Theomaquia



Una de las leyendas que contaban los abuelos acerca del origen de Zaida decía que había sido la Reina Hechicera de una de las polis Minoicas durante los llamados Siglos Oscuros (entre el xiii y el xii a. C.) y fue la esposa del gigante Mimas.

Zaida maldijo a todos los Dioses del Olimpo el mismo día en que Zeus, en frente de ella, fulmino con un rayo a su titánico marido.

La Theomaquia planeada por la dama, consistía en hacer que la gente se olvidara poco a poco de la existencia de estos dioses crueles y tontos: En los siglos I y II financio y promociono el Cristianismo.

Tiempo después, ayudo al Rey Alfredo a formar Inglaterra, revelo a Colon el secreto de que la Tierra no era plana,  Tutora de Vil Valier,  organizo la Revolución Francesa y fue amante de la esposa de Karl Marx.

Zaida, interviniendo la historia logro que la gente no creyera más en Dioses, los fue arrancando de la mente de los mortales.

Regocijada en su genocidio místico, Zaida "La Vengadora", salió a celebrar ebria de gozo en las calles de Atenas, un poco antes de los días de la invasión Nazi. 

Cegada por su victoria, no se dio cuenta de que el Anciano Geras se le acercaba. El viejo portaba unas tijeras de oro, objeto que no dudo en enterrar en el corazón de la misteriosa fémina, diciéndole estas palabras: 

"Zeus te envía saludos".

------

 Este cuento se inspira en el relato del Demiurgo de Hurlingham, La Invocación Silente

 Relato participante para el Reto del Tintero de Oro, "Entre Mitos se escribe el Micro"



La Esposa



A la edad de 6 años, según las costumbres de los Jázaros, Ada fue entregada en matrimonio al viejo Nehemías. Como es de esperarse, en estos casos el Marido de la chica se convertía a la vez en Padre y Mentor, y como padre tenía todos los derechos para educar y castigar a la esposa, según fuera necesario, en el caso del viejo Nehemías, quizás esta parte de castigar y abusar fue la más notoria del caso. 

Paso una década de recuerdos tristes y Ada dejo de ser una chiquilla para convertirse en una mujer bastante robusta, uno de esos días en la que estaba en casa rodeada de otras mujeres, más o menos relacionadas con la parentela del Viejo Nehemías, sonaron unos golpes en la puerta, Ada se asomó a ver que era y vio una enorme caja de cartón, de aproximadamente 1 metro de arista que hacia un cubo perfecto; sin embargo, se dio cuenta que era bastante liviana, así que decidió entrarla a la casa pensando que sería algún encargo del Viejo Nehemías. Las demás damas al verla entrar con la caja sintieron curiosidad y formaron algarabía para que la abriera, hasta el temible Sultán un gigantesco mastín también batió la cola a la expectativa, pero Ada les dijo que era mejor que Nehemías volviera, así que fue pasando el día y cada dama se retiró de la casa de Nehemías hasta que por fin quedo sola Ada con la caja.

Pues en vista de que el viejo marrullero no llegaba, pudo más la curiosidad que la prudencia y decidió abrir el misterioso paquete, en donde únicamente había un collar para sostener un diamante bastante apreciable. Joyas nunca le faltan a una dama Jazara, así que le pareció bonito el adorno y se lo puso junto con el resto de cadenas, dijes y gargantillas con los que solía vestir el cuello. Y por precaución y para que no quedara evidencia, decidió doblar la caja y guardarla debajo del colchón de la cama.

Siendo ya la tarde volvió el viejo Marrullero que venía hambriento de todas las maneras posibles, así que de entrada se merendó toda la cena que Ada le tenía cuidadosamente preparada y luego de ello procedió a satisfacer otros apetitos por medio de su bella mujer. Fue cuando entonces noto que había algo nuevo. El Viejo de inmediato comenzó a indagar de modo grosero de donde había salido ese collar con diamante. 

— ¿Cuál de tus amantes, pedazo de puta, te ha dado este regalo?

— A mí me respetas viejo puerco — respondió Ada acompañando la respuesta de un sendo puñetazo de rabia y rencor dado con una mano llena de anillos, que literalmente le voltearon el mascadero al condenado viejo para el otro lado

—  ¡Yo te divorcio, Yo te divorcio, Yo te divorcio!— alcanzo a gemir el vejete que estaba medio noqueado, como si un camión le hubiera pasado por encima

Y al escuchar esto, Ada entro en pánico e histeria y comenzó a gritar: "Nehemías me ha divorciado" y salió corriendo con apenas lo que tenía puesto y sus varios kilos de Joyas, que toda mujer Jazara carga con ellos para esa especifica y desafortunada circunstancia.

Salió, pues Ada gritando a la Calle, "Me ha divorciado, Me ha divorciado", y seguía corriendo y la gente se le apartaba como si fuera una endemoniada, fue cuando también se cruzó con otra chica en similares circunstancias, pero que iba en sentido contrario.

Corrió tanto ese día que al poco tiempo ya no estaba en la zona Jazara de la ciudad, sino que se encontró de frente con la arquitectura moderna de la metrópoli, y entre tanto edificio vio uno con un letrero que decía:

"Oficina de Reclutamiento Militar. Sirve a tu Patria. Todos son Bienvenidos."

Le pareció el anuncio bastante convincente que entre lágrima y grito decidió medio calmarse y entro al lugar. 

La oficina era más bien diminuta, había un muchacho vestido como soldado tras una pantalla de computador 

— Quiero unirme a las milicias 

— ¿Qué edad tiene usted?, contesto el muchacho vestido de soldado sin quitar la vista de la pantalla

— 18

— ¿Peso?

— 65

— ¿Estatura?

— 1.77

Al escuchar esto fue cuando el muchacho vestido de soldado por primera vez decidió levantar la mirada para ver a la mujer que tenía en frente, trago saliva y dijo:

— Espere un momento, voy a hablarle al Jefe Cheng para que él la atienda.

Dicho esto, entro por una puerta y al rato salió haciéndole gesto a Ada para que pasara.

— Jefe Cheng esta es la persona que desea inicio de reclutamiento.

— Por favor pase y tome asiento — dijo Cheng, mientras al tiempo el muchacho vestido de soldado cerraba la puerta para dejarlos a solas.

— ¿Cómo es su nombre? 

— Yo soy Ada.

— Gusto en conocerla Ada, ¿En qué podemos ayudarla?

— Y sin saber ni como ni porque Ada comenzó a llorar y gimotear diciendo una sinfonía de palabras sin sentido alguno

Cuando termino, el Jefe Cheng dijo pausada y serenamente — Entiendo perfectamente, Eres jazara y tu marido te ha divorciado, saliste corriendo de casa y llegaste por casualidad aquí. ¿O me equivoco?

— Al escuchar eso, Ada quedo de una sola pieza, dejo de llorar y quedo intrigada, apenas acertó a decir ¿ Cómo sabe usted todo eso?

— Estimada, esas cosas ocurren todo el tiempo, muchas mujeres  Jazaras terminan aquí en esta oficina, y puedo decir que entre ellas tenemos a nuestros mejores agentes, espías, detectives e inspectores, y de hecho mi ojo experto me dice que eres completamente adecuada como un Operativo de Elite.

— No entiendo que sea eso, pero estoy dispuesta a iniciar mi entrenamiento

— Perfecto Ada. Solo tienes que hacer 2 cosas. Llenar unos impresos que serían las formas legales para iniciar tu proceso de reclutamiento, y dos no puedes usar tus joyas, de modo que puedes consignarlas en unas cajillas de seguridad que tenemos aquí y de la cual solo tú tendrás la llave. Apenas termines con eso, puedes pasar con el cadete de la entrada para que te dé un pase a un transporte que vendrá a recogerte y te llevara a una base militar en donde serás entrenada en todas las artes de la ciencia militar.

Por alguna razón quizás mental o física o ambas Ada resulto ser una persona específicamente diseñada para tener alma castrense, se aplicó muy bien a todo aquello que le enseñaban y bajo la guía del Jefe Cheng aprendió las sutilezas del espionaje, aprendió de venenos, como armar disfraces y en especial como aparecer y desaparecer de un lugar sin ser notada. Después de varios meses y ya con grado de Alférez pudo tomar una licencia de unos 3 días, para estar fuera del cuartel. Tiempo que fue aprovechado por Ada para dar una visita nocturna a la casa de su exmarido. Con facilidad se pudo colar por entre el tejado, cayendo en medio de la sala. El Temible Sultán, de inmediato, se dio cuenta y se disponía a tragarse de un solo bocado al intruso cuando con sabiduría animal la reconoció y comenzó a batir la cola. 

Ada le hizo un gesto de guardar silencio, el enorme animal obedeció, Ada se le acercó y le inyecto una sustancia con una jeringa. El Mastin ni pudo dar un quejido, cayó muerto de inmediato

— No te olvide maldito monstruo abusivo, aunque no fue tu culpa, sino en como te adiestro el Viejo.

Y con habilidad se dirigió a la alcoba, en donde estaba durmiendo su grotesco exmarido, le bastaron unos segundos para darle un piquete certero del mismo mixto de veneno que uso con el perro y el viejo dio su último suspiro. Fue en ese momento cuando se dio cuenta de que había una pequeña niña compartiendo cama con el anciano depravado. Ada no esperaba aquello, pero no perdió la calma, también a ella le aplico una pinchada pero de otra sustancia, únicamente para dormirla profundamente. Levanto el colchón y encontró la caja de cartón allí doblada. 

Salió de la casa, camino con la niña al hombro y la caja de cartón en la otra mano, se alejó unas cuantas cuadras. Como pudo deposito cuidadosamente a la chiquilla entre la caja, la cerro y la dejo en frente de una casa en donde noto que habían algunas luces prendidas. Golpeo fuertemente la puerta y desapareció en las tinieblas.

Una mujer de la casa se asomó, miro a todos lados y no vio a nadie salvo una caja grande, trato de levantarla, pero no pudo, así que a gritos llamo a unos muchachos que le ayudaron a entrarla, luego de un minuto se escucharon más gritos en esa casa, al rato ya todas las luces estaban encendidas y el escándalo se incrementaba, tanto que gente de otras casas también prendió luces y la gente salía a la calle y algunos corrian como gallinas sin cabeza.

Ada a lo lejos sonrió al ver la escena con cierta nostalgia, se subió a un auto y desaprecio en la confusión de calles de la ciudad.

Nos unimos al VadeReto del mes de enero de 2023. La Caja

Pelirroja

Para la convocatoria del jueves/20 de junio, Molí del Canyer propone el tema de Mujeres,  y da varias fotos a escoger. Naturalmente,...