La sopa de los goliardos de Caledonia



¿Y así es como en Caledonia se recibe al extranjero?

La pregunta era bastante importante dado que quien la hacía estaba parado en un patíbulo con una gran soga rodeándole el pescuezo. Otros dos bribones estaban en exactamente la misma situación que el parlanchín, del cual parecía que aquel que más hablaba era el líder de la banda y se dirigía a un furioso comité de caballeros muy severos que no estaban dispuestos a escuchar bufonadas.

El anciano Alcalde de Caledonia, Don Abraxas, que para más señas era uno de los cuatro hijos bastardos de la Gran Duquesa de Caledonia, la misma que cuando descubrió riquezas inmensas en sus dominios se declaró independiente del Reino de los Santillana (como en aquellos días se le decía a la Aragca del Norte), movimiento que fue apoyado de buen agrado por la Corona Inglesa y con todo gusto despacho de Londres 3 naves bucaneras para 'vigilar la paz' de los hermanos Aragquenses. Sentianse pues muy cómodos los gobernantes de Caledonia pensando en como amasarían grandes fortunas, tierras y títulos sonoros, cuando por el Sur, llegaron sin ser invitados los ejércitos del Principe Valier con el fin de preservar la Unidad del Reino.

De todos pues es conocida la historia, Caledonia cayó en fiera y desigual batalla, los bucaneros se perdieron en alguna isla del caribe en donde había bastante ron, indias y mulatas. Las tierras de la Gran Duquesa se repartieron entre los ejércitos triunfantes de los Santillana por el Norte y sus Aliados los Valier por el Sur, dejando pues una minúscula provincia, ahora pobre, humillada y sin riquezas con las cuales resurgir algún día de la penuria.

Y allí pues sin decir palabra alguna el Alcalde, levanto la mano derecha, gesto que el Verdugo de la ciudad miro fijamente, alistando a su vez la mano que haría funcionar la misión de aquel patíbulo.

Ya iba a bajar el brazo el sabio anciano, cuando su consejero de nombre Arimanius, le dijo algo inaudible al oído.

Los que iban a ser ahorcados no alcanzaron a escuchar muy bien que deliberaban las autoridades que los estaban condenando, pero sintieron cierto alivio cuando el Alcalde indico con un pequeño gesto al Verdugo que no activara el mecanismo que habría de lanzarlos al otro mundo.

— Lo que ustedes han hecho es una falta muy grave, pues abusando de nuestra hospitalidad han cometido grandes abominaciones ante los ojos del Creador. Más, sin embargo, piedad aún queda en nuestros corazones y solo dos de ustedes sufrirán purificación — asevero con voz de mando el viejo Alcalde y con otro gesto imperceptible ordeno al Verdugo liberar al principal de los bribones, el cual de modo rápido y preciso, quito la soga al desdichado parlanchín y de un buen empujón lo hizo aterrizar ante los pies del comité de notables.

No termino de caer el bribón, cuando comenzó a arrastrarse hacia los Notables mientras iba lanzando expresiones de agradecimiento ora a la Providencia, ora al Alcalde. Como fuera acercándose mucho al noble Anciano, Arimanius le dio un puntapié como para que recordara quien era el que estaba al mando y quien el que iba a ser ejecutado.

El Alcalde entonces se dirigió a la multitud que se había reunido ese día para ver el espectáculo de justicia

— Que no se diga que en Caledonia se obran injusticias, pues no es de mortales condenar a muerte de bribones y asesinos a un Noble que ha jurado alianza con el Rey de Santillana.

Al escuchar nombrar el título más sagrado de Aragca todos en la muchedumbre comenzaron a hacer rápidos gestos religiosos y se preguntan exactamente que quería decir el sabio Alcalde.

Porque si bien Caledonia en ese momento era una provincia menor y derrotada, en la mente de la gente sentían que su suerte era muy merecida por haberse declarado rebeldes contra el mismísimo Ungido de los dioses. Total fue la Gran Duquesa la que había cometido la traición con los Ingleses y no el pueblo de Caledonia que siempre vio al Rey como un padre bueno y bondadoso por el cual todos aún estaban vivos.

Para acallar los murmullos crecientes que se suscitaban entre el populacho el Alcalde hizo algunos gestos teatrales para contener el chismorreo y continuo su discurso de este modo:

— El Hombre que esta aquí a nuestros pies, no es cualquier goliardo buscando sopa gratis entre la bondad de nuestras posadas.

Si bien es cierto que el creador en su bondad lo ha dotado de grandes talentos para el canto y la música, igualmente el enemigo ha puesto palabras abominables en sus poemas.

De todos es conocido que una vez que este miserable y sus amígotes llenaron la panza comenzaron a cantar versos que no son del agrado de los oidos de los hijos de Caledonia. Quizás al sur en donde viven los Valier o en el norte en donde viven los Santillana, canciones manchando el precioso nombre del Doctor Lutero sea cosa piadosa, pero aquí en Caledonia guardamos respeto a tan iluminado hombre de Dios.

Sin embargo, nos hemos enterado de que el hombre  aquí postrado ante nuestros pies no es un sacerdote, ni clérigo, ni monje vagabundo, sino que se trata del segundo Hijo del Marqués Segismundo Miura.

De nuevo al escuchar el nombre la gente comenzó a murmurar porque no sabían exactamente de quien se trataba, pues en realidad los paisanos apenas si conocían a sus propios Nobles y Gobernantes locales.

El viejo Alcalde sonrió pues había conducido hábilmente con su discurso aquel complicado lance, volvió a hacer sus gestos teatrales y continuo:

— Desde hace siglos la casa de Los Miura juraron alianza con Vil Valier, y desde entonces han mantenido el pacto de fidelidad acudiendo en ayuda del Reino del Sur cuando estos lo han solicitado.

(La muchedumbre comenzó a lanzar abucheos y algunos tomates a los condenados)

—Caledonia no es tierra de asesinos, sino tierra de clemencia, es por esto que se ha decidido perdonarle la vida a este hijo de Dios. — volvió a anunciar el Alcalde

— Sin embargo, los cargos a los cuales responden estos tres pícaros son graves, pues cantar blasfemias conlleva a la más estricta justicia. De modo pues que sus dos acompañantes deberán acudir al tribunal de Dios hoy mismo —pronuncio esas palabras mientras hacia un gesto claro y comprensible para el verdugo que se aprestó a justificar su presencia en aquella fatídica jornada.

Fue allí cuando el Parlanchín (ahora convertido en hijo del Marqués de Miura ) volviendo a tomar la palabra imploro la atención del Anciano

— Perdone Noble Alcalde a este miserable siervo, pero estoy en la obligación de comunicar que el más flaco y pequeño de mis acompañantes no es mendigo, ni un bribón cualquiera, pues no es otra sino la misma Aoede, Hija menor del Visir de la Nueva Andalucía.

Dichas esas palabras ahora no solo la muchedumbre comenzó a bramar sino también el comité que presidían Don Abraxas y Arimanius, todos los presentes se interrogaban llenos de asombro ante aquello último que acababan de escuchar.

Tanto así que el viejo alcalde se desmontó de su caballo y se tiró al piso, rasgo sus vestiduras y se echo tierra en los cabellos mientras sollozaba y se quejaba con las siguientes lamentaciones:

— Mis pecados han despertado la furia del creador, pues que mayor castigo que hacer enemistad con los aliados del mismísimo Rey de Aragca.

Arimanius que ante la situación aún mantenía sangre fría hizo gesto al Verdugo para que liberara con todo cuidado a la recién descubierta dama y se dispuso a confortar a su señor con el siguiente discurso:

— Guarde su señoría de sentirse en tristeza, pues sabia es la providencia que ha traído a estos mendigos hacia nuestro país. Pues estos miserables pordioseros no son otros que los hijos más nobles de nuestros soberanos a los cuales Caledonia ha ofendido en el pasado. Sirva pues la piedad de su Excelencia para perdonar la vida de unos herejes blasfemos y restablecer sagrada alianza con nuestros Hermanos del Norte y del Sur. He aquí pues una ocasión de bendición para lo que alguna vez fueron los prósperos dominios de los Grandes Duques de Caledonia y de ese modo restaurar el nombre y territorios que nos fueron otorgados por el que murió en la cruz.

El discurso fue efectivo pues la muchedumbre asustada ante tanta palabra se arrodillaron y también bendijeron aquel día.

— Sin embargo, aún queda un tercer bribón, que por lo que sabemos de su aspecto exterior no es hijo de Sangre Azul. Que su muerte apaciente a los cielos pues graves han sido las palabras sacrílegas que han salido por boca de este apóstata.

A lo que Aoede intervino también en súplica diciendo:

— Que sus majestades y señorías no castiguen a nuestro hermano en desgracia, Dagan de Marcel, pues este no es otro que mi ayo, que por costumbre es un eunuco dedicado y consagrado al estudio de los textos sagrados de la antigüedad, siendo pues por tradición un Alquimista y Astrólogo en formación. Y desde tiempos antiguos ni siquiera los reyes de Babilonia se atrevían a tocar a los de su clase so pena de grandes maldiciones y castigos por parte del Gran Arquitecto que nos vigila desde el Tercer Cielo.

Y ante esas palabras ahora no solo el alcalde se había rasgado las vestiduras sino la misma muchedumbre e incluso el hábil Arimanius.

Comprendiendo el Alcalde que más locura no podía ocurrir aquel día, volvió a tomar la palabra indicando lo siguiente.

—Grandes desgracias han traído este trío de monjes errantes a nuestra casa que en inocencia quiso brindar lo mejor de nuestras hospitalidades,  sin embargo más grande ha sido la sabiduría de la Divina Providencia en revelarnos las identidades de los tres vagabundos ahora convertidos en hijos de las cunas más altas del Reino junto con un hombre dedicado a estudiar la santa palabra.

—No queda otra que hoy, aquí mismo acepten pues ustedes nobles visitantes la hospitalidad de mi propio palacio en donde se les dará alimento, podrán asearse y tendrán las vestiduras propias de sus linajes y dignidad — sin embargo, puntualizo — según la Ley divina son reos de sacrilegio y blasfemia, por tanto, aun así están sometidos al dictamen de las altas autoridades de estas Tierras, que por ventura soy yo Mismo, Don Abraxas IV,  Hijo de la Gran Duquesa de Caledonia y decreto que sea el Hermano Dagan quien oficie la Boda y Alianza de las casas Miura y la Nueva Andalucía, de modo que en el futuro a su vez sus hijos recuerden este acto de humildad y justicia y del mismo modo levanten todo falso cargo en contra de las tierras que vieron nacer a mi Santa y Noble Madre: Inanna Orleans de Braganza, La más adorada Gran Duquesa de Caledonia.

Y esa fue la leyenda que se ha contado por siglos acerca de uno de los reinos más pequeños que conformaron tiempo después a la Aragca que hoy conocemos, saliendo de entre esos territorios misteriosos, varios héroes y príncipes de renombre.

Ver Mapas y Escudos de Aragca



Duelos Literarios

 — Aló, Hola Juliancito, Amor quisiera verte, hoy mismo, quiero mostrarte algo y conocer tu valiosa opinión

— Claro que si linda, no hay problema, tomo el bus y en unos minutos llego a tu casa

Minutos después el chico arriba a casa de su amada, ella lo estaba esperando con ansiedad. En la sala de aquel palacio, ella tiene lo que parece un piano muy antiguo, quizás sea un clavicémbalo o un clavicordio, (es un tanto difícil precisarlo). Ella se sienta en frente del instrumento mientras le pasa unas hojas escritas a mano en excelente caligrafía.

— Acabo de componer este texto, me he divertido mucho escribiéndolo, todavía nadie lo ha leído y quisiera que antes de publicarlo en mi blog tú lo revisaras por si hay que corregirle alguna cosa en especial

Juliancito toma las hojas y comienza a leer mientras la hermosa chica inicia a tocar una bella melodía llamada: "Le Rossignol en Amour" en una interpretación tan exquisita que haría sentir orgullosa a la misma Wanda Landowska e incluso hasta hacerle sentir algo de envidia. El texto que los ojos de Juliancito tenía enfrente decía lo siguiente:

— Hola Amor, mira lo que encontré: en esta cajita tengo varios muñequitos todos ellos chiquitines, pues el más alto no mide más de 10 cm. SI querido mío, son tus personajes me he atrevido a invitarlos a mi mundo, a mi mente. 

La dama toma al azar uno de ellos y lo coloca en una habitación en donde no hay NADA excepto la soledad de 4 paredes blancas, techo y piso del mismo color.

El caballero que ha sido depositado en ese solitario, pero bien iluminado lugar, se encuentra algo confuso, de repente escucha una voz femenina salida de ningún lugar, que le dice

— ¿Cuál es tu Dios?

El caballero allí depositado, duda, no sabe exactamente que responder, tan solo deja salir un tímido ¿Qué? ¿En dónde estoy? ¿Quién me habla? ¿Quién soy?

Pero al ver tanta indecisión e inseguridad, la Diosa, se enoja, y al personaje allí depositado de repente comienza a inflársele la cabeza de tal manera que se le estalla y el blanco del lugar queda en contraste manchado de rojo por todos lados, el cuerpo sin vida del desdichado cae al piso dejando un gran charco de sangre.

— oh, Julián y ¿ese era el héroe de tus historias? Bah, que aburrido. Veamos si tu heroína tiene más carácter y fuerza, ¿creo es esta que es detective?

La clavicembalista toma otro de los muñecos, que se ve es una mujer de complexión atlética con cara de facciones bellas no obstante de actitud  severa.

Apenas queda depositada en la habitación junto al cadáver de lo que con mucha imaginación fue un ser humano, al ver tan abominable escena, la detective comienza a gritar de horror, pues ha reconocido que los despojos que allí están son los de su particular Romeo. Se puede sentir el pánico de la dama, en su desesperación ella intenta encontrar como salir de aquel extraño cuarto, quiere escapar. De repente queda de pie, paralizada y escucha una voz potente que con autoridad le increpa:

— Hola belleza. ¿Vez lo que le ocurre a aquellos que no me aceptan como Diosa? Póstrate ante mí y vivirás.

Es en ese preciso momento cuando la audaz detective comienza a entender, la rabia y el dolor le hacen gritar con fuerza.

— NUNCA lo haré. 

— No esperaba menos de ti, querida,  peor para ti. Aquí, soy yo la que mando, la que todo controla, quieras o no terminaras adorándome y amándome.

El cuerpo de la detective comienza a convulsionar levemente, ella siente que hay una fuerza controlando sus piernas, forzándola a arrodillarse, puede percibir que hay una voluntad malévola decidida a hacerla postrar. 

Cuanto más resiste la detective, más se sonríe la Clavicembalista. Pues sabe que tarde o temprano la voluntad de su cautiva se debilitara.

Juliancito que ha estado todo el tiempo siendo espectador del atroz espectáculo intenta ayudar a sus personajes y cuando trata de atacar a Zaida, para liberar a la detective, se da cuenta de que poco a poco la Diosa se ve más y más grande. Sin saber como, el pobre Juliancito ha quedado reducido a un diminuto hombrecito del mismo tamaño que sus personajes. Y es cuando escucha la voz de Zaida que dice gritando:

— ¡Mamá! Hay una cucarachita en la sala, ¿qué hago?

— Bueno, solo tienes que aplastarla y luego tírala por la tasa del baño — se escucha la voz de la madre que también responde a gritos, desde la planta superior de aquella casa.

— Pero el baño quedo inservible porque el abuelo amaneció hoy con diarrea.

— No importa mi nena, tira el bicho allí y suelta el agua para que todo quede limpio

Al escuchar tan infame conversación Juliancito como puede comienza a buscar algún hueco en donde esconderse mientras sin saber como, va evitando los gigantescos pisotones que sin mayor contemplación Zaida intenta darle a tan singular insecto.

Cuando por fin pudo ver una rendija en la pared en donde refugiarse e intenta correr hacia ella, tuvo la mala suerte de ser capturado en una copa de cristal que Zaida encontró para evitar que su cucaracha siguiera corriendo libremente.  

Y como hija obediente se dirigió al baño mancillado por el abuelo, recinto abominable que apestaba a enfermedad estomacal y allí sin vacilación alguna lanzo al molesto bicho junto con los recuerdos del paso del anciano, soltó el agua y  quedo todo  limpiecito de molestias. Impecable e Inmarcesible.


— Y bien chiquitin hermoso, ¿qué te parece mi cuento de esta semana?

— ¿Eh?.. Uh..., esto....,  diría yo que la historia no está mal, los personajes entran y salen a tiempo, hay buen ritmo y quizás se pueda sacar alguna continuación de ello, eso si creo te equivocaste en algunas puntuaciones y olvidaste poner las tildes de algunos verbos en el pasado, quizás si no hubieras ..... bla bla bla

Mientras Juliancito entregaba su apreciación, Zaida ni lo estaba escuchando, porque ella seguía tocando absorta su instrumento musical, así que el chico, dejo las hojas de papel encima del viejo piano y se fue caminando hacia la puerta de salida, despacio, sin hacer ruido, y se marchó de aquel lugar.

Corrió y corrió como alma que lleva el diablo.

Tomo el autobús de regreso, se sentó en un puesto libre. Estaba algo alterado, pero sonrió, metió su mano en un bolsillo y saco la cajita con los personajes que aún quedaban vivos.

Y anuncio en tono solemne:

— Esta ofensa no quedará sin castigo.  Estimado Cíclope, prepare su nave Intergaláctica. Nos vamos a Saturno. Sacaremos a esa inmunda rata de la Madriguera que tiene en Mimas. Vengaremos a nuestros héroes caídos.

Relacionado:

La ira de Zaida

La Gran Dama de Mimas

Diabulus Ex Machina






Nicolás tenía el plan perfecto para asesinar a su víctima: Le habían pagado las altas jerarquías de una  misteriosa organización criminal para que eliminara para siempre a un joven recién graduado de la academia de policía.  Debía encargarse de una buena vez por todas del Cadete Anagnórisis Carbonell.

Se le había ocurrido que podía hacer la fatídica faena durante la Gran Parada Anual de Navidad. Iría disfrazado de Papá Noel. Cuando las Caravanas pasaran cerca de la Estación de Policía, se acercaría por la espalda del tal Carbonell y le dispararía justo en la columna vertebral una bala dum-dum envenenada. En medio de la confusión le sería fácil escapar entre los participantes del desfile, mientras huía se quitaría el disfraz de gordo rojo y quedaría vestido en un segundo disfraz de duende verde, que portaría por debajo del otro.  Todo estaba fríamente calculado. ¿Qué podría salir mal?. Incluso si no llegara a finiquitar su objetivo al menos lo dejaría parapléjico de por vida o en últimas con una herida mortal difícil de tratar aun por un equipo médico experto y competente en heridas de guerra.

Nicolás durmió bastante bien la noche anterior, tomo algunas pastillas de melatonina para conciliar el sueño  (la experiencia en trabajos anteriores le habían hecho caer en cuenta de ello). Se despertó de buen ánimo, eran las 9 am. Repaso mentalmente cada uno de los pasos de su plan de ataque, preparo los disfraces, el arma y algunos bocadillos para comer. Incluso tuvo tiempo para charlar vía WhatsApp con su esposa e hijos. Luego de peinarse, salió a cumplir con su destino. Las comparsas del desfile pasarían alrededor de las 12 meridiano por el frente de la Estación de Policía.

Camino al trabajo, en su lujoso vehículo sintonizo la radio y  se entretuvo escuchando la voz de la bella locutora del programa "Es cierto aunque parezca irreal". En la logia de asesinos se aseguraba que había una buena recompensa para "borrarla" de la existencia o enviarla al vacío. Supuso pues que el mismo con suerte podría hacerse cargo de ese contrato tan jugoso una vez terminara con el asunto del policía.

Estaba un poco nervioso y se le comprende: El uniforme de la Policía de Aragca es casi indistinguible del que alguna vez usaran los efectivos de la SS, en especial la replica de las botas claveteadas reforzadas con acero es bastante notorio en dicha indumentaria. Ese uniforme le da a cualquier loco que se lo ponga una apariencia terrorífica.



Para Carbonell el día del desfile representaba una jornada pesada, tendría que ayudar en las labores de logística, poniendo las vallas de metal para separar a la multitud de los participantes. Era ya el mediodía y tenía una vista envidiable del evento. Pegado a la valla podía ver como pasaban a escasos centímetros  las comparsas, caravanas y carrozas de fantasía. El desfile era muy placentero y el público asistente más bien era fácil de dirigir, se entretuvo viendo a una de esas personas que andan en zancos y que portan una cabeza gigante de felpa representando un venado con nariz roja.  El ambiente era tan alegre, colorido  y ruidoso, que por un instante se transportó a sus mejores épocas de la infancia. Cerro los ojos para incluso captar el olor de la escena.

Sin saber ni como ni porque, la gente que estaba cerca a Carbonell lo vieron girar rápidamente, sin previo aviso. El cadete había agarrado con fuerza la mano de alguien vestido como Papá Noel que sostenía un bastón de dulce bastante grande, con apariencia más bien metálica. El hombre vestido de Rojo parecía confundido, pero con un certero golpe de Taekwondo, con esas legendarias botas, Carbonell le metió el talón directo a la cabeza poniéndolo fuera de combate y ya cuando el sicario se precipitó al piso inconsciente fácilmente lo maniato con unas gruesas esposas de acero.

Los compañeros de Carbonell viendo el forcejeo acudieron a la velocidad del rayo, no obstante se dieron cuenta que la situación estaba bajo control.

Una de las patrulleras que  había acudido, de nombre Doris, le pregunto como se había dado cuenta de que algo andaba mal y el héroe le respondió con picardía:

"Por un detalle insignificante: A este miserable, no le huele la boca a Whisky".

Fue en ese momento en que otro de los patrulleros, de nombre Boris, con gesto grave le dijo: "Malas Noticias, Ada Esculi se encuentra gravemente herida, está en un hospital agonizando." 

Bastaron esas palabras para que Carbonell perdiera por algunos segundos el foco de la situación, tiempo suficiente para que el capturado comenzara a convulsionar. Lo único que observaron los 3 jóvenes policías fue que el tipo disfrazado de Papá Noel comenzó a expedir unas babas espumosas de color verde. En 15 segundos quedo muerto.

No vieron que al otro lado de la calzada a escasos metros de ellos, había una mujer disfrazada de Diabla, que discretamente activo un control remoto similar al encendido de un automóvil. La señal tenia como fin hacer explotar una muela falsa llena de cianuro en la boca de Nicolas. Artefacto y método que es característico de todos los miembros de un oscuro y supersecreto clan de asesinos.

Sin pensarlo dos veces Carbonell ese mismo día decidió emprender un largo y peligroso viaje de al menos 10 horas manejando en solitario hacia la infame ciudad de Puerto Industrial en donde su amada se debatía entre la vida y la muerte. La rabia e impotencia lo hacían transitar como un endemoniado.

Del asesino, nunca supieron quien era, ni como había hecho para suicidarse. Irónicamente en la lapida de la fosa común municipal en vez de escribir NN, le pusieron "San Nicolás". El equipo de forenses confisco la singular y sofisticada arma del bribón para analizarla, pero con el paso del tiempo esta también quedo en el olvido y se perdió (nunca nadie noto que una de las ancianas aseadoras de la Estación se la había llevado entre las faldas)

Capitulo Anterior: Deux Ex Machina

Leer otros capítulos en Sueños de detective (WattPad) .


Selenitas




"Maldito Bastardo, ese payaso es un envidioso de primera."
Richard Nixon refiriéndose al Rey de Aragca

En agosto de 1969, el presidente de Los Estados Unidos hizo una gran festividad para celebrar la llegada del Hombre a la Luna, invito a los gobernantes de varios países del mundo. Se rumora que luego de la reunión Nixon, estaba bastante ofuscado por un comentario de Eulogio IV de Santillana, Rey de Aragca por aquellos días.

En una conversación entre Don Eulogio y un periodista de la BBC, el Rey de Aragca indico que no veía muy prometedora la carrera espacial entre las potencias, dijo que tal vez los Estados Unidos irían a lo mucho unas 5 veces más a la luna y después pasaría por lo menos medio siglo antes de que algún otro "vaquero" pisara de nuevo el satélite.

En aquellos días las criticas y el malestar de muchas personas dentro y fuera de Aragca cayeron a torrentes sobre la casa Real de los Santillana. Sin embargo, el paso del tiempo confirmo la certera profecía de aquel Rey honesto y visionario.

Don Eulogio tenía fuertes razones para opinar de ese modo, pues el mismo al interior de Aragca también estaba trabajando en su propio programa espacial: en 1975 el mundo se sorprendió cuando Aragca anuncio que había enviado una sonda espacial a la Luna, la cual se estrelló en la cara oscura. Moscú y Pekín confirmaron como cierto los reclamos de los científicos Araquenses, lo propio hicieron las agencias europeas y japonesas. Aragca se reveló como uno de los países más avanzados en tecnología espacial.

Para 1980 la AEA (Agencia Espacial de Aragca) ya habia hecho al menos 5 misiones tripuladas al satélite, fue en ese mismo año en el que se comenzó a construir las Bases Lunares Selene I y II. Esfuerzo que culmino oficialmente en 1995 cuando se le dio Inauguración a las impresionantes estructuras que planto la AEA: una en el cráter llamado "Copernicus" y la otra en el cráter "Tycho", aunque es sabido que fue más o menos alrededor del 2006 cuando ya en realidad quedo operativa la Selene II. Selene I nunca se completó y quedo abandonada alrededor del 2000.

La Selene II es una estructura metálica en la que se puede alojar máximo a 20 personas. No es una estación permanente, únicamente se ha ocupado por muy breves periodos de tiempo no más de 3 semanas y desde el 2006 hasta nuestros días han habido oficialmente 6 misiones.

Tampoco se ha tenido plenamente ocupada, cada misión consistía de un equipo internacional de máximo 6 o 7 científicos, que durante las 3 semanas recogían piedras o hacían caminatas de exploración en las inmediaciones del Cráter Tycho o para poner telescopios y ver hacia el espacio profundo ya libres de la atmósfera terrestre.

Se dice que Hugo Benavente y Mariela Arciniegas son las personas que más visitas han hecho a la Selene II, cada uno con 3, aunque solo en una de ellas coincidieron.

El resto de los habitantes de la Selene II (que han sido unas 29 personas) únicamente tienen una visita con algunas raras  excepciones, entre ellos Arnulfo López que fue dos veces: una en el 2006 en el viaje Inaugural y la otra en el 2010.

Muchos de los 29 que han estado en la Luna, se convirtieron en celebridades, en figuras notables no exclusivamente en Aragca sino también en el ámbito internacional.

Es interesante que en toda entrevista que se les hace a los 29 el notorio "silencio" acerca de lo que ocurrió con la Selene I, tema que se ha vuelto la comidilla preferida de una legión de teorías de la conspiración que aun hoy en día no paran de surgir.

Quizás nunca se sepa la verdad de lo que ocurrió con la "fallida" y legendaria estación. Lo único que se sabe es que gente ha muerto por investigar "La Verdad".


Noche etílica



Se despertó en medio de un charco de su propio vómito que olía a Vodka de buena calidad, a lo lejos del callejón en donde estaba, podía ver a unos hombres peleando enconadamente. Trato de incorporarse, pero tenía tanto licor en el cuerpo que su hígado se negaba a trabajar, dio dos pasos de ebria y volvió a caer. Uno de los combatientes finalmente se deshizo de sus rivales y comenzó a caminar decididamente hacia ella.

La detective Esculi por aquellos días estaba muy deprimida. El estallido de la bomba en el hotel Francés la tomo por sorpresa, tan pronto como se enteró de tan siniestro suceso, acudió sin demora al lugar: El piso en donde ocurrió la tragedia quedo absolutamente destruido, la mayoría de las personas que se encontraban allí murieron horrendamente, de algunos tan solo quedaron pedazos de extremidades, piernas sin cuerpo, manos sin brazos, despojos chamuscados. El espectáculo dantesco sería un festín para los Forenses.

Carbonell había acudido al Hotel horas antes de la explosión, al parecer había sido una de las víctimas del ataque terrorista. Ada se sentía culpable, pensaba que si tan solo ella hubiera estado al lado de Carbonell, habrían muertos juntos, hubieran perecido abrazados.

Los días pasaron. La familia del Inspector Carbonell hizo unos servicios funerarios muy sobrios, se enterró un ataúd sin cuerpo en el cementerio Central de Aragca. Ada prácticamente asumió un papel de "viuda" ese día.

De vuelta a casa, se miró en un espejo y comenzó a llorar amargamente. 

Paso así en esa melancolía quizás un par de días. Cuando los ojos ya no pudieron derramar más lágrimas tomo una ducha caliente y decidió salir a un bar, suponiendo que un poco de alcohol no le sentaría nada mal. 

Caminando por las céntricas calles de la ciudad encontró un lugar llamado "The Dead Rabbit" el cual le pareció ideal para ahogar sus penas, era ya bastante de noche cuando llego.

Se sentó en la barra y ordeno al Barman como para empezar un Bloody Mary. Usualmente, no entran damas solas a un sitio como el "The Dead Rabbit", van en grupos, mínimo dos o emparejadas con algún caballero. Era muy notorio que estaba sola.

Un par de tipos se acercaron como para hacerle conversación, pero ella les contesto de modo desagradable y se alejaron. Ensayo otros cocteles y luego sin darse cuenta se engullo una botella de Vodka Absolute Elyx. En algún punto sintió que su hígado se rebelaba a tanto maltrato, pago por el licor y cuando quiso salir ya no se podía tener en pie, cayó estrepitosamente al piso. De entre la concurrida clientela del bar, surgieron el par de galanes que rechazo, la recogieron, dijeron que estaban con ella y la sacaron del sitio.

La condujeron a un callejón no lejos de la puerta del bar, quizás pensaban subirla a un vehículo y descuartizarla en algún remoto paraje, o quizás iban nada más a robarla, no se sabe, porque en ese momento otro de los borrachos que estaba tirado en el callejon se incorporo con intensiones de reclamar parte del botín. El par de sujetos creyeron que llevarían ventaja, pero el ebrio parecía una especie de Bruce Lee, fácilmente los despacho a punta de golpes.  Cuando el par de galanes decidieron huir para salvar sus vidas, la misteriosa figura se dirigió hacia Ada, la monto en uno de sus hombros y se internaron en una de las varias puertas traseras de ese callejón.

Nadie vio nada.

"Bruce Lee" la condujo a un sótano amplio, oscuro, mal oliente y la deposito en lo que podría con mucha imaginación tomarse como una cama. Sin embargo Ada no estaba inconsciente del todo, apenas se sentó en el mueble, intento darle un gancho de izquierda a su captor, fue un golpe de ebria, patético. La enigmatica figura lo esquivo con facilidad. 

Y en medio de la penumbra, lo reconoció. Ella le dijo un par de cosas incoherentes, soltó una risa descontrolada y finalmente quedo privada en un sueño inquietante acompañado con una mueca grotesca de felicidad.


Capitulo anterior: Mister Lobo
Otros capitulos (Wattpad).

Rascacielos



El chico era nuevo en el negocio de la construcción. O mejor era nuevo en todo, en la vida misma. 

Era un inmigrante que acababan de contratar (contrato de palabra y pago en "cash")

Desde el mismo momento en que iniciamos labores en la mañana se ganó la antipatía de todo el equipo. A la hora del almuerzo, 'El Gringo', que era el que manejaba el concreto,  lo llamo maliciosamente "Turco". Y allí empezaron los intercambios de insultos y la consecuente escalada de pasar a los empujones y manotazos. 

Todos íbamos por 'El Gringo', un hombretón de 1,95m. Había que poner en su sitio al Turco, y vaya que lo hizo bien. En el forcejeo y sin querer, el nuevo dio un mal paso y se cayó por el hueco que iba a ser el ascensor del edificio que estábamos construyendo.

40 Pisos para impactar el suelo, no sobrevivió. Juramos todos proteger a 'El Gringo', rellenamos como pudimos con arena, piedras y cemento parte del hueco, para dar cristiana sepultura a lo que quedo del recién aparecido.

Nunca nadie investigo, nadie pregunto nada. No tenía familia o amigos, ni siquiera documentos.

Desde ese día, hasta hoy, un cuarto de siglo ha transcurrido y los que allí estuvimos guardamos silencio de lo ocurrido. Se dice que el edificio está embrujado, varios miembros del equipo han muerto en circunstancias horrendas e inexplicables durante este tiempo...

- Continuará  -


(En todo edificio que se construye en mi ciudad se les dice a los nuevos, que un obrero se cayo por el hueco del ascensor, quizás sea cierto, es probable que esos accidentes pasen con relativa frecuencia. )


Leyendas Urbanas del Tintero de Oro



Deus Ex Machina



La chica acababa de salir de una de sus clases nocturnas del taller literario al cual se había suscrito, se dirigía a la parada del autobús. El maestro del curso le había dicho que había que evitar un error común llamado "Deus Ex Machina".

Aun podía escuchar la grave y solemne voz de su tutor diciendo: "Ada, si quieres que tus textos no tengan la apariencia de un escritor novato y poco versado en las lides de la narrativa debes evitar a toda costa resolver situaciones difíciles mediante la intervención de un elemento externo a la lógica de tu relato".

También recordaba haber discutido un poco el sabio consejo, pues para ella un relato era precisamente para que toda clase de hechos absurdos aparecieran y desparecieran repentinamente como para dar sabor a las aventuras de los personajes.

Iba pensando todo ello cuando de repente vio a lo lejos una grúa de la cual parecía estar colgando un ángel, miro mejor, porque quizás sus ojos la engañaban, total el objeto estaba muy lejos, podría ser cualquier otra cosa lo que estaba agarrado al gancho de aquel formidable aparato.

Una vez que abordo el autobús que la llevaría de regreso a su casa, se sentó en una silla con ventanilla en donde comenzó a meditar estos temas literarios con felicidad, pues tenia al menos unos 45 minutos de viaje en donde podía darle rienda suelta a sus pensamientos. Tan ensimismada iba que apenas si noto a las diferentes personas que se sentaron a su lado, la ultima fue una anciana vestida con uniforme de aseadora, olía bastante mal, como a mugre revuelta, el aroma que despedía la mujer le produjo un ligero dolor de cabeza a todos los pasajeros y al conductor del bus también. Por fortuna no tuvo que estar mucho tiempo allí, pues luego de que la aseadora se le sentara al lado faltaba muy poco para que Ada se bajara en su destino.

El olor era tan penetrante e intenso que ya le dolía no solo la cabeza sino el tabique nasal, necesitaba aire puro, tan pronto como el autobús se detuvo en su parada de salida, Ada no dudo en saltar hacia la libertad, buscando literalmente un respiro a su situación.

Por fin pudo comprender que sentían aquellos condenados a la cámara de gas, estaba mareada. Completamente aturdida inicio el camino a pie hacia su residencia. 

Pero Ada no volvió a casa ese día. Alguien estaba esperándola, una mujer vestida como una Mama Noel muy sexy, se le acerco, y sin mediar palabra o gesto alguno saco una pistola y le disparo hacia el vientre a quemarropa. La bala dum-dum le atravesó primero el hígado e intestinos y luego le destrozo el útero.

Cuando la misteriosa atacante la vio caer, le dijo en tono irónico: "Feliz Navidad, te desea Murder Inc. Ho Ho"

Allí en medio de la calle, sola, en la oscuridad, yacía en un creciente charco de sangre la joven e inexperta Oficial Ada Esculi, apenas hacia unos meses acababa de ser trasladada a la ciudad conocida como 'Puerto Industrial', una pujante metrópoli superindustrializada y en donde el crimen organizado también era bastante prospero. 

Ada en medio de la confusión y el dolor se dio cuenta que estaba muriendo, la vida se le escapaba a borbotones, su uniforme azul, se teñía de un grotesco color entre rojo y purpura. Sabia que ser policía era arriesgado, tal cual como se lo habían indicado miles de veces en la academia, pero aun así, no se explicaba ella él porque estaba en esa situación, tan solo era una auxiliar que ayudaba con las labores rutinarias del trafico, ora haciendo de semáforo, ora ayudando a cruzar a los chiquillos las vías cerca de la escuela, las típicas funciones de una principiante. Con cada borbotón de sangre se iban diluyendo sus aspiraciones de convertirse un día en Detective y quizás con suerte llegar a ser la Gran Comisionada de la Policía o dirigir una Central de Inteligencia. Todos sus sueños de repente se estaban esfumando, le quedaban pocos minutos de vida. 

La figura en el gancho de la Grúa presencio con preocupación toda la escena, podía escuchar los pensamientos de la mujer herida, hizo algunos gestos y descendió al lado de ella y le dijo al oído: "Soy el Dios Thor. En verdad en verdad te digo hoy: No morirás. Durante las festividades decembrinas en conmemoración de mi nacimiento, la Diosa Samsara me ha permitido intervenir en la vida de un mortal.  Tus sueños de ser alguien con excelencia no se verán eclipsados, un día llegaras a ser una de las personalidades policiacas mas sobresalientes del país. Cambiaras tu nombre, lo escribirás de otra manera y finalmente encontraras el amor de tu vida. Animo preciosa."

No se sabe si la oficial Esculi, escucho o no el celestial discurso, o si vio o no a Thor, pero por unos instantes le pareció percibir a su lado al Cadete Carbonell y esa presencia le permitió  reunir fuerza suficiente como para alcanzar su teléfono celular, marcar un numero de emergencia y decir: "Oficial gravemente herido, estoy en la Unidad 731 de la Calle Resurrección, cerca del teatro Griego".

En menos de cinco minutos apareció una ambulancia. Luego de varias horas de quirófano los médicos actuaron con tal precisión que le salvaron la vida. 

Lejos de allí, la misteriosa mujer que le disparó a Esculi se reunió en algún oculto paraje con otra figura vestida de manera similar y esta la interroga:

 ¿Entregó usted nuestro regalo de nochebuena?

 Sí, Gran Maestro - respondió ella

 Muy bien querida.

Y sin agregar nada más el Gran Maestro le dispara, no al hígado sino directo a la frente. La bala tenia tanta potencia y malicia que básicamente le arranco la cabeza. El sicario ve con indiferencia como el cuerpo sin vida de la desdichada cae al piso y le dice en tono irónico a los despojos: "Bienvenida a Murder Inc. Ho Ho".

En ese momento se escucho la potente voz del conductor del autobús que decía con algo de insistencia a Esculi: "Señorita, Señorita, se ha quedado otra vez dormida. Ya he llegado al final de mi ruta. ¿Desea bajarse aquí o espera el recorrido de retorno?".

--

Leer capítulos anteriores de Sueños de Detective (WattPad)

Credito imagen: ClipArtMax.com



Mister Lobo

El Archiduque Valier estaba completamente desesperado y sumido en una gran tristeza. Se le comprende: su hija, la famosa Paula Valier había aparecido muerta junto con los otros jueces de un Reality de TV. El Archiduque no estaba contento con las investigaciones que la policía local adelantaba para esclarecer el confuso y siniestro incidente, de modo que decidió contratar los servicios de un Investigador Privado. Tomo su teléfono celular y sostuvo la siguiente conversación:

— ¿Mister Lobo? Soy yo. Necesito que contrates al mejor equipo de Investigación Criminal. Quiero que me traigan las cabezas de los culpables de la muerte de mi hija.

Se hará como usted ordene — Replico una voz fría e impersonal al otro lado de la línea

Al siguiente día, como ya se le estaba convirtiendo en rutina, el Inspector Carbonell, decidió pasar al Hotel Francés, lugar en donde varias semanas atrás se encontraron los tres occisos. Se dirigió a la habitación en donde se había alojado el difunto Simón de Santillana quien fuera el Juez principal del programa. Normalmente la habitación estaba vacía y únicamente personal policial tenía acceso al recinto, pero la mañana de hoy fue diferente: El sitio estaba plagado de gente que Carbonell no reconocía. Al menos 15 personas estaban allí.

El Inspector no alcanzó a preguntar quien y que diablos quería toda esa partida de extraños, cuando se dio cuenta que un hombre que parecía ser el líder de los demás se dirigió hacia él.

—Inspector Carbonell, lo estábamos esperando. Soy Heracles Cluzo, junto con mi socio aquí presente, el Doctor Watson Puaro, hemos sido encargados por la Corona para esclarecer el caso de la muerte de Paula Valier.

Cluzo era un hombre apuesto ya entrado en años, quizás de unos 60 o 65 abriles, era bastante alto y corpulento, que a pesar de su edad se notaba que aún conservaba una figura atlética y llena de energía, solía hablar con voz potente y segura. Puaro era completamente diferente, de baja estatura, joven y de aspecto débil y sin aplomo.

— Precisamente en este momento estamos a punto de recoger muestras de sangre, saliva, uñas, piel, cabellos y de cualquier otro fluido del cuerpo humano, de ese modo podremos identificar no solo el ADN de la víctima sino también en lo posible el ADN del asesino y de cualquiera que este implicado en estos oscuros menesteres — anuncio Cluzo, como si el mismo se tratara de un presentador de televisión y continuo vociferando— Poseemos los medios más avanzados y sofisticados para analizar e identificar las muestras. Nuestra experta la señorita Fermi procederá a recoger la evidencia.

La señorita Fermi era la anciana aseadora del Hotel, a lo que escucho el llamado de Cluzo entro arrastrando un carrito lleno de traperos, esponjas, jabones y toda clase de artefactos con el fin de cumplir con su ardua labor. Hábilmente saco una escoba y un recogedor y se puso a barrer la alfombra en donde claramente estaba señalado el sitio en donde se hizo la diligencia de levantamiento del cadáver. Luego de que estuvo segura de que todo estuviera limpio y correcto, procedió a tirar la valiosa carga en la misma bolsa negra de basura que había utilizado para limpiar el resto del edificio. La dama se movía tan rápido y con tal gracia que nadie noto que ahora tomo un trapero, lo remojo en aguas negras y dijo con aire de experta:

— Se procede a recoger muestras del ADN sanguíneo —con lo cual comenzó a repasar el trapero en el manchón de sangre que había en la alfombra y cuando termino allí, paso también el artilugio por las manchas que estaban en las paredes. Cuando se vio que había terminado su cuidadosa labor se escuchó la voz de Cluzo, que decía:

—Señorita Fermi, por favor proceda a transmitir las muestras a nuestro super sofisticado laboratorio de investigaciones forenses en Industrias Ishii.

—La anciana dama procedió a meter el trapero en la tasa del inodoro, lo batió y escurrió varias veces hasta que vio que el material quedo limpio y finalmente soltó el agua unas tres veces, diciendo con solemnidad: "Inicio de transmisión de muestras del ADN sanguíneo".

Acto seguido agarró la bolsa negra de la basura y la lanzo por la ventana, con tal precisión que cayó exactamente en el contenedor de un camión de basuras que pasaba por allí, "casualmente".

—Las muestras han sido enviadas al laboratorio — indicó la anciana aseadora — por tanto procedo a retirarme de la escena del crimen.

En ese mismo momento Puaro se acercó a Cluzo y le dijo algo inaudible en el oído. Entonces Cluzo aclaro la garganta fuertemente y dijo: "Señorita Fermi también necesitaremos quedarnos con el trapero y la escoba, por si aún quedan trazas del ADN del asesino allí".

—No es necesario —replicó la interpelada —Ya he transmitido cuidadosamente toda la evidencia recogida en esta escena del crimen.

—Por favor, insisto — dijo firmemente Cluzo, haciendo gesto de pocos amigos y al mismo tiempo Puaro se dirigió hacia la anciana para arrebatarle los delicados instrumentos forenses. Siguió un forcejo entre el diminuto hombrecito y la anciana, el uno jalando hacia un lado y la abuela hacia el otro. Finalmente ella cedió, diciendo galantemente — Muy bien, procedan a la incautación del material forense— mientras le pasaba amablemente a Puaro una escoba, un trapero y algunas esponjas llenas de jabones.

Una vez que la dama vio que ya estaba libre recogió el resto de sus implementos y arrastrándolos salió por la puerta, sin siquiera despedirse.

Ya en el pasillo y donde ninguno en la habitación podía verla, hizó una llamada telefónica:

— ¿Mister Lobo? — El operativo está hecho.

—¿Tiene usted en su poder las muestras del ADN?

— Así es, y no sin gran peligro. Cluzo intento decomisar mi material, pero finalmente sin que se dieran cuenta les deje unos traperos y escobas diferentes a los que yo use para este encargo.

Excelente, señorita Fermi, siempre tan eficiente, yo me encargo del resto.

En la habitación una vez que la anciana especialista en recolección de ADN salió, Carbonell cayó en cuenta que no había nada que hacer allí, las técnicas, recursos y metodologías del equipo de detectives privados obviamente eran superiores a lo que la Policía pudiera proporcionar. Procedió pues a despedirse de Cluzo.

Recorrió al pasillo, tomo el ascensor, bajo 40 pisos y cuando salió, se tropezó con una bella mujer de cabellos negros que portaba un pesado maletín y que a todas luces llevaba bastante afán, ella le dijo: "Buenos Días, Inspector Carbonell" mientras discretamente le paso una tarjeta de negocios. Antes de que Carbonell pudiera reaccionar, la mujer tomo el ascensor, cerro la puerta y comenzó la labor de ascenso.

Carbonell miro la tarjeta, que tenia el logo de un Lobo y esta decía: Doctora Josefina Mengele, Jefe del Departamento Forense de Industrias Ishii -Ofc. 666. Y al respaldo estaba escrito a mano: "Este jueves a las 9:00 am."

Mientras Carbonell organizaba sus pensamientos, cayó en cuenta que el equipo de Cluzo no estaba en la habitación correcta, sino que todo el tiempo hicieron el operativo en el cuarto de Santillana y no en el de Paula Valier. Iba a retornar a las habitaciones para advertirles el error cuando escucho una fuerte explosión, la onda de choque lo lanzo varios metros hacia atrás. Alguien se había tomado el trabajo de borrar el piso entero en donde habían muerto los 3 Jueces del Reality.

------

Leer otros capítulos en:

Sueños de detective (en WattPad)

Relatos similares:

Coleccionistas

Coleccionistas



2:00 am

Iping Marvel, estaba a punto de lograr un gran golpe, se encontraba al frente de la vitrina en donde se exhibía “El Corazón del Océano”, había conseguido con relativa facilidad burlar todos los sistemas de seguridad. Un par de forcejeos más y aquel diamante legendario seria suyo. No había sistema alguno que se le resistiera, por ello era conocido como el “Intrépido y Glamouroso Ladrón Intergaláctico” .

Sus proezas eran conocidas en varios sistemas estelares, había robado los objetos más valiosos en al menos cuatro galaxias y ahora estaba en un remoto y mediocre planeta, olvidado por todos.

Los que habían construido la bóveda en donde estaba guardada la preciada joya de seguro contaban con la tecnología y los medios más sofisticados posibles para salvaguardar el tesoro de sus propios congéneres, pero no estaban preparados para detener a un “Griffinita”, esta era una especie de seres interplanetarios que podríamos asimilar a un espectro invisible, inmaterial e intangible, pero que, por ejemplo con la ayuda de un vestido o en su defecto algunas vendas y unas gafas oscuras podían interactuar con nuestro mundo material. Solo que Iping había logrado un grado de sofisticación bastante notable: Podía ocupar la piel de una persona para operar en nuestro plano existencial. Básicamente la piel para él sería lo que una armadura medioeval representaría para un caballero, excepto que la armadura en este caso estaría vacía, hueca y sin embargo para todos los efectos tendría los movimientos y comportamientos de un ser humano común y corriente. Podríamos pensar pues que Iping era una especie de espectro habitando un “vestido” de piel humana.

Cuando ya estaba por desactivar el último sistema de seguridad para así agarrar el diamante, de repente sucedió algo inexplicable: En la habitación entro una anciana, se trataba de la aseadora de aquella remota e “inexpugnable” bóveda secreta del gobierno conocida como la Unidad 731. La dama iba arrastrando un carrito lleno de escobas, esponjas, jabones y traperos que le permitirían hacer su faena.

Iping nunca contó con que esto pudiera pasar, había calculado todas las alternativas posibles de aquello que pudiera salir mal o que fuera inesperado, y en ninguna de esas maquinaciones aparecía la mentada anciana.

 Buenas noches, Doctor. ¿Trabaja usted hasta tarde?  pregunto la anciana, como queriendo hacer conversación.

 Es correcto. Estoy en un proyecto muy importante. Nada que le preocupe a usted.  Contesto de mala gana Iping

 No recuerdo haberlo visto antes por aquí ¿es usted nuevo?

 Así es, empece a trabajar aquí hace poco  gruñó como queriendo zafarse de la preguntona

— Vaya, pensé que en esta sala solo tenía acceso personal que por lo menos llevara 5 años trabajando en este mismo edificio, ¿no le parece un poco raro?  dijo la anciana, haciendo cara de duda.

 Sí, es que son nuevas políticas  dijo Iping, mintiendo descaradamente, pero ni el mismo se la creía.

 Siendo así, yo le recomendaría que no intente ni siquiera tocar el diamante, o tendré que llamar al “El QuebrantaHuesos” es el oficial de seguridad en turno. Total esa joya que usted intenta tomar podría ser una copia sin valor alguno. Si llego hasta aquí, sabrá que existen 11 diferentes "Unidades 731" distribuidas en los más diversos e inhóspitos lugares. Una está en el Ártico, otra en el desierto e incluso se rumora que tenemos una base secreta en el núcleo de Marte.

 Pues si es el caso robare la Joya de las 11 Unidades, nadie podría detenerme.  Expreso Iping con total disgusto.

 No si yo puedo impedirlo  dijo la anciana  El QuebrantaHuesos te arrancara los testículos como a un lechón.

 Me haces reír, solo por eso voy a matarte rápidamente, voy a destrozarte la cabeza a martillazos y lo haré con gusto  dijo Iping acompañando la amenaza mostrando un pesado martillo de hierro, dio dos pasos hacia la anciana como para quitársela de encima de una buena vez por todas.

El desdichado no pudo dar un tercer paso, porque la anciana estaba presionando un botón del mango de un trapero y al mismo tiempo se escuchó un disparo que le atravesó de lado a lado la cabeza a Iping, pero claro no salió sangre, ni materia gris, ni nada, simplemente la bala entro por un lado y salió por el otro, dejando ver que literalmente no había nada entre ceja y ceja, era un completo cabeza hueca. Y antes de que la criatura pudiera reaccionar, la dulce anciana, presiono otro botón de su trapero “mágico” y una puertilla del piso se abrió justo en donde estaba parado el “Griffinita”.

La caída era de al menos 100 metros, por un túnel de acero de tungsteno que tenía varios orificios por donde salía nitrógeno líquido, cuando Iping finalmente toco el piso su “armadura” estaba completamente congelada. Cayó hecho un bloque de hielo.

La anciana presionó otro botón del sofisticado trapero y dijo a alguien: "Está hecho, pueden recoger el espécimen o por lo menos su armadura, quizás haya escapado, no estoy segura, pero sin piel no son peligrosos, no más que cualquier fantasma descarnado. Eso si, quiero que lo castren. Con lo que quede de piel tambien  podremos capturar a la hembra".

 Muy bien, Piraña Parda. — contesto una voz fría e impersonal al otro lado  se hará como usted indica.

La ancianita volvió a guardar sus instrumentos de limpieza, apago la luz, y salió sonriente de la habitación. Había conseguido un ítem muy preciado para su colección de objetos valiosos.

2:05 am

A varios kilómetros de allí, el guardia de seguridad Muñoz, ve algo en uno de los cientos monitores que vigila y dice divertido: — ¡Eh! Mauricio, acércate y mira la pantalla de la 731.

Mauricio da una rápida mirada y dice  uhm, sí, es esa viejita loca del aseo, a esta hora le da por bailar con las escobas, ora hace como que tiene un fusil, ora hace como si fuera un micrófono, la pobre repite el ritual todos los días, nada raro mi estimado. Ahora viene la parte en la que se desnuda, no es un espectáculo agradable de ver. No querrás saber como usa el palo de la escoba.


CONCURSO DE RELATOS Tintero de Oro, XXVIII Edición: LA GUERRA DE LOS MUNDOS de H.G. WELLS


Cuento relacionado: Como es arriba, es abajo

Como es arriba, es abajo

 

En un mundo en donde todavía no han sido inventados los robots 

implica que aun en las instalaciones más secretas del gobierno 

se requiere contratar a alguien para barrer y trapear los pisos.



Jaimito el hijo menor del panadero de la esquina, tenía que hacer sus deberes escolares, así que ya en casa decidió poner en un tosco y barato microscopio una gota de agua de la grifería del sanitario, allí pudo ver interesantes cosas como amebas, espiroquetas y paramecios.

Le atrajo muchísimo la palidez de las espiroquetas así que decidió ampliar un poco el detalle hasta ver las moléculas que componían el ADN de la creatura, no contento con eso siguió ampliando la potencia de aumento del lente y comenzó a ver los átomos que componían a tan formidable amiguito, le llamo la atención de manera especial ver los electrones girando a lo loco, que decidió estudiar con profundidad tan magnifica partícula (aunque a Jaimito se le antojó que más bien era una mera onda de energía) tanto que decidió ampliarla 100 veces luego 1000 veces más hasta que, ¡puff!, lo vio claramente.



Dentro del electrón comenzó a ver un tejido de cúmulo de Galaxias, miro mejor y pudo individualizar una de ellas, que era espiral y le llamo potentemente la atención una estrella paliducha y débil. Luego vio que alrededor de esa estrella también habían unos minúsculos granos de polvo girando alrededor de ella, por mera casualidad y llevado por la emoción decido fijarse en la tercera mota de polvo, y ampliando la potencia del lente vio que en ese minúsculo cuerpo, habían océanos y continentes. 

Siguió inspeccionando y fijo toda la potencia del lente en una Tierra olvidada de la mano de los Dioses, llamada Aragca. Allí se deleitó viendo las ciudades y la compleja red de ferrocarriles, carreteras y sobre todo las miseras y minúsculas creaturas que poblaban aquel País.

Vio al Rey de Aragca dando órdenes a sus ministros y generales, luego puso su atención en un Rascacielos impresionante que tenía inscrito por nombre "Industrias Ishii", con la ayuda de su microscopio, pudo ver el interior del edificio y se dio cuenta de que no solo estaba construido hacia arriba, sino que la arquitectura también se extendía varios kilómetros hacia el interior del subsuelo.

Allí en una de esas oficinas subterráneas, que tenía inscrita en la puerta el misterioso número "Unidad 731"  (que es la oficina contigua a la del Fat-Boy, aunque esa no tiene nombre alguno que la identifique) encontró a un par de aseadoras charlando animadamente, tanto así que ello llamo la atención de Jaimito que quiso ver y escuchar con claridad lo que decían aquellos dos enigmáticos personajes del mundo microscópico que había descubierto.



Angélica Curie, llevaba relativamente pocos días trabajando en su puesto de auxiliar de aseadora, luego de varios años de entrenamiento había sido designada para ayudar a Anita Fermi en sus tareas para limpiar la misteriosa Unidad 731. En el momento en que Jaimito las encontró estaban el par de damas (que son ya dos mujeres entradas en años) tomando un descanso. Se encontraban las dos sentadas en una modesta mesita tomando algo de café. 

Anita le dijo a la otra — Cuando estés limpiando es importante que no toques nada, algunos de los objetos que hay aquí no solamente son muy frágiles, pero algunos son también muy peligrosos.

La habitación que estaban barriendo y trapeando parecía la estancia de un museo: Habían varios objetos expuestos en vitrinas, algunos protegidos por sendos vidrios a prueba de balas y explosiones.

—En especial ten cuidado con la ametralladora 

—¿Cuál de todas?  — pregunto inocentemente Angélica

—Aquella que está en un rincón, al lado de los tubos de ensayo llenos de átomos del gas Kriptón. Esa la encontramos tirada en un basurero de la estación de policía, nunca se supo de quién era, la única pista es un dardo tranquilizante que también se encontró muy cerquita de esa horrenda arma.

—¿Y qué es lo que está guardado en la siguiente vitrina? —siguió interrogando Angélica

—uh, no querrás saberlo, pero bueno si vas a estar a diario limpiando el piso de este lugar es mejor que lo sepas, es una máquina de escribir de las antiguas y algunas hojas de papel. NADIE en sus cabales se atreve a tocar los vidrios que separan esos condenados objetos del resto de la estancia. Si un día vas a manipular la cosa, te recomiendo que te pongas guantes de carnaza. —advirtió solemnemente Anita, haciendo gesto de preocupación y disgusto.  

—Más importante es la urna en donde hay unas semillas muy interesantes, creación del Doctor Ayahuasca se dice que tienen poderes y propiedades misticas, o aquella en donde está una cámara de seguridad del auto patrulla del Inspector Carbonell, o la vitrina en donde hay unos guantes transparentes hechos de un material hasta hoy desconocido para nuestros científicos. O la que contiene un espejo mágico  —dijo Anita como para distraer un poco la atención de Angélica acerca de la máquina de escribir.

(Jaimito le dio una mirada al espejo y vio claramente a alguien al otro lado del espejo también escuchando con atención al par de aseadoras y a su vez el ser al otro lado del espejo estaba moviendo la mano como saludando al chiquillo, pero las aseadoras no parecían darse cuenta de ello)




—No lo sé, no me llaman la atención esos, más bien lo que siempre me ha intrigado es lo de la muñeca, esa que no está en una vitrina, sino más bien en una celda —replico a su vez Angélica

—oh si, esa es bien interesante, la tienen en una bóveda de alta seguridad, todo está forrado en acero reforzado, techo piso y paredes, la puerta tiene barrotes y encima de eso todo está recubierto por un vidrio blindado de varias pulgadas de espesor para que podamos ver que ocurre adentro - anuncio Anita como si ella misma hubiera diseñado la tenebrosa celda.

—Bueno si, pero ¿todo eso para guardar una muñeca de palo?, que además la tienen amarrada con camisa de fuerza y bozal a lo Hannibal Lecter. ¿No se te hace muy exagerado? Y por si no fuera poco afuera de la celda hay un par de lanzallamas como si temieran que la muñeca se fuera a escapar. Yo personalmente no le veo porque tanta precaución para un pedazo de madera. Desde que yo estoy aquí jamás se ha movido. —Protesto Angélica

—Bueno si a eso vamos, yo en todos mis años de servicio tampoco he visto que la dichosa muñeca se haya movido, ni un parpadeo o movimiento de labios, pero los Jefes quieren que así sea, ellos dijeron que era un ser muy peligroso —indico Anita con cierto aire dubitativo

—Si fuera tan peligrosa, como dices, ¿por qué mejor no la desarman?, total veo que a la muñeca le falta un pie.

—Tienes razón Angélica, sería bueno hacer la sugerencia que propones

—¿Y más allá, que es lo que hay? Eso que parece como un ojo o una lente.

—Oh, si eso, bueno es algo que trajeron de Mimas, parece es como bien dices el ojo o la lente de una computadora, que fue lo único que quedo de la explosión de una nave extraterrestre

—¿Extraterrestres? —dijo con cara alarmada Angélica —y ya un poco disgustada creyendo que Anita le estaba gastando una broma

Iba a continuar preguntando más cosas Angélica, pero en ese momento Jaimito perdió un poco el control del microscopio, dado que el aparato era de bastante mala calidad, al día siguiente haría su informe escolar narrando todo aquello que había visto y escuchado para así satisfacer las demandas de su profesor, de seguro los demás chicos de la escuela presentarían trabajos similares. 



Interrogatorio



En una sofisticada instalación Policial, los detectives han "invitado" cortésmente a su sala de interrogatorios a dos sospechosos de haber participado en el triple crimen de los Jueces de un Reality de Televisión. 

La horrenda muerte de la  Duquesa Paula Valier,  Simón de Santillana y Howie, todos tres en la misma noche y bajo circunstancias extrañas, había conmocionado al país y también a la comunidad internacional. Las fuerzas policiales habían trabajado a doble jornada y empleado sus mejores recursos, todo indicaba que dos de los participantes del Reality, El Ventriloquista y la Bailarina de Ballet eran la clave para resolver el misterioso crimen.



El Ventriloquista tenía un aspecto siniestro, parecía un antiguo caballero Ingles de la época Victoriana, vestido con capa y sombrero de chistera, de mirada penetrante. La detective Ada Skully,  a cargo del interrogatorio estaba desesperada, pues el sospechoso sentado en frente de ella, en una muy sobria, pero firme mesa de metal, luego de varios minutos no articulaba palabra alguna. Sin dejar notar su impaciencia Ada se paró lentamente y se situó detrás del Ventiloquista y le dijo al oído con una voz susurrante:

—Mira bufoncito barato, no sé que clase de jueguito te traes entre manos. Voy a salir de esta sala por cinco minutos, al volver quiero que comiences a cantar lo que sabes, porque si no es así, voy a sacarte los intestinos por la boca y vas a terminar creyendo que dos más dos son cinco.



En el pasillo afuera de la sala en una incómoda butaca de varios puestos estaba sentada Tina, la Bailarina de Ballet, esperando su turno  de ser interrogada. Skully se sentó al lado de ella y dijo al aire — No quiere hablar, me rindo

A lo que Tina soltó una larga y sonora carcajada. 

— Es que el Ventriloquista, solo puede hablar a través de alguien bien sea un muñeco de madera o de otra persona, podrías cortarlo en pedacitos y no le sacarías ninguna información, pero si quieres yo puedo servir de medium en el interrogatorio.

— Muy bien, si esa es la solución, por favor pasa entonces conmigo a la sala.

Tina se sentó al lado del Ventiloquista y la detective en frente de ellos y dijo súbitamente: ¿Cómo fue la última vez que vio usted a los Jueces del Reality?

A lo que termino la pregunta el Ventiloquista comenzó a mover imperceptiblemente los labios, pero salía una voz potente de ultratumba por la boca de la bella Bailarina (que estaba torciendo los ojos hasta dejarlos en blanco). Y la voz decía:

Santillana nos invitó a algunos artistas al Lobby del Hotel Frances, que fue el lugar en donde estaban alojados los tres Jueces, él y Paula Valier estaban muy interesados en Bellana.

— ¿Quién es Villana?

BE-LLA-NA es la muñeca que lleve al programa, es muy sexy. Si alguien sabe que ocurrió aquella noche en donde fueron asesinados los tres Jueces es mi Bellana

— ¿Me esta usted insinuando que el único testigo que tenemos del crimen es un objeto inanimado? —dijo Skully mirando con cara de enojada a la Bailarina.

Usted no entiende. No es cualquier muñeco de madera, Bellana tiene vida propia, ella viene de un planeta que gira alrededor de Ork-IV, por eso les interesaba a los Jueces. Querían que yo les dejara a Bellana hasta la madrugada. No deseaban que yo subiera con ellos al cuarto, pero si iban a quedarse con la muñeca al menos por esa noche para tener sexo con ella.

— ¿Los tres Jueces querían hacer una sesión de sexo pervertido con la muñeca? Esto es lo más absurdo y ridículo que he escuchado

— No mi Howie — dijo con voz propia Tina — Howie, quería pasar la noche conmigo, los únicos con perversiones obscenas eran Simón y Paula

¿Entonces la última persona que vio con vida a Howie fuiste tú?

— No detective. Howie subió solo a su cuarto, yo me limité a darle un beso apasionado, me despedí de él y salimos el Ventriloquista y yo al mismo tiempo  por la puerta del lobby, mientras vi como tomaban los tres jueces el ascensor, Simón llevaba cargada en los brazos a Bellana — volvió a replicar con voz propia Tina



— Lo que ustedes dos insinúan no tienen ningún sentido, prácticamente me están diciendo que fue un muñeco de fabricación extraterrestre lo que asesino a los Jueces.

A lo que Tina retorno a su papel de medium, torciendo los ojos, y volvió a replicar usando la potente voz de ultratumba del Ventriloquista, diciendo:

Nunca he dicho que Bellana sea un muñeco extraterrestre. Es simplemente un extraterrestre, un visitante espacio-temporal venido de Ork-IV, que por casualidad se materializó en este mundo tomando forma de muñeca de madera. Ahora bien puede que haya cometido los crímenes, como puede que no, yo sugiero que la sometan a interrogatorio también, lo malo es que no la he vuelto a ver desde el día en que los jueces se suicidaron, Bellana esta desaparecida.

— Escuchen, ni por un momento creo en la absurda historia del extraterrestre, pero si entiendo que ustedes son solo un par de embusteros y embaucadores profesionales que puede que no estén implicados en estas muertes, pero en todo caso voy a emitir una orden de búsqueda para la tal Bellaca, porque si es cierto lo que dicen, resultaría que ella sería nuestro testigo estrella para resolver este misterioso caso que cada vez se pone más y más complicado. Mientras tanto, solo como medida precautelativa, a ustedes dos los voy a enviar arrestados por 15 meses y un día a la cárcel por obstrucción de la justicia, sin derecho a apelación.





---

Relacionados:

Aragca Tiene Talento

Quince minutos

La gran dama de Mimas

La fuente de la juventud

Un dia de trabajo

Cuarto de Hotel

--

Externo:

Mork de Ork

---