Rascacielos



El chico era nuevo en el negocio de la construcción. O mejor era nuevo en todo, en la vida misma. 

Era un inmigrante que acababan de contratar (contrato de palabra y pago en "cash")

Desde el mismo momento en que iniciamos labores en la mañana se ganó la antipatía de todo el equipo. A la hora del almuerzo, 'El Gringo', que era el que manejaba el concreto,  lo llamo maliciosamente "Turco". Y allí empezaron los intercambios de insultos y la consecuente escalada de pasar a los empujones y manotazos. 

Todos íbamos por 'El Gringo', un hombretón de 1,95m. Había que poner en su sitio al Turco, y vaya que lo hizo bien. En el forcejeo y sin querer, el nuevo dio un mal paso y se cayó por el hueco que iba a ser el ascensor del edificio que estábamos construyendo.

40 Pisos para impactar el suelo, no sobrevivió. Juramos todos proteger a 'El Gringo', rellenamos como pudimos con arena, piedras y cemento parte del hueco, para dar cristiana sepultura a lo que quedo del recién aparecido.

Nunca nadie investigo, nadie pregunto nada. No tenía familia o amigos, ni siquiera documentos.

Desde ese día, hasta hoy, un cuarto de siglo ha transcurrido y los que allí estuvimos guardamos silencio de lo ocurrido. Se dice que el edificio está embrujado, varios miembros del equipo han muerto en circunstancias horrendas e inexplicables durante este tiempo...

- Continuará  -


(En todo edificio que se construye en mi ciudad se les dice a los nuevos, que un obrero se cayo por el hueco del ascensor, quizás sea cierto, es probable que esos accidentes pasen con relativa frecuencia. )


Leyendas Urbanas del Tintero de Oro



49 comments:

  1. Doy fe de que todo lo que aquí relato es verídico.

    ReplyDelete
  2. Con cuarenta pisos de caída libre uno se hace fosfatina o puré. Al artilugio, más que ascensor habría que llamarlo "descensor".
    Un saludo.

    ReplyDelete
    Replies
    1. asi es, dicen que uno al caer se desmaya y llega inconsciente ya cuando casi faltan algunos metros para dar contra el piso, no se siente dolor diria yo

      Delete
  3. Creo que quisiste escribir "sobrevivió", en lugar de "sobrevivo".
    Y parece que va a buscarlos para llevarlos al más allá. Bien que continúe la historia.

    Saludos.

    ReplyDelete
    Replies
    1. Gracias.

      Ya lo corregi, y claro esa sola letra cambiaba TODO.

      Y si, en 250 letras no alcanzo a desarrollar los personajes como quisiera, pero me gustaria que el Turco, volviera a "castigar" uno por uno a sus victimarios

      Delete
  4. Es una leyenda muy buena. Y sí por estos lares se dice que pasan estas cosas. Quizás no son tanto leyendas. Pobre gente!Muy bueno, saludos!

    ReplyDelete
    Replies
    1. Asi es, haciendo búsqueda en google de 'obrero cae por hueco de ascensor' encontre por lo menos 200 titulares de noticias de varios países reportando casos de esta tragedia, es claro que los trabajadores de construcción viven en condiciones muy precarias el dia dia

      Delete
  5. Me gustó mucho el relato. Son comunes leyendas como estas en los edificios, sobre todo cuando son viejos.
    Me dejó intrigada ese continuará, estoy segura que podrás sacarle un buen jugo a la venganza del "Turco", que bien merecida se la tiene.
    Un saludo.

    ReplyDelete
    Replies
    1. si creo encontre un personaje idóneo para escribir historias escalofriantes

      Delete
  6. Hola José. Como para quedarse toda una noche encerrado en uno de esos ascensores, la historia da mucho juego y sin duda una continuación sería magnífica. Estaría bien que el Gringo recibiese también la venganza de su inocente víctima, un pobre indocumentado al que nadie reclamó. Muy bueno. Un saludo.

    ReplyDelete
    Replies
    1. Cierto, la gente que construye a base de ladrillo y mortero, tienen vidas muy complicadas, a veces rayando en la pobreza. los arquitectos se aprovechan de eso

      Delete
  7. Ay ay ay, me da a mi que el "Turco" se va a vengar a base de bien. Besos :)

    ReplyDelete
    Replies
    1. Fantasmas y animas en pena.... como morirán los conjurados?

      Delete
  8. Muy buen micro, Jose. Tremenda esa venganza de ultratumba.

    ReplyDelete
    Replies
    1. es la ley cosmica del karma.... el mal que hacemos se vuelve en nuestra contra

      Delete
  9. He disfrutado con su lectura. Además, el grabado con el cual ilustras es muy evocador y con clase, mucha calidad. Recuerdo cositas agradables leyendo tu microrrelato, porque en mis mocedades (ya lejanas, pero épicas y asaz legendarias) disfrutaba como si una especie de Indiana Jones fuese, explorando casas abandonadas, peligrosas ruinas históricas; y como TODO se me quedaba corto, empecé a ascender obras en construcción, trepar minaretes de luz eléctrica en estaciones cuasi abandonadas, o cualquier elevación que se pusiera a tiro. Siento mucha identificación personal con lo que cuentas, porque en más de una ocasión [en variopintos enclaves] advertí fenómenos preternaturales, que no hicieron sino aficionarme más a lo numinoso.
    ¡Disfrute de su creativa y animosa composición H u g o !

    ReplyDelete
    Replies
    1. Hay toda una dimensión "invisible" rodeándonos, lo material y lo sobrenatural se enlazan armoniosamente. Parece que la violencia rompe el equilibrio y crea compuertas entre ambas naturalezas

      Delete
  10. Cuánta gente habrá muerto así y nunca más se ha sabido nada?
    Me temo que muchos.
    Hace siglos los emparedaban

    Saludos.

    ReplyDelete
    Replies
    1. Tristemente la respuesta debe ser un numero incontable. Gente cayendo de andamios es prácticamente un suceso que ya ni es noticia. Son voces silenciadas que nadie recuerda. Cadaveres sin dueño

      Delete
  11. Veremos lo que se imaginan los que dentro de unos siglos lo encuentren y cataloguen. El dibujo tiene toda la pinta de ser un ascensor de tracción animal.
    Saludos Jose

    ReplyDelete
    Replies
    1. cierto, los antropólogos del futuro pensaran que se trato de algún tipo de ritual religioso. Quizás una ofrenda de sacrificio para asegurar buena suerte al edificio.

      Delete
    2. Jaja . Si es una explicación plausible. He escrito para este reto. Llegué a esto del tintero desde tu blog el mes psado
      Saludos

      Delete
  12. "Al Gringo" no hace falta que lo perfiles como personaje, parece ser un hijo de la gran chingada de puro cabrón. Accidentes en la construcción muchos y seguro que algún ajuste de cuentas de la mafia también. Y estos terminan con rellenado de cemento y santas pascuas.
    Un abrazo. buena leyenda, Jose. esperando la continuación.

    ReplyDelete
  13. Hola, Jose. Escalofriante relato. Me ha gustado mucho. Una mezcla de real y sobrenatural muy buena. El "Gringo" tiene mas miga , no lo desaproveches pues pinta muy bien. Un abrazo.

    ReplyDelete
  14. El "continuará" hace pensar que el relato es todavía más espeluznante de lo que ya es... Leyenda urbana con tintes de realidad...

    ReplyDelete
  15. Ahora mismito tengo en casa un albañil levantando el suelo de la terraza, me está haciendo tanto polvo y es tan poco limpio a la hora de recoger escombros, que me has dado una idea 😊
    Ahora en serio, todo un mito lo de los muertos en edificios, no podía faltar en este reto.
    Muy bien, Jose.

    ReplyDelete
  16. Pues si ya trabajar en la construcción tiene sus riesgos, con esos compañeros ya ni te cuento, da bastante yuyu. Muy buena fusión de realidad y leyenda. Y bien recreado el ambiente laboral de la albañilería. Parece que el relato pide una continuación. Me ha gustado. Un abrazo.

    ReplyDelete
  17. Hola, José. Pues si, si el hormigón hablara mas de un esqueleto aparecería. En ese edificio lo mejor es hacer vida sana y subir o bajar los cuarenta pisos por la escalera no vaya a ser que el turco se busque compañía cortando los cables del ascensor. Saludos 🖐🏼

    ReplyDelete
  18. ¡Hola, José! Una leyenda urbana en toda regla. La infamia enterrada, en este caso de manera literal, reclama justicia. Un clásico de estas historias que intenta crear la conciencia de que al final siempre se hará justicia y que no habrá pecado sin castigo. Estupendo aporte. Un abrazo!

    ReplyDelete
  19. De ser cierta, sería una historia horrible. Y más horrible el hecho de que, de existir, ese fantasma se vengara en otros inocentes como lo fue él. Pero así son las leyendas urbanas, qué le vamos a hacer, je,je.
    Un saludo.

    ReplyDelete
  20. Como para subirse en el ascensor. Qué miedo... Buen relato. Un placer leerte. Saludos

    ReplyDelete
  21. Ufff, muy buen micro. Me ha recordado a esas historias que cuentan que hace siglos hacían sacrificios en el mismo lugar en el que se levantaban importantes edificios para que así los protegiera. Da escalofríos pensar en cuantos edificios o rascacielos estarán protegidos asi…

    ReplyDelete
  22. Hola, José! Gran micro. Leyenda urbana y en muchas ocasiones, accidentes laborales por falta de medidas o exceso de confianza. Me ha encantado el final con 'continuará'. Saludos!

    ReplyDelete
  23. Hola, José... Pues qué decirte... Vaya relato más impactante, y si es verídico... Ja, ja, ja. Esa leyenda urbana sí que es buena, y difundida, yo me conocía una historia pareja, aunque la tuya se las trae, y es que retratas muy bien la mentalidad dudosa de la sociedad en cuestión.
    Un abrazo!

    ReplyDelete
  24. Hola, José. Yo creo que cualquier obra un poco grande que se precie, tiene su cadáver con una tonelada de cemento encima y su consiguiente fantasma. Esperaremos a la continuación. Buen relato.

    ReplyDelete
  25. ¿ Cuantos edificios no estarán marcados por la muerte? Buen micro, una leyenda con un toque social.
    Un saludo.

    ReplyDelete
  26. Creo que ese micro se merece de verdad una continuación,...

    ReplyDelete
  27. Todo edificio que se precie tiene que tener, al menos, un fantasma. De otro modo ha fallado como tal.

    Saludos,
    J.

    ReplyDelete
  28. Muy bueno. Esa tradición se mantendrá, así que cada edificio que construyan tendrá su leyenda.

    Un abrazo

    ReplyDelete
  29. Hola, José. Muy buena leyenda urbana la que nos traes, con ese apunte final que avisa de los peligros de los ascensores. ¿Realidad o ficción?
    Muy buen trabajo como siempre, amigo. Raya la perfección.
    Un saludo.

    ReplyDelete
  30. Me gustó el relato. Siendo tan corto, EMDO es un acierto empezar con una voz narrativa en tercera persona nada menos que con dos párrafos que son una gozada de precisión y ganas de saber más de un personaje condenado a ser una sombra. Y eso lo consigues con pasar a un narrador en primera persona, además plural. Lo dicho, me parece un acierto y como tal, muy copiable en su estructura.
    Gracias por el aporte. Enhorabuena. Un abrazo y salud.
    ¡Ah! un toque tiquismiquis: Gano, cayo, quedo, sobrevivio, investigo, pregunto, en el contexto del relato son palabras agudas terminadas en vocal y necesitan tilde.

    ReplyDelete
  31. Hola José, qué bueno, leyenda urbana de fantasmas. Aquí en Granada hay muchos edificios administrativos con fantasmas. Y algunos es por muertes durante la construcción. Ese continuará lo atribuyo, no a que el relato siga con la historia de ese fantasma, más biena que el fantasma seguirá estando presente por muchos años más. Saluditos.

    ReplyDelete
  32. Hola, José.

    Has plasmado una leyenda muy común, desde un punto de vista diferente, los prejuicios. Casi siempre se cuentan esas muertes en los edificios en construcción como accidentales y muy lamentables, aquí hay malicia y sucia complicidad.

    Si mal no recuerdo, en la película "Saturday Night Fever", en uno de los momentos de los chicos jugando en el puente de Brooklyn, hacen un comentario parecido.

    Buen micro y leyenda.

    Gratos días venideros.

    ReplyDelete
  33. ¡Vaya relato! Qué difíci que se haga justicia con lo que allí pasó cuando todos los testigos son cómplices. Da que pensar que pueda ser verdad y que haya muchos enterrados de esa forma.

    Saludos.

    ReplyDelete
  34. Un relato hecho leyenda que cabe la posibilidad que no sea tan falsa, y como toda leyenda tenga algo de cierto. Abrazos virtuales.

    ReplyDelete
  35. Seguro que de ahí no sale todos haran lo posible para que no se descubra nada de lo que pasó
    Un abrazo Jose
    Puri

    ReplyDelete
  36. Se diría que el narrador ha colocado el "continuará" al final del texto para solicitar un tiempo para hacer realidad la continuación, y mientras tanto no ser el siguiente de la lista.
    Magnífico micro.

    ReplyDelete
  37. Muy buen micro, ahora estoy cavilando una historia basada en la famosa chica de la curva.
    Saludos, Jose!
    Borgo.

    ReplyDelete
  38. Hola José, yo te creo por que eso es muy común, ya que donde yo vivo, hace años que un obrero que está trabajando haciendo un parking subterráneo, una grúa está sacando una gran roca, y la braga o tirana que sujetaba la gran roca se rompió y lo chafo, desde ese día corre la leyenda del hombre del parking subterráneo.
    Te deseo una feliz noche, saludos de flor.

    ReplyDelete