposibles.

— ¿Algo así como un Magnicidio?

— Si y No. Parece que lo que les gusta es viajar en el tiempo y eliminar a una figura importante.

No te entiendo, ¿con qué fin alguien haría eso?

— Te lo explico: ¿Cuánto sabes de Arnulfo Valieris? Fue un premio Nobel de Literatura en 1935, (si la memoria no me falla), famoso por haber escrito la novela: "Los pájaros del cielo rojo".

Jamás escuche de tal autor o novela.

— Ese es el punto que quiero hacerte comprender. Alguien de Mr. Death viajo por el tiempo y asesinó a los padres de ese autor famoso antes de que ellos se conocieran, evitando que Valieris siquiera existiera.

¡Toma! Eso es muy fácil de decir, pero no me convences, ¿Cómo es que precisamente Tú si lo recuerdas?

— Eso es fácil de explicar. Pero para que no quede duda puedo mostrarte una edición muy antigua de la novela, firmada por el autor. Es un objeto único, y, por tanto, tiene un alto precio en el mercado de coleccionistas de objetos raros.

¿Los coleccionistas saben estas cosas del Mr. Death y de Valieris?

— Tal cual, como lo enuncias. Básicamente, los coleccionistas son los que pagan para que ocurran estos asesinatos.

No estoy muy convencida de lo que me has dicho, quisiera ver una prueba más contundente.


— Eso depende de cuanto estés dispuesta a pagar por una demostración, pero me caes bien y  haré algo gratis por ti. 
Me muero de las ganas por ver lo que tienes.

— Es sencillo, a ver dime, ¿sabes como y cuando murió Ernest Hemingway? ¿Sabes cuál fue su última gran obra?

Esa es fácil, todo el mundo sabe que Hemingway murió bien viejito de casi 88 años, fue muerte natural.


 —¿Y la última novela?

Esa fue "Ada juega con carbón" escrita en 1973.


— Perfecto. Déjame envió un par de emails y en 5 minutos vamos a Google y miras como podemos alterar la historia, querida mía. Todo lo que sabías de Hemingway cambiara PARA SIEMPRE. 

-----


Las Voces de Royaumont



— ¿Por qué no hay manicomios en este país? — pregunte yo, como para romper el hielo, mientras escuchábamos la música de los Beatles.

Lucy in the sky with diamonds

Lucy in the sky with diamonds

— Nunca han hecho falta, pues no hay ningún loco suelto por aquí — contesto bruscamente Arturo

— Sí que los hay — protesto Amelia haciendo cara de enojo y repugnancia a la vez

— Ustedes no comprenden bien lo que aquí ocurre — agrego Camilo

— Explícate mejor — respondimos entre intrigados y expectantes todos al mismo tiempo

Follow her down to a bridge by a fountain

Where rocking horse people eat marshmallow pies

— Eso mismo es, somos todos nosotros las voces internas que alguien escucha en la mente

— Camilo, eso es lo más absurdo que he escuchado, lo cual prueba mi punto, en Aragca si hay locos, pero andan camuflados — dijo Amelia con cara triunfante.

— Es cierto, querido Camilo, lo que dices es realmente repugnante, ya que estarías insinuando que somos seres ilusorios, lo cual no es cierto, pues como vez somos de carne, hueso y sangre.

— Arturo,  Lo que indica Camilo ya lo había leído yo, hace mucho tiempo atrás, en un librito de filosofía oriental, en el que dice que el mundo es Ilusorio — interrumpí yo, como para calmar los ánimos caldeados de los que allí estábamos reunidos.

— Exactamente, ese es el punto — dijo Camilo y continuo como si fuera un profesor dictando clase —somos Ilusorios, pero se nos hace creer que somos reales.

Picture yourself on a train in a station

With plasticine porters with looking glass ties

— Mil veces no. Lo del mundo Ilusorio está comprobado que es simplemente un truco dialéctico, las personas SOMOS reales , respiramos, envejecemos, tenemos emociones, ¡VIVIMOS! — dijo Arturo casi sin respirar.

Es obvio que somos reales — dijo Amelia como tratando de secundar a Arturo, lo cual no es inusual en ella.

— Vuelvo y enfatizo, no somos reales porque la Verdad es que somos personajes de un cuento literario — dijo Camilo con cierto aire siniestro

— Entonces, ¿cómo explicas que yo escuche de vez en cuando voces en mi cabeza? — dije yo como retando a Camilo para tratar de encontrar una grieta argumental en sus peregrinas ideas

— Eso ocurre porque probablemente tú si estás algo loco — dijo rápidamente Amelia como para desviar el foco de atención de mi pregunta y así apoderarse ella de la conversación.

Lucy in the sky with diamonds

Ah

Lucy in the sky with diamonds

— El punto es que solo aquellos que tienen alteradas las frecuencias del cerebro comienzan a ver y escuchar cosas irreales, de seguro es porque como te la pasas masticando pepas de ayahuasca muy a menudo, finalmente terminaste cocinando las neuronas — indico Arturo

— ¿Entonces significa que yo soy real y todos ustedes son ilusiones mías al consumir sustancias sicotropicas? — pregunte completamente aterrado.

— Quizás más bien todos somos reales, excepto tu querido — apuntillo Amelia, como queriendo herir mis sentimientos

— Nadie es real aquí — concluyo Camilo haciendo una cara a medio camino entre el asombro y la resignación. 

— Debe ser esta maldita música la que nos pone a decir estupideces — dije yo finalmente como para cambiar un poco el tema. 

Picture yourself in a boat on a river

With tangerine trees and marmalade skies

Somebody calls you, you answer quite slowly

A girl with kaleidoscope eyes

---
Relacionados

Madame Bourboneta





— Esposo y Señor mío, desde hace días le noto melancólico y acongojado. ¿Qué es lo que entristece su alma?

— Querida y Noble Dama Bourboneta, de todos es sabido que me apena la suerte que correrá nuestro hijo amado, Heredero de estas hermosas y vastas tierras.

— Debería ser motivo de gozo, querido esposo y Príncipe, pues el destino de nuestro hijo está ligado a su futuro matrimonio con la hija del hombre más poderoso del Reino de Aragca.

— Ciertamente, el saber que mi hijo se unirá con esa mujer de origen poco claro es lo que más daño hace a mi corazón.

— Exagera mi esposo, pues Los Minotauro son dueños de su propio Principado desde hace más de dos siglos y si bien sus dominios son por extensión de territorio de entre los más humildes, no lo es así la Renta que han acumulado durante varias generaciones, siendo ellos los más ricos de entre todos los Principados y Nobles en el Reino.

— Que tengan dinero y títulos nobiliarios, no quita el hecho de que sean unos condenados caníbales. Vergüenza de vergüenzas ver casado a uno de mi linaje con dicha familia de rufianes degenerados.

— Sigue en el error mi Noble Esposo, pues hoy en día todo hombre, mujer o niño en este reino, sea noble o sea plebeyo, sea blanco o negro, sea pobre o rico, ha probado carne humana.

— En esto no estoy de acuerdo, pues una cosa es comprar de vez en cuando una que otra lata importada con dicha delicia, como hacemos aquí cuando se quiere hacer alguna receta compleja para festejar una ocasión especial y otra ya es tomar dicha dieta antropófaga como un estilo de vida a la usanza de los odiados Minotauro, que de por sí es un nombre muy grotesco para llevar como denominador de una casa de Nobles.

— Nunca he entendido como es que usted ve el mundo, Esposo mío. Es una realidad que hoy en día cualquiera puede comprar en el mercado dicho ingrediente, pues viene en grandes cantidades del Tercer Mundo. Gracias a dicho consumo se hace bien al planeta, pues ha controlado la sobrepoblación que casi extingue a la humanidad entera.

— Que la ONU haya legalizado el consumo de carne humana, no quita lo horrendo que es dicha acción, hasta donde sé, hay fábricas enteras en los países plataneros, en donde es toda una industria. Vivimos en tiempos bárbaros.

—¿En qué mundo vive el Príncipe? No hay tales fábricas en ningún país, desde hace décadas los acuerdos internacionales dicen que las plantas de procesamiento deben estar en Alta mar, los países pobres solo proveen la materia prima.

— Pues no se le haga raro a mi bella esposa que Los Minotauro deban ser los dueños de varios de esos barcos siniestros en donde se enlata a la gente, solo así se explica su extraordinaria y fabulosa riqueza.

— Querido, sea como sea que hagan el dinero, de momento no nos incumbe, pues en nuestro lado lo que nosotros producimos es deudas, estamos quebrados y desde hace ya varias generaciones. El padre de mi esposo, su abuelo y toda la línea de ancestros, fueron hombres dados al despilfarro, la ebriedad, el juego y el gusto por mujeres que venden el cuerpo tanto al Noble como al campesino. Esta unión de nuestro hijo con la Baronesita de los Minotauros, literalmente nos viene como anillo al dedo.

— Un momento. Que si en mi linaje hay una que otra mancha negra,  en el de mi Noble Esposa, también hay algunas acotaciones a remarcar, pues de todos es sabido que las damas de ese linaje son brujas, envenenadoras, mujeres sin sentimientos, ambiciosas y manipuladoras. Nadie las quería en matrimonio.

— Exacto amado mío, somos lo que somos, y henos aquí, en Santo Matrimonio, la unión de dos de las Casas de Nobles más indeseables del Reino. Y que de no ser por este matrimonio que viene para nuestro hijo, el futuro solo se vería como un tiempo muy infame, pleno de miseria y privaciones. La Baronesita es la única heredera de Los Minotauro, quizás una vez que tenga descendencia ella misma podría caer presa de una enfermedad fatal y no sobrevivir al postparto. ¿Y quién será el heredero de toda esa fabulosa y mítica fortuna? Nuestro nieto, que llevara nuestra sangre. Y siendo la criatura muy inmadura para gobernar, será necesario que nosotros los abuelos nos encarguemos como Regentes mientras nuestro descendiente adquiere sabiduría y edad suficiente para ser autónomo.

—¿Y qué le hace pensar a mi esposa, que esos carniceros con los que se va a unir  nuestro hijo no hayan anticipado estos planes?

— Es posible y hasta sano que así sea. ¿Quizás prefiere mi bello príncipe ver casado a su tierno hijo con una mujer plebeya, pobre y fea? 

— No blasfeme, dama mía.



Encuentros cercanos

He descubierto una aplicación de Inteligencia Artificial que genera imágenes a partir de algunas palabras, dado que no soy un gran dibujante o pintor, he comenzado a usarla para darle "vida" a mis personajes y cuentos. Ya he podido obtener algunas ilustraciones que me complacen.

Esto tiene la ventaja de eliminar de raíz un problema: El usar imágenes copiadas de otros sitios, porque toca darles crédito o estar autorizado a colocarlas, es decir, elimina demandas y pleitos. Además que con la herramienta puedo ser más preciso en crear lo que deseo realmente. Aunque la tal IA es algo caprichosa, no da 100% lo que yo espero, pero al menos me permite personalizar y expresar lo que quiero.

Ahora bien, si uno desea portar los escritos del blog a un formato de documento, pues con toda confianza se puede usar esas imágenes porque son inéditas, son propias de uno y así se evita también los problemas de propiedad intelectual por usar una imagen de alguien que la coloco en la Internet.

Además con este ejercicio de crear mis personajes a su vez descubrí algo: Que por ejemplo Ada Esculi, SIEMPRE usa gafas de sol, no importa en donde este, yo no conocía ese detalle, pero al salirme un dibujo aleatorio de la AI, sentí que era una buena idea mantener ese rasgo en el personaje, ya que le confiere cierta aura de frialdad y misterio.

Me ha quedado difícil hacer a Carbonell, puesto que este es uno de los personajes que menos he perfilado, aunque sí es uno de los más antiguos que he llegado a imaginar, en cierta forma no he querido que la AI lo enteque o lo contamine.

Es asombroso porque a la vez teniendo la imagen ya fuera de mi cabeza quizás a su vez sea el modo de ayudarme a detallar en un escrito lo que pretendo decirle al lector. Es un ciclo raro, en una época yo tenía mis dibujos y de allí sacaba escritos para el blog, pero ahora pasa al revés: de los escritos ahora nacen imágenes y eso hace un ciclo infinito de retroalimentación, diría yo ya tengo material para continuar en el blog por otras temporadas.

Ahora bien, esto de las AI preocupa a mucha gente,  creo que van a ir mejorando, en un futuro cercano se ingresara una  frase y a partir de allí  la herramienta va a generar cuentos, ensayos, novelas enteras, incluso la AI pueda a uno entregarle una trilogía bien escrita y todo ello en 3 o 4 segundos. Y no necesariamente tiene que crear un libro, también las AI podrían hacer películas. El futuro está ocurriendo AHORA.

Tina:


Ventriloquista:




Bellana:


Marusa:


Payasos:



Ada Esculi:


Zaida:







Treckhius:



Solo por si acaso: 

Doy crédito a estas imágenes que han sido creadas usando la aplicación "Dream by Wombo"

2 + 2 = 5









Se un sádico. Por más dulces e inocentes que sean tus protagonistas, haz que les pasen cosas horribles para que el lector pueda ver de qué madera están hechos.

Consejos de Kurt  Vonnegut


En una oscura y sórdida sala un hombre amarrado a una silla espera instrucciones.

¿Cuál es tu nombre? — Pregunto Ada Esculi al prisionero que estaba interrogando.

 — Ya se lo he dicho, soy Kurt.

 —  Discúlpame, es que tengo que repetir ciertas preguntas para calibrar los instrumentos, ya sabes  como son estas nuevas tecnologías. Volvamos a empezar: ¿ Cuánto es 2 más 2?

Kurt vacila, duda por un momento que contestar, tímidamente dice un inaudible 5, no muy convencido.

— Oh, Querido Kurt, voy a tener que cortarte la otra oreja, no me estás dando las respuestas que quiero escuchar.

— Por Dios, ten piedad, 2 más 2 es lo que tú me indiques.

— Veo que vas aprendiendo. Un tanto lento, pero reconozco que vas progresando. Sin embargo, algo tengo que cortar — dijo Ada sonriente, mientras le mostraba al pobre miserable la afilada hoja de una bayoneta de dientes de sierra similar a las usadas  en la segunda guerra mundial y comenzaba a deslizar el grotesco cuchillo cerca de la piel del cuello del infeliz.

Estaba a punto de cortarle la garganta cuando Ada súbitamente pregunto — ¿Qué te parece si ahora invertimos roles, amado mío?






Relato participante convocatoria del TDO


Falleció Peter Straub

La conjura de los necios


John Kennedy. Es el nombre de un ganador,  pero quizás si le agregamos Toole al final ya comenzamos a entrar al mundo de aquellos que han sido pisoteados en vida y en muerte. 

El caballero escribió un libro que transcurre en New Orleans, letras que NADIE queria leer, lo llevo de editorial en editorial y ¿qué obtuvo?: RECHAZO. Tanto así que Mr. Kennedy Toole se suicidó, muy joven. Es una historia de la vida real,  triste y sombría. 

Sin embargo, el manuscrito que tanto tardo en confeccionar y que nunca pudo promocionar, no quedo en el olvido del todo. Su madre continuo con la quijotesca idea de su hijo, durante casi dos décadas también fue llevando el libro de editorial en editorial, cosechando a su vez más rechazos, sin embargo, uno de tantos editores solo para quitarse de encima a la anciana dama, decidió recibir el manuscrito y de mala gana unas semanas más tarde le dio una ojeada al material para así descartarlo sin tener remordimientos. 

Y ese fue quizás el punto que lo diferencio de otros editores: LEER el manuscrito. Página a página las letras del difunto Kennedy lo fueron conquistando. El libro era un diamante, así que sabiamente lo publicaron y ese mismo año el libro gano todos los premios habidos y por haber, se vendieron millones de copias e incluso se erigieron estatuas de sus personajes en la mítica ciudad en donde transcurre la acción.

A Confederacy of Dunces,  La conjura de los necios. Es una de esas joyas que han llegado a mis manos y puedo decir que es una cenicienta que encontró una hada madrina en aquel terco editor, un libro raro, absurdo en grado sumo, pero que me ha hecho reír  a mandíbula batiente y me ha mostrado como escribe un maestro.  Me atrevo a calificarlo de Joya de la literatura moderna.

====
Me uno a la convocatoria Juevera de Dorotea, esta semana en el tema del Mito de la Cenicienta.






Doctor Moreau Salamander


Sin saber como, Carbonell logro acomodar las cabezas de sus amigos Cluzo y Puaro dentro de una maleta, se montó en uno de sus vehículos para ir al encuentro del Doctor  Moreau Salamander, de acuerdo con las indicaciones que le presto Esculi.

Luego de varias horas de conducir por diferentes caminos y carreteras inciertas, logro llegar a un poblado de gente sencilla aunque no muy amigable. 

Trato de indagar en donde podría encontrar al Doctor Salamander, pero apenas la gente escuchaba el nombre, hacían mala cara y corrían como despavoridos. Únicamente un borracho que estaba tirado en el piso le indico que siguiera por la carretera norte, saliera del pueblo y en unos 10 kilómetros  apenas se adentrara en el Bosque de las Lágrimas, encontraría una vieja mansión en donde allí conocían a Salamander.

Sin tener más opciones, Carbonell hizo de tripas corazón y siguió con cierta dificultad las indicaciones de su muy dudoso guía. El camino por el que lo habían mandado estaba deshabitado, no había ni un alma humana ni siquiera casas o construcciones y de repente en un claro vio una de las más lujosas mansiones imaginables con un sistema de seguridad que haría palidecer al del Pentágono.

Supuso que este sería el lugar en donde hallaría al tal Doctor Salamander. Se acercó a un enorme portón metálico en donde había una especie de cámara y un parlante muy sofisticados  puestos en un panel en donde había 3 botones.

Presiono el primer botón y unos segundos después escucho una voz medio ronca que hablaba por el parlante que dijo:

— Bienvenido a Villa Diodati,  ¿en qué podemos servirlo?

— Carbonell dio un ligero respingo, porque debido a la distorsión del aparato le pareció haber escuchado la palabra "hervirlo"; sin embargo, supuso que sería algún problema de recepción en el parlante y rápidamente respondió con voz aplomada — Busco al Doctor  Moreau Salamander.

— Y sin que mediara más dialogo, Carbonell comenzó a escuchar un sonido metálico como de cadena, halando algo muy pesado y sus sospechas quedaron confirmadas, cuando vio que el enorme portón metálico se abría de par en par. 

Sin perder tiempo, Carbonell condujo su vehículo hacia la entrada principal de la mansión, lo estaciono y saco del baúl la maleta con la preciosa y vital carga que allí llevaba, se acercó a la puerta de la casa e iba a golpear, pero se le adelantaron: un hombre que lucia como un Chino de la Época Imperial de 1800, súbitamente abrió la puerta y dijo:

— Siga Inspector Carbonell, estábamos esperándolo

— Sin hacer mayores gestos, Carbonell se adentró en la mansión siguiéndole las espaldas al Chino e interrogo — ¿cómo es posible?, nadie sabía que yo venía hacia este lugar, ni yo mismo lo había anticipado

— Las malas noticias viajan rápido Inspector, hizo usted una buena faena en el poblado, más indiscreto no pudo haber sido — puntualizo mordazmente el interpelado

— Es una lástima, no teníamos mayores indicaciones.

— ¿Teníamos? No entiendo ¿Quién más viene con usted?

— Es un tanto complicado de explicar, solo el Doctor Salamander podría ayudarme con este asunto tan particular — replico Carbonell de un modo un poco frío y cortante

— Entiendo Inspector, por favor espere en esta sala, alguien vendrá a atenderlo y podrá ayudarlo en sus predicamentos — contesto el Chino mientras le indicaba que tomara asiento en una muy cómoda poltrona antigua pero muy bien cuidada.

El hombre dejo instalado a Carbonell, hizo profunda reverencia y salió de la sala, cerrando las puertas que eran de cristal.

Pasaron uno cinco minutos que a Carbonell se le hizo casi una eternidad cuando el Chino regreso seguido de una dama vestida muy elegante con un  Qipao de Estilo  Shanghai, pero de facciones más bien Europeas. El hombre abrió la puerta, dejo que la Gran Dama pasara y salió de nuevo haciendo sendas reverencias, dejando a solas a Carbonell con la recién llegada.

 —¿Es usted el doctor Moreau Salamander ? — inquirió Carbonell como para romper el hielo

— Por supuesto que no — dijo la dama como mostrando cierta sonrisa picara — En ese caso más bien seria Doctora Moreau. El castillo de los Salamander no es lejos de aquí, lo podemos ver desde los ventanales de esta sala, si me lo permite puedo hacer que el criado abra las cortinas para que usted pueda precisar la localización de ese lugar. Sin embargo, no es un sitio recomendable para ir y sería muy irresponsable de mi parte, Querido Inspector Carbonell, no advertirle acerca de los peligros que supone visitar el Castillo Salamander.

— Me lleva usted ventaja, estimada Madame, pues como ve desconozco su identidad

—Lo siento Inspector, no recibimos muchos visitantes y los modales comienzan a oxidarse, Soy la Profesora Lavinia Polidori. Pero puede llamarme simplemente Polidori si así lo prefiere.

— Agradezco todas sus atenciones, estimada Profesora, pero estoy en una carrera contra el tiempo y solo el doctor Moreau  puede ayudarme en mi particular cruzada, si me lo permite, debo partir de inmediato hacia el Castillo Salamander.

— Castillo Franz — señaló Polidori en el tono de corrección que usan los maestros con el mal alumno — Aunque ahora es propiedad de Salamander, el Castillo por siglos fue el bastión principal de la familia Franz. —Incluso esta casa alguna vez fue propiedad de Morella Franz, una dama muy distinguida entre la nobleza y aristocracia del país.

— Escuche, estimada mía, todo esto está muy bien, solo que ahora no tengo paciencia ni tiempo para historias, debo partir en este preciso momento — indico Carbonell dirigiéndose hacia la salida de puertas de cristal.

— Inspector Carbonell, no sea usted terco, en realidad solo yo puedo ayudar a sus dos amigos, yo puedo regenerarles un cuerpo y así salvarles la vida.

— ¿Qué? —dijo Carbonell deteniéndose perplejo

— Querido, sé lo que llevas en esa maleta, son las cabezas de tus amigos, pero la reconstrucción corporal del Doctor  Salamander  solo puede practicarse hasta máximo 20 minutos después de separar una cabeza humana de su cuerpo, lo dice claramente Moreau en sus informes y estudios científicos, las publicaciones son de conocimiento abierto en la academia, además requiere preparar durante meses el equipo para hacer el procedimiento regenerativo, las soluciones químicas deben disolverse en un tanque lo suficientemente grande como para sumergir dos cuerpos humanos durante 3 meses, de por si el porcentaje de éxito es meramente del 45%, a un costo exhorbitante. Y desde que usted hizo su particular intervención quirúrgica y llego aquí ya han pasado unas 16 horas. A cambio yo le ofrezco un método diferente, pero seguro aun bajo estas condiciones. Y el cual puedo hacer ahora mismo, 100% éxito garantizado cortesía de la casa, no quedara usted debiéndome absolutamente NADA.

— ¿Solo 20 minutos?  Todo ha sido en vano.

— No pierda la esperanza Inspector, permítame mostrarle mi laboratorio, sé que puedo devolverle cuerpo y vida a sus amigos, aunque mis métodos no sean del todo ortodoxos y al gusto de la academia — dijo Polidori mientras le indicaba a Carbonell una discreta puertilla en el lado opuesto de la sala — Tras esa puerta está mi laboratorio de investigaciones, es el trabajo de toda una vida, y es en donde está la salvación de sus amigos. Venga tráigalos con usted y en menos de lo que canta un gallo estaremos todos celebrando juntos.

Entraron al laboratorio, Carbonell esperaba encontrar una especie de lugar sombrío muy similar a la oficina de un ayudante de carnicería, lleno de cuerpos desmembrados y fetos humanos metidos en botellas de formol, en donde Doctor Frankenstein se sentiría muy a gusto.

Pero no fue así, lo que encontró fue una sala supersofisticada casi que alienígena. Había un  quirófano muy bien iluminado al centro, y más bien todo el equipo era nuevo, lo único que desentonaba era la presencia de varios brazos mecánicos como los que habría en una fábrica en serie de automóviles o aviones a lo largo y ancho del lugar.

— Rápido Carbonell, páseme una de las cabezas mutiladas de sus amigos, yo la situaré sobre el quirófano y acompáñeme al centro de control,  para que se convenza de una buena vez. 

Ni cortos ni perezosos y como movidos por una sinergia, los dos trabajaron rápidamente, Carbonell desempacando con cuidado la cabeza de Cluzo y la Profesora, situando al paciente en medio del quirófano y alistando con maestría varios de los instrumentos. Cuando termino esta fase, Polidori invito a Carbonell a que la siguiera al cuarto de control.

Este era una especie de centro de cómputo, la Profesora se sentó en una de las consolas y digito frenéticamente varios comandos,  y aunque se la veía relajada, Carbonell noto algo de transpiración en la frente de la enigmática dama. 

Polidori dejo de enviar comandos en el computador y se paró y movió dos palancas que estaban en uno de los paneles de control y como por arte de magia todos los brazos mecánicos comenzaron a moverse en la sala del quirófano, por una especie de escotilla salió una cinta gigante similar a la de las maletas en un aeropuerto e hizo contacto con el quirófano, acto seguido un cuerpo decapitado apareció sobre la cinta y junto con los brazos robóticos comenzaron a unir delicadamente la cabeza de Cluzo al cuerpo recién aparecido, lo siguiente que vio Carbonell fue una sinfonía de rayos láser, salir de los brazos mecánicos que se veía claramente servían para unir aquello que estaba separado. Al cabo cinco minutos las máquinas se detuvieron y se alejaron del quirófano.

— Ven conmigo Carbonell, veamos como está tu amigo Cluzo.

Carbonell no salía de su asombro, ante sus ojos vio el procedimiento alucinante, cuando se acercaron al cuerpo vio que la cabeza tenía los ojos abiertos y como que quería decir algo.

— No intente pararse, Cluzo — ordeno Polidori, mientras en los instrumentos verificaba los signos vitales del paciente, en eso se acercó uno de los robots y le administro una inyección en el cuello al recién operado y este quedo dormido como un bebe. El brazo robotico puso de nuevo en la cinta del aeropuerto a Cluzo y este desapareció por la misma escotilla por donde entro.

—Date prisa Carbonell, ahora trae la cabeza que le cercenaste a Puaro, no hay tiempo para perder.

Y repitieron exactamente el mismo procedimiento en lo que quedaba de humanidad de Puaro: un cuerpo entro y desde el centro de mando, Polidori activo los brazos que a punta de láser unieron la cabeza con el cuello. Y luego de un chequeo rápido, era anestesiado y desaparecía transportado por la cinta.

—Ellos estarán bien. Solo necesitan dormir unas 48 a 72 horas, mi asistente se encargara de atenderlos, les proporcionara alojamiento, vestido y comida. Apenas estén recuperados, ellos mismos pueden continuar ya de nuevo su vida rutinaria, mientras esperamos, te ofrezco todas las comodidades y placeres de mi mansión  —dijo Polidori, mientras al mismo tiempo comenzaba a desapuntar los broches de su elegante vestido, dejando notar la mas adorable de las anatomías femeninas.

===

Capitulo anterior

La casa de Seguridad





Fuego Mistico

Carbonell la encontró tirada en el piso, babeando y convulsionando. Fácilmente, la levanto en sus brazos y la llevo a un mueble más cómodo. Estuvo cuidándola por horas hasta que ella volvió en sí.

 — He visto mi alma  — anuncio Ada con voz temblorosa

 — Lo que yo veo es que has seguido chupando las pepas que te receto el Dr. Ayahuasca — contesto Carbonell sin disimular cierto enojo y reproche

 — Con estas técnicas místicas profundas puedo ampliar mi conocimiento, siempre que he tenido casos muy complicados, las pepas me han ayudado a ver la situación desde diferentes ángulos y perspectivas. El caso de la muerte de Santillana y de los otros jueces es uno de ellos. Gracias al Dr. Ayahuasca ya casi tengo una sólida pista de quienes ordenaron el asesinato y además sus motivos para hacerlo.

— No lo sé Ada, yo prefiero tener la mente clara y no narcotizada. Pero no importa, independientemente de que piense yo, dime exactamente  ¿qué viste?

— Vi la Verdad.

— Sé más concreta, "La Verdad" es algo muy ambiguo.

— Cuando haces él viaje místico entras a mundos muy difíciles de explicar con palabras ordinarias, el grado de sensaciones y percepciones de nuevas realidades abruman los sentidos y la mente misma

— Si eso ocurre, entonces aquello que descubres en tus mundos místicos de nada sirve en nuestra realidad cotidiana, si no puedes comunicar lo que "viste" es como si no hubiera ocurrido — acoto Carbonell como con ganas de parar la conversación

— Te equivocas, aunque no puedo verbalizar y expresar todo lo que he experimentado si hay algunas cosas que son reveladoras — dijo Ada en tono un tanto defensivo, casi como si estuviera herida en su orgullo

— Dame un ejemplo y te creo

— Pude ver la V-E-R-D-A-D

— Si, ya lo sé, pero exactamente, ¿cómo es esa Verdad que puedes ver y experimentar?

— Es como un libro

— ¿Como un libro de papel?

— Vi letras.

— ¿Y qué decían esas letras que viste?

— TODO

— ¿TODO? — replico Carbonell ya un tanto exasperado

— En los libros que vi está escrita nuestra historia, está todo narrado: nuestro pasado, presente y futuro

— Entonces ya debes saber quien es el asesino

— No, no es tan fácil.

— ¿Cómo va eso? — interrogo Carbonell lleno de curiosidad

— Es que hay múltiples pasados, que se ramifican haciendo un incontable número de presentes y futuros. Incluso hay pasados que nunca ocurrieron, pero que, sin embargo, son prácticamente indistinguibles de aquellos que si se "materializaron" en alguna línea de tiempo.

— Quiere decir que entonces no sabes exactamente que ocurrió.

— No es tan absoluto como apuntas mi querido Carbonell, debido a que hay INVARIANTES

— ¿INVARIANTES? — odio cuando chupas esas pepas, porque terminas hablando en acertijos y ambigüedades

— Las Invariantes son aquellas regularidades que uno puede encontrar cuando salta entre realidades, por ejemplo, es claro que en todas las que tú y yo estamos resolviendo un caso, tienen más o menos similar desarrollo.

—¿O sea, hay realidades en donde no somos pareja?

— Exacto Precioso. Hay realidades en donde tú ni siquiera existes

— Te estás ya poniendo demasiado pesada

— Tú fuiste el que comenzó a hacer preguntas, yo solo me limito a contestarte con honestidad

— Ok. Ok. No te enojes mi querida. Volvamos al punto crucial del tema. ¿Quién es el asesino?

— No he podido saberlo, porque las letras están allí, pero por alguna razón no me es permitido leerlo, cuando me acerco al libro de inmediato aparece una barrera de fuego ardiente e incandescente

— Bueno, por lo menos no era un fuego frío — dijo Carbonell soltando una cierta risita burlona, un tanto imperceptible

— No seas tonto. Lo que te digo es serio. Por alguna razón algo o alguien me tiene bloqueado el acceso a las páginas en donde resolvemos el misterio.

— Lo cual significa que entonces tendremos que seguir investigando aquí en carne y hueso y haciendo las cosas sin ayudas místicas

— Vuelves a equivocarte, estas cosas suelen ocurrir así, lo que necesito es ayunar varios días antes de chupar las pepas a fin de entrar con mente y cuerpo fresco. Es lo que me ha recomendado el buen Doctor.

— Pues ese fuego místico debe estar allí por alguna razón, deberías consultar al tal Doctor Ayahuasca para ver como superas esa barrera aparentemente infranqueable

— Mi siguiente cita es en dos meses. 

— Si no resolvemos este crimen en dos horas, vamos a terminar desempleados

— No seas pesimista, déjame y hago ciertos arreglos — dijo Ada mientras comenzaba a marcar un número desde su teléfono.

-----

Capitulo anterior, La casa de Seguridad

Relacionado: 

El Doctor Ayahuasca

Yo visite la Realidad Ultima

Contraste amalgamado



En un planeta lejano, despoblado y olvidado, dos figuras siniestras fuertemente armadas, de aspecto robótico, ocultas bajo la oscuridad de la noche, recorren las ruinas de lo que alguna vez fue un mundo pleno de vida y en esplendor siglos atrás.

Tenemos que dirigirnos 12 kilómetros más hacia el norte para encontrar el sitio que estamos buscando — dijo la unidad Ada-666.

Muy bien — replico jovialmente la unidad Carbón-731 — solo quiero recoger el paquete y largarme de este mundo sepulcral.

Caminaron un rato más sin mediar palabras entre ellos.

Fue Ada-666 la que rompió el silencio para decir que en cuestión de metros iban a encontrar el objetivo, estaban parados en frente de una edificación medio calcinada.

 — Lo que buscamos debe estar en el interior de ese sombrío lugar, tendremos que revisar habitación a habitación hasta encontrar el encargo

Los dos robots entraron al edificio y comenzaron a inspeccionar cuidadosamente cada centímetro cuadrado, les tomo algo de tiempo, hasta que Ada-666 con voz de felicidad dijo —¡Lo he encontrado!

Carbon-731 se dirigió hacia su compañera para inspeccionar el hallazgo. La Ada-666 simplemente sostenía en sus tentáculos una especie de legajador en donde se veía que contenía algunas hojas de papel.

Déjame ver mejor que encontramos —dijo Carbón-731 — mientras escaneaba el objeto y exclamo — hay unas inscripciones en un lenguaje raro en la portada que cargas, que traduciéndolo dice algo así como: "SSN CLVN y MTN" pero no estoy seguro, quizás yo deba inspeccionar el contenido de este hallazgo

Pero la Carbón-731 NUNCA llego a ver el precioso contenido del misterioso legajador, pues la Ada-666 le había disparado con un arma láser para vaporizarlo. En menos de una centésima de segundo lo desintegró.



Tiempo después al otro lado de la galaxia, la Ada-666 se reúne en el bar de en un lujoso casino con un hombre conocido como el Historietista. Ella le entrega el legajador y él a cambio le da una bolsa llena con 5 kilos de diamantes.

— ¿Alguien vio el contenido del paquete?  —Interrogo el Historietista

— Nadie, ni siquiera yo misma lo he inspeccionado, pero tengo curiosidad, ¿qué hay allí que es tan valioso?

— Son los dibujos con los secretos de la Amalgama entre el MaraVerso y Aragca

— ¿Amalgama?

— Con estos dibujos será posible crear personajes con rasgos del maraverso y rasgos de los de aragca —explico el Historietista

— Es decir, ¿como una mezcla entre Mara Laira con Zaida? No puedo imaginar un CONTRASTE mayor — apunto Ada-666 mientras dejaba escapar cierta risita sarcástica

— Así es querida

— Amor mío, eres realmente un genio — dijo Ada-666 mientras le pasaba una copa de Bourbon que ella misma había preparado para la ocasión.



Me uno a la convocatoria Juevera, convocada por Mag en la propuesta de Contrastes

Inspirado en el relato del Demiurgo de Hurlingham La Pagina 29


Asteroide B 612

No sé cómo salir de aquí. 

Hace apenas una hora mi nave se acaba de estrellar en esta remota roca perdida del espacio, estoy sangrando internamente. La computadora de abordo calcula  que me queda muy poco aire en los tanques de mi traje de astronauta, quizás menos de 30 minutos. 

Terminaré muriéndome aquí. Y es raro, los mitos del lugar dicen que un niño podía sobrevivir solito en este paraje, e incluso si las condiciones eran favorables, hasta podía viajar a la Tierra. En fin, los mitos son eso, mentiras y cuentos infantiles.  

Maldita sea mi suerte, el asteroide está habitado por un tigre hambriento.

Arte pre-Apocaliptico

 No habia yo caido en cuenta, pero ultimamente (bueno desde hace siglos) el arte como que solo expresa PESIMISMO, me hizo despertar la siguiente muestra en Twitter.

Es decir parece nos preparan para la violencia o nos hunden en pensamientos violentos y pesimistas, he estado incluso viendo mis propios escritos y alli hay esa violencia que se que no nace de mi.

Mas aun parece ese control que han ejercido en la poblacion en realidad SI se traduce en muchas cosas horrendas que ocurren a diario y que vienen ocurriendo historicamente a nivel planetario

Probablemente todas esas expresiones extremas en el arte contemporáneo sean meramente el reflejo de algo aun mucho mas aterrador que nos rodea continuamente, no lo se, probablemente el pesimista sea solo yo y otros lo que ven es un presente hermoso y prometedor. Vuelvo y lo manifiesto, estoy viviendo en un mar de confusion. Mi mente esta nublada, quizas yo tambien sea parte de esa elite malvada que nos controla, o en el mejor de los casos un peon ciego al servicio de la maldad.

El Oro de Uganda


Si hay todo ese oro en Uganda, pues de ahora en adelante solo queda esperar que en aquel lugar las elites mundiales comenzarán a ejecutar la Orden 66

Comenzara un baño de sangre de proporciones épicas, pues la ONU no perdona y nadie se les escapa

Apareceran "Heroes" luchando bajo la bandera de "liberar al pueblo de sus opresores"

Todo por unas piedras amarillas

A no ser que el Oro Ugandes sea igual que las Cartas Niguerianas

Amanecera y Veremos porque ya hay quien dice que no son Toneladas sino Onzas...

Aunque no todo debe ser "malo" o tenebroso, si hay todo ese oro tambien podremos ver por YouTube o en blogs las aventuras de algun joven Guatemalteco (o Argentino o Leton, el sitio no importa) mostrándonos en una serie de videos todas su aventuras en la mina.

De mi lado lo que allí ocurra tambien sera motivo de inspiración para escribir 2 o 3 historias bien sabrosas como siempre ambientadas y distorsionadas en los mundos de Aragca

https://www.miningreview.com/news/uganda-discovers-gold-deposits-worth-12-trillion-usd/


Reflexiones tardias sobre el periodo historico de La Violencia



Ya hace mucho tiempo que no escribo en el blog algo completamente personal, desde la pandemia hacia acá,  comencé a desarrollar cuentos y relatos de Aragca. Pero hubo casi una década en la que el blog no tenía mayor contenido de mi mismo como persona.

Ya hace unos meses que detuve la producción de historias y no sabía el 'porque', pensé que era algún tipo de "síndrome de hoja en blanco" o quizás se me había nublado la mente debido a una combinación de factores, entre esos que comencé a perder ELO en los sitios en los que juego ajedrez. Perdía y perdía partidas 

Luego blogger cambio el sistema de comentarios y quede por fuera de las plataformas debido a que Safari solo me permite comentar como anónimo. Entonces me he limitado a comentar exclusivamente en algunos blogs, con nombre propio, usando otro navegador.

Pero, ni siquiera era eso lo que me tenía nublada la mente. Supongo, pues, que los graves acontecimientos políticos que ocurren por aquí y por allá también tienen parte de la culpa

Y el otro día ya descubrí más o menos que pasaba: Son ciertos eventos ocurridos muy lejos en el tiempo y muy lejos físicamente de donde vivo los que me aquejan.

Algo que ocurrió por allá en 1930 y continuo hasta más o menos 1965 en unas tierras que jamás pise con personas a las que nunca conocí, de un airé que nunca respire

Claro, para esas fechas yo no había nacido todavía y lo que era peor, ni mis padres, ni tíos, ni abuelos contaron lo que ellos habían hecho durante ese tiempo.

De vez en cuando mi Papá dejaba escapar ciertos nombres sobrecogedores como "Charro Negro" o Klinger. 

Y es que los relatos de él eran muy sombrios porque a su vez su cuerpo cubierto de cicatrices daban testimonio que había venido de una época horrenda. 

Veía yo sus piernas llenas de cortes que se notaba algún médico improvisado había cosido con doble puntada.

¿Qué había pasado?, preguntaba yo de niño. Pero él no  respondía. 

Uno de mis hermanos, en secreto, un día me dijo que Charro Negro le había lanzado una granada por la espalda.

Pero Charro Negro no fue el primero en intentar asesinarlo 

Décadas antes otro personaje intento enviarlo al otro mundo hundiéndole un cuchillo cerca del corazón durante una partida de Poker.

Si, él venía de un mundo violento en donde primero vivió entre tahures, galleros y luego lucho contra los bandoleros

En todos sus relatos alguien moria o al menos alguien sangraba.

Pero él vivió en otra época, con otras reglas.

Por alguna razón cuando yo nací, TODO lo que a él le había pasado estaba olvidado,

Yo ya había nacido en un mundo sin La Violencia. 

La Violencia solo era un recuerdo que no se atrevían a contar las generaciones que vivieron antes que yo, ni siquiera los libros de historia lo narraban correctamente.

Y así con mi indiferencia olvidé por décadas el tema.

Se supone Aragca iba a ser un poco una manera en la que yo podía ir contando esos relatos en donde Charro Negro iba a reaparecer, pero no sé, mi Aragca no resulto ser una memoria histórica, sino que se volvió un mundo personal en donde rara vez, pero muy rara vez dejo escurrir la historia de mi familia.

Sin embargo, los fantasmas de Charro Negro, de Mica Flaca, del Gallino, El Capitan Corneta, de Poker y de todos los personajes que nombraba mi Papá se están muriendo en el olvido, pero por motivos que no puedo explicar, encontré casualmente a alguien que SI ha guardado justo recuerdo  de lo que allí paso.

Vi los videos y PUFF, creo puedo iniciar ciertos capítulos de la historia más oscura de Aragca, y me costará trabajo, pero al menos por el 2022/2024 tengo el firme propósito de dejar salir el veneno que hay en mi sangre.

Debo exorcizar los fantasmas que persiguen mi linaje.

Dejo aquí la dama que hizo CLICK en mi mente y enlaces a 2 o 3 relatos que alcance a escribir hace mucho y que quedaron sin continuidad y que deberían ir por esa línea de la llamada "La Violencia"

Cuentos relacionados semi autobiograficos:

El Coronel

Pink Floyd

La segunda guerra mundial


Morella Franz



Había pasado casi un lustro desde cuando dio su ultimo respiro el anciano Helmut Franz, luego de una larga batalla legal como esposa del desaparecido Daniel Franz, Morella logro reclamar parte de la cuantiosa herencia que pertenecía a la legendaria familia.

La dama en cuestión no era una Franz,  nació como Morella Fichte, pero al casarse con el joven Franz adopto este apellido, el cual siempre odio.

Era una mujer un tanto triste aunque de aspecto frío y duro, había quedado viuda desde el día en que su esposo misteriosamente desapareció hacía ya más de  20 años atrás 

Lo poco que lo toco de herencia fue Ligeia, una vieja casa cerca de la playa y bastante lejos del castillo Franz que sin embargo podía observarse a lo lejos desde los ventanales.

Lo que más amaba Morella de vivir en Ligeia era la espectacular vista hacia el mar, le encantaba ver los amaneceres y los atardeceres. Una tarde de invierno, de repente mientras observaba el crepúsculo, vio una especie de resplandor en el horizonte.



Quedo intrigada, lo consulto con los criados de la casa. El mayordomo le informo que probablemente era la luz del Faro, lo cual sería muy raro porque había dejado de operar poco antes de la muerte del viejo Helmut. A saber el lugar estaba desierto y abandonado.

Le informaron que el Faro era parte de los linderos de Ligeia, y también pertenecía a la herencia que había recibido.

Morella intrigada, decidió visitar aquel misterioso paraje, llevando la contraria a las indicaciones de varios de sus criados.

Sin embargo, el jardinero, Don Valdemar se ofreció a llevarla para explorar el sitio, pues estaba apenas a algunos minutos usando un bote de madera.

Conforme se aproximaban a remo se sentía un ambiente pesado, metro a metro, el Faro se revelaba como una construcción no dada a las visitas, ni siquiera las gaviotas se acercaban, la vegetación alrededor estaba completamente muerta y el agua de un aspecto y olor depravado.

Faltaban unos cien metros para llegar cuando Don Valdemar decidió dejar de remar y dijo con cara apesadumbrada —  Señora Fichte, podemos parar aquí y regresar, lo aconsejable es dejar en paz ese edificio, en donde solo habita la pestilencia y el infortunio.

 Si ya hemos llegado hasta aquí, es mejor que continuemos, no debe haber secretos que yo no conozca en mi propiedad  — respondió Morella con voz fuerte y segura.

El pobre jardinero sintió el peso de la autoridad, trago algo de saliva y sin saber como, remo y remo hasta llegar al islote en donde estaba erigido el Faro. Apenas descendieron en tierra firme y con solo mirar la gigantesca edificacion, los dos sintieron uno de esos fríos que penetran hasta los huesos y hacen retorcer el alma.

No había ni siquiera una puerta, en su lugar estaba un hueco por entre el cual entraron, Don Valdemar encendió una poderosa linterna para iluminar tan oscuro lugar. Al principio no notaron nada en particular, salvo varias herramientas como picas, palas, martillos, palustres, cemento, mortero, ladrillos sueltos y una pequeña pared que no seguía la curvatura del faro, sino que se veía como un muro puesto tiempo después de manera muy grosera.

El hombreton golpeo la pared y noto como un sonido hueco, inspeccionaron un poco más y notaron que faltaba un solo ladrillo en el muro, con ayuda de la linterna trataron de ver hacia el interior  y vaya sorpresa, parecía haber un bulto casi del tamaño de una persona.

  Derribe usted esa pared —  ordeno Morella

Con la ayuda de una pica fácilmente pudo Don Valdemar echar abajo el muro falso, y de ese modo descubrieron que el bulto era un esqueleto de alguien vestido como payaso.

Morella hizo un gesto de asco al ver el descubrimiento, iba a ordenar al jardinero que inspeccionara los restos cuando vio que la pesada pica que portaba el sirviente se dirigía contra ella.

Le tomo unas cuantas horas a Don Valdemar acomodar a Morella junto a la osamenta y volver a poner en pie el muro, pero esta vez con tal arte y cuidado que ya no se notaba desde el interior que hubiera habido un parche en la construcción.

Terminada la faena, el Jardinero subió a su bote para regresar en el silencio cómplice de la noche, a lo que piso la otra orilla, escucho la gruesa voz de Madame Marusa, la cocinera principal de la mansión Ligeia.

— ¿Te encargaste de la creatura?    

  He vuelto a fallar,  estaba embarazada, le aplaste la cabeza pero no fui capaz de romperle el vientre —  dijo con tono de voz quebrada el Jardinero que parecía haber envejecido un poco

  Comprendo. Pues los vientos que vienen de allí, especialmente hoy, vienen cargados de malicia pura, esos seres malignos nunca son fáciles a desterrar. Así que antes de que mueras PROMETEME que volverás al Faro y le prendes fuego. Y si por casualidad al ir allí te encuentras cara a cara con una niña sin nombre no dejes que la piedad y el buen corazón te detenga en tu empresa

  Acepto. Cuando ese día llegue, quiera la providencia en toda su sabiduría que yo no vacile en poner fin al mal que acecha a los que hemos vivido y servido en estos palacios —  concluyo Don Valdemar haciendo gesto de enojo.

---

*Inspirado en Morella y en el Faro de Juan el Portoventolero 

*Primera Parte, Caida en el castillo Franz

El anillo de K

El blog del Tintero del Oro, propone el siguiente reto literario: Edición de Concursos 42º , La metamorfosis de Kafka. Escribir un re...