La sopa de los goliardos de Caledonia



¿Y así es como en Caledonia se recibe al extranjero?

La pregunta era bastante importante dado que quien la hacía estaba parado en un patíbulo con una gran soga rodeándole el pescuezo. Otros dos bribones estaban en exactamente la misma situación que el parlanchín, del cual parecía que aquel que más hablaba era el líder de la banda y se dirigía a un furioso comité de caballeros muy severos que no estaban dispuestos a escuchar bufonadas.

El anciano Alcalde de Caledonia, Don Abraxas, que para más señas era uno de los cuatro hijos bastardos de la Gran Duquesa de Caledonia, la misma que cuando descubrió riquezas inmensas en sus dominios se declaró independiente del Reino de los Santillana (como en aquellos días se le decía a la Aragca del Norte), movimiento que fue apoyado de buen agrado por la Corona Inglesa y con todo gusto despacho de Londres 3 naves bucaneras para 'vigilar la paz' de los hermanos Aragquenses. Sentianse pues muy cómodos los gobernantes de Caledonia pensando en como amasarían grandes fortunas, tierras y títulos sonoros, cuando por el Sur, llegaron sin ser invitados los ejércitos del Principe Valier con el fin de preservar la Unidad del Reino.

De todos pues es conocida la historia, Caledonia cayó en fiera y desigual batalla, los bucaneros se perdieron en alguna isla del caribe en donde había bastante ron, indias y mulatas. Las tierras de la Gran Duquesa se repartieron entre los ejércitos triunfantes de los Santillana por el Norte y sus Aliados los Valier por el Sur, dejando pues una minúscula provincia, ahora pobre, humillada y sin riquezas con las cuales resurgir algún día de la penuria.

Y allí pues sin decir palabra alguna el Alcalde, levanto la mano derecha, gesto que el Verdugo de la ciudad miro fijamente, alistando a su vez la mano que haría funcionar la misión de aquel patíbulo.

Ya iba a bajar el brazo el sabio anciano, cuando su consejero de nombre Arimanius, le dijo algo inaudible al oído.

Los que iban a ser ahorcados no alcanzaron a escuchar muy bien que deliberaban las autoridades que los estaban condenando, pero sintieron cierto alivio cuando el Alcalde indico con un pequeño gesto al Verdugo que no activara el mecanismo que habría de lanzarlos al otro mundo.

— Lo que ustedes han hecho es una falta muy grave, pues abusando de nuestra hospitalidad han cometido grandes abominaciones ante los ojos del Creador. Más, sin embargo, piedad aún queda en nuestros corazones y solo dos de ustedes sufrirán purificación — asevero con voz de mando el viejo Alcalde y con otro gesto imperceptible ordeno al Verdugo liberar al principal de los bribones, el cual de modo rápido y preciso, quito la soga al desdichado parlanchín y de un buen empujón lo hizo aterrizar ante los pies del comité de notables.

No termino de caer el bribón, cuando comenzó a arrastrarse hacia los Notables mientras iba lanzando expresiones de agradecimiento ora a la Providencia, ora al Alcalde. Como fuera acercándose mucho al noble Anciano, Arimanius le dio un puntapié como para que recordara quien era el que estaba al mando y quien el que iba a ser ejecutado.

El Alcalde entonces se dirigió a la multitud que se había reunido ese día para ver el espectáculo de justicia

— Que no se diga que en Caledonia se obran injusticias, pues no es de mortales condenar a muerte de bribones y asesinos a un Noble que ha jurado alianza con el Rey de Santillana.

Al escuchar nombrar el título más sagrado de Aragca todos en la muchedumbre comenzaron a hacer rápidos gestos religiosos y se preguntan exactamente que quería decir el sabio Alcalde.

Porque si bien Caledonia en ese momento era una provincia menor y derrotada, en la mente de la gente sentían que su suerte era muy merecida por haberse declarado rebeldes contra el mismísimo Ungido de los dioses. Total fue la Gran Duquesa la que había cometido la traición con los Ingleses y no el pueblo de Caledonia que siempre vio al Rey como un padre bueno y bondadoso por el cual todos aún estaban vivos.

Para acallar los murmullos crecientes que se suscitaban entre el populacho el Alcalde hizo algunos gestos teatrales para contener el chismorreo y continuo su discurso de este modo:

— El Hombre que esta aquí a nuestros pies, no es cualquier goliardo buscando sopa gratis entre la bondad de nuestras posadas.

Si bien es cierto que el creador en su bondad lo ha dotado de grandes talentos para el canto y la música, igualmente el enemigo ha puesto palabras abominables en sus poemas.

De todos es conocido que una vez que este miserable y sus amígotes llenaron la panza comenzaron a cantar versos que no son del agrado de los oidos de los hijos de Caledonia. Quizás al sur en donde viven los Valier o en el norte en donde viven los Santillana, canciones manchando el precioso nombre del Doctor Lutero sea cosa piadosa, pero aquí en Caledonia guardamos respeto a tan iluminado hombre de Dios.

Sin embargo, nos hemos enterado de que el hombre  aquí postrado ante nuestros pies no es un sacerdote, ni clérigo, ni monje vagabundo, sino que se trata del segundo Hijo del Marqués Segismundo Miura.

De nuevo al escuchar el nombre la gente comenzó a murmurar porque no sabían exactamente de quien se trataba, pues en realidad los paisanos apenas si conocían a sus propios Nobles y Gobernantes locales.

El viejo Alcalde sonrió pues había conducido hábilmente con su discurso aquel complicado lance, volvió a hacer sus gestos teatrales y continuo:

— Desde hace siglos la casa de Los Miura juraron alianza con Vil Valier, y desde entonces han mantenido el pacto de fidelidad acudiendo en ayuda del Reino del Sur cuando estos lo han solicitado.

(La muchedumbre comenzó a lanzar abucheos y algunos tomates a los condenados)

—Caledonia no es tierra de asesinos, sino tierra de clemencia, es por esto que se ha decidido perdonarle la vida a este hijo de Dios. — volvió a anunciar el Alcalde

— Sin embargo, los cargos a los cuales responden estos tres pícaros son graves, pues cantar blasfemias conlleva a la más estricta justicia. De modo pues que sus dos acompañantes deberán acudir al tribunal de Dios hoy mismo —pronuncio esas palabras mientras hacia un gesto claro y comprensible para el verdugo que se aprestó a justificar su presencia en aquella fatídica jornada.

Fue allí cuando el Parlanchín (ahora convertido en hijo del Marqués de Miura ) volviendo a tomar la palabra imploro la atención del Anciano

— Perdone Noble Alcalde a este miserable siervo, pero estoy en la obligación de comunicar que el más flaco y pequeño de mis acompañantes no es mendigo, ni un bribón cualquiera, pues no es otra sino la misma Aoede, Hija menor del Visir de la Nueva Andalucía.

Dichas esas palabras ahora no solo la muchedumbre comenzó a bramar sino también el comité que presidían Don Abraxas y Arimanius, todos los presentes se interrogaban llenos de asombro ante aquello último que acababan de escuchar.

Tanto así que el viejo alcalde se desmontó de su caballo y se tiró al piso, rasgo sus vestiduras y se echo tierra en los cabellos mientras sollozaba y se quejaba con las siguientes lamentaciones:

— Mis pecados han despertado la furia del creador, pues que mayor castigo que hacer enemistad con los aliados del mismísimo Rey de Aragca.

Arimanius que ante la situación aún mantenía sangre fría hizo gesto al Verdugo para que liberara con todo cuidado a la recién descubierta dama y se dispuso a confortar a su señor con el siguiente discurso:

— Guarde su señoría de sentirse en tristeza, pues sabia es la providencia que ha traído a estos mendigos hacia nuestro país. Pues estos miserables pordioseros no son otros que los hijos más nobles de nuestros soberanos a los cuales Caledonia ha ofendido en el pasado. Sirva pues la piedad de su Excelencia para perdonar la vida de unos herejes blasfemos y restablecer sagrada alianza con nuestros Hermanos del Norte y del Sur. He aquí pues una ocasión de bendición para lo que alguna vez fueron los prósperos dominios de los Grandes Duques de Caledonia y de ese modo restaurar el nombre y territorios que nos fueron otorgados por el que murió en la cruz.

El discurso fue efectivo pues la muchedumbre asustada ante tanta palabra se arrodillaron y también bendijeron aquel día.

— Sin embargo, aún queda un tercer bribón, que por lo que sabemos de su aspecto exterior no es hijo de Sangre Azul. Que su muerte apaciente a los cielos pues graves han sido las palabras sacrílegas que han salido por boca de este apóstata.

A lo que Aoede intervino también en súplica diciendo:

— Que sus majestades y señorías no castiguen a nuestro hermano en desgracia, Dagan de Marcel, pues este no es otro que mi ayo, que por costumbre es un eunuco dedicado y consagrado al estudio de los textos sagrados de la antigüedad, siendo pues por tradición un Alquimista y Astrólogo en formación. Y desde tiempos antiguos ni siquiera los reyes de Babilonia se atrevían a tocar a los de su clase so pena de grandes maldiciones y castigos por parte del Gran Arquitecto que nos vigila desde el Tercer Cielo.

Y ante esas palabras ahora no solo el alcalde se había rasgado las vestiduras sino la misma muchedumbre e incluso el hábil Arimanius.

Comprendiendo el Alcalde que más locura no podía ocurrir aquel día, volvió a tomar la palabra indicando lo siguiente.

—Grandes desgracias han traído este trío de monjes errantes a nuestra casa que en inocencia quiso brindar lo mejor de nuestras hospitalidades,  sin embargo más grande ha sido la sabiduría de la Divina Providencia en revelarnos las identidades de los tres vagabundos ahora convertidos en hijos de las cunas más altas del Reino junto con un hombre dedicado a estudiar la santa palabra.

—No queda otra que hoy, aquí mismo acepten pues ustedes nobles visitantes la hospitalidad de mi propio palacio en donde se les dará alimento, podrán asearse y tendrán las vestiduras propias de sus linajes y dignidad — sin embargo, puntualizo — según la Ley divina son reos de sacrilegio y blasfemia, por tanto, aun así están sometidos al dictamen de las altas autoridades de estas Tierras, que por ventura soy yo Mismo, Don Abraxas IV,  Hijo de la Gran Duquesa de Caledonia y decreto que sea el Hermano Dagan quien oficie la Boda y Alianza de las casas Miura y la Nueva Andalucía, de modo que en el futuro a su vez sus hijos recuerden este acto de humildad y justicia y del mismo modo levanten todo falso cargo en contra de las tierras que vieron nacer a mi Santa y Noble Madre: Inanna Orleans de Braganza, La más adorada Gran Duquesa de Caledonia.

Y esa fue la leyenda que se ha contado por siglos acerca de uno de los reinos más pequeños que conformaron tiempo después a la Aragca que hoy conocemos, saliendo de entre esos territorios misteriosos, varios héroes y príncipes de renombre.

Ver Mapas y Escudos de Aragca



13 comments:

  1. Y entonces no hubo ejecución.
    Sino un casamiento, seguramente suntuoso. Un interesante episodio de la historia de Aragca-
    Muy bien contado.
    Que tengas un muy buen año nuevo. Saludos.

    ReplyDelete
    Replies
    1. yo diria que fue un buen gesto por parte del Alcalde, porque sabemos que finalmente Aragca si se consolido como un solo gran reino, de haberlos ahorcado a esos aparentemente mendigos quizas nunca hubiera existido esa nacion. Muy raro un mínimo gesto cambio la historia.

      Eso si me queda todavia la duda de que cantaron exactamente los "monjes" errantes

      Delete
  2. Los condenados a muerte, qué de historias podrían contar ante el cadalso.

    Un abrazo, y feliz año nuevo

    ReplyDelete
    Replies
    1. Saludos, raro giro debido a que usualmente alguien muere en mis cuentos.

      Quizas sea la epoca decembrina

      Abrazos y feliz 2022 para ti tambien

      Delete
  3. Mejor hacer uso de la hospitalidad que colgar a la gente, dónde va a parar. ¿Qué habría pasado si los hubiesen ejecutado? Seguro que la historia posterior no habría sido la misma. Dependemos del azar.
    Un saludo.

    ReplyDelete
    Replies
    1. Diria yo que un gesto de bondad estratégica de seguro algo bueno atraería en el futuro. La diosa Fortuna claro que es caprichosa pero de todos modos sonríe a algunos.

      Delete
  4. ¡Qué gozada de texto! Muy ameno y se agradece más extensión que otras veces. Entre pitos y flautas, al final quedó sin hacerse justicia porque todos poseían algún salvoconducto por méritos propios. Pero sé que el aparato justiciero del Reino necesita ser aplicado. Quizás en algún episodio tácito a la mente del lector, se consiga sancionara a alguien con mayor o menor acierto. Los engranajes del reino deben ser fluidos. Eso me recuerdo un refrán de ciertas tierras aragonesas por España que dice "¡Justicia de Almudévar, que lo pague quien no lo deba!" Está basado en hechos históricos que ante una afrenta delincuencial en La Edad Media, el reo se libró porque tenía importancia para el reino (parecido a los subterfugios de tus protagonistas) y finalmente se ajusticio a uno elegido al azar, porque por encima de todo, se tenía que aplicar lo punitivo del derecho penal.
    ¡Muy bien , majete!🌿🌿🌿🌿🌿🌿

    ReplyDelete
    Replies
    1. Pues excelente idea traer aqui el linaje de Almudévar, porque historias de Aragca son muchas y los dioses no van a perdonar cánticos de goliardos, pues consecuencias graves va a traer que no se aplico justicia.

      Quizas por ser fin de diciembre todos andan felices pero grave crimen fue cometido.

      Tienes razon ante todo el derecho punitivo debe guiar la mente de nuestros gobernantes.

      Y desde ya declaro que pongo mi pluma al servicio de Almudévar.

      Delete
  5. Esos monjes errantes no serían raperos del medievo?
    En Bélgica estarían protegidos por la ley.
    En España encarcelados.
    En Aragca indultados y con enlace matrimonial incluido... muy listo el Alcalde.

    Saludos.

    ReplyDelete
    Replies
    1. Fijense que el Alcalde no pidió a sus propios sacerdotes que oficiaran la boda.....

      Quizas por si luego apareciera problema con las familias de los implicados siempre se podia echarle la culpa al Ayo

      Delete
  6. Paso a dejarte mis buenos deseos para el Año nuevo. Muchas Felicidades!!! Un abrazo

    ReplyDelete
    Replies
    1. Felicidad mi estimada, que 2022 sea de plenitud y abundancia

      Delete
  7. ¡¡¡¡¡¡¡ Tu Video de Felicitación Me Encantó!!!!!!!!!!
    ¡¡¡¡¡¡¡¡ W o W !!!!!!!!!

    Me Too......I W i l l K e e p O n S h a k i n g .....
    Thanks a Lot!!!!!!🌿

    ReplyDelete