Mary



Acordaron Ada y Carbonell en investigar más al detalle al Conde Vlad Bathory infiltrando la mansión a fin de obtener la información necesaria que les permitiera resolver el famoso crimen de los Jueces del Reality. Durante varios días le montaron vigilancia a la casa y encontraron que una chica llamada Mary trabajaba como sirviente haciendo el oficio de lavado de las ollas y la vajilla. Mary solía salir todos los domingos bien temprano en la madrugada y volvía antes del crepúsculo. Uno de esos domingos NO volvió a aparecer y nunca se supo qué ocurrió con la chica, por tanto, el mayordomo de la casa se vio forzado a abrir una vacante, la cual fue aprovechada para que Ada pudiera postular a tan noble posición en una casa tan distinguida.

La entrevista de trabajo se llevó a cabo en el subterráneo de la mansión, que era una sección bastante grande para alojar a los todos los sirvientes del Conde y a la vez contenía la cocina, el salón de comedor de la servidumbre, la alacena, la cava, taller de reparaciones mecánicas y había un cuarto en donde el mayordomo tenía su oficina privada. Era casi que una ciudadela en donde vivían los criados del Conde. Ada no pudo conocer la parte de arriba de la casa ese día, que es en donde habitaban los Señores de la Casa, su familia, sus invitados, la nany, los tutores y la institutriz.

El hombre miró a Ada de arriba a abajo y de cabo a rabo, y se limitó a pasarle una hoja, le dijo que si estaba de acuerdo con las reglas, el puesto era suyo. Ada tomó la hoja y leyó lo siguiente:


Normas del Servicio Doméstico

Reglas del Hogar

 

Nunca deje que su voz sea escuchada por las damas y caballeros de la casa, excepto cuando sea necesario, y luego lo menos posible.

Siempre "dar paso" si se encuentra con alguno de los Condes o Superiores en las escaleras.

Siempre permanezca quieta y mantenga las manos tranquilas al hablar con una Dama o cuando le hablen, y mire a la persona que le está hablando.

Nunca comience a hablar con Damas y Caballeros a menos que sea para entregar un mensaje o hacer una pregunta necesaria.

Los sirvientes nunca deben ofrecer ninguna opinión a los Condes, ni siquiera para decir buenas noches o buenos días excepto en respuesta a un saludo.

Nunca hable con otro sirviente, o una persona de su mismo rango, o a un niño en presencia de la Señora Condesa, a menos que sea necesario, y hágalo lo más brevemente posible y en voz baja.

Nunca llame de una habitación a otra.

Siempre responda cuando haya recibido una orden o una reprimenda.

Las puertas exteriores deben mantenerse constantemente cerradas con llave, y sus timbres deben ser respondidos solo por el mayordomo, excepto cuando esté ocupado de manera indispensable, momento en el cual el asistente, por su autoridad, tomará su lugar.

Se espera que cada sirviente esté puntualmente en su lugar a la hora de las comidas.

Ningún sirviente debe tomar ningún cuchillo, tenedor u otro artículo, ni por ningún motivo sacar provisiones, ni cerveza de la sala principal.

No se permite ningún tipo de juego, juramentos o lenguaje abusivo bajo ninguna circunstancia.

Se prohíbe al personal femenino fumar.

Ningún sirviente debe recibir visitantes, amigos o parientes en la casa; o introducir a cualquier persona en el salón de los sirvientes sin el consentimiento del mayordomo o la ama de llaves.

Se prohíben estrictamente los seguidores, y cualquier criada que se encuentre fraternizando con un miembro del sexo opuesto será despedida sin audiencia.

No se admitirá a ningún comerciante, ni a ninguna otra persona que tenga negocios en la casa excepto entre las 9 a.m. y las 3 p.m. y en todos los casos el mayordomo o el chef debe estar satisfecho de que las personas que admita tengan negocios allí.

La puerta del vestíbulo se cerrará definitivamente a las diez y media de la noche, después de lo cual no se admitirá a ninguna persona en las casas excepto aquellas con permiso especial.

El salón de los sirvientes se despejará y cerrará, excepto cuando haya visitantes con sus sirvientes alojados en la casa, a las diez y media de la noche.

No se debe otorgar crédito bajo ninguna consideración a ninguna persona que resida en la casa o de otro modo por sellos, giros postales, etc.

Cualquier rotura o daño a la casa se deducirá del salario.


Por poco estuvo a punto de lanzar un improperio y abandonar la charada, pero la resolución del crimen estaba en juego y decidió aceptar el trabajo, total no planeaba estar allí más de un mes.

"Muy bien", se limitó a decir el Mayordomo, "firme aquí y comenzará a trabajar con nosotros de inmediato, ya que hay mucho trabajo atrasado.

Y una última cosa, todas las mujeres que hacen el oficio de lavar platos se llaman Mary, no importa quién ocupe la posición, así es como la Condesa prefiere, puesto que ella no se toma el tiempo de aprender nuevos nombres".

Mary, se limitó a firmar el contrato que el mayordomo le ofrecía.

Ver el indice de Sueños de Detective

La Esfera de los sueños

El chícharo del desierto es una semilla bastante peculiar 

porque si se come verde genera tantos gases 

que pueden reventar el estómago de los pájaros 

que en tiempos de cosecha se aventuran a llenar la panza 

con tan interesante manjar. 

No es inusual que en pleno verano 

ver bandadas completas 

agonizando en el suelo con los intestinos al aire.




— Desearía escuchar que te dijo Madre — declaró Ada

— Antes de contarte lo que ella dijo ese día del ritual, quisiera saber ¿qué sabes tú de "La Esfera de los Sueños"? — le contestó Carbonell

— No tengo ni la menor idea

— Para la gente del desierto no hay diferencia entre el mundo real, el mundo de los sueños y el reino de los muertos, todas las tres regiones son una misma. En esa "Esfera" conviven al mismo tiempo pasado, presente y futuro. Alguien como Madre es capaz de ver los sueños soñados por cualquier persona en cualquier lugar y tiempo. 

— Y como sueños y realidad son la misma cosa, pueden ver todo aquello que ocurrió, ocurre y ocurrirá. ¿No es así?

— Exacto, Linda. Siendo así,  siéntate y agárrate de la silla, ya que lo que ella dijo me puso a pensar bastante y a ratos me sobrecoge

— Soy toda oídos, corazón mío

— Cuando Madre termino el ritual, se dirigió a mí y me contó lo que ella vio en "La Esfera de los Sueños", dijo:

"Vi a Paula y Simón en una habitación, de un sitio muy alto, estaban jugando con una muñeca de madera, como la que usaría un ventrílocuo, sin querer o quizás porque estaban algo ebrios, Paula le zafó uno de los pies a la muñeca, el asunto le causo tanta gracia que comenzó a reír y bailar de alegría, y sin darse cuenta pisó sin querer el dichoso pie, perdió el equilibrio, con tan mala fortuna que se cayó por la ventana del cuarto.

Simón no alcanzo a reaccionar, quedo atónito, fue en ese momento cuando se abrió una puerta en una de las paredes adyacentes del cuarto y salió una muchacha de unos once o doce años que dijo

— ¿Dónde está mami?

— Mami está bien, Alma, vuelve a tu cuarto — le respondió Simón asombrado de lo que decía porque al parecer era la primera vez en su vida que veía a la nena

Estaba tan perturbado Simón contemplando esa aparición que no se dio cuenta de que la muñeca del ventrílocuo, venía hacia él y le puso en la boca un montón de chicharos verdes del desierto, en cosa de tres segundos Simón exploto de dentro para afuera, dejando salpicado todo el cuarto de restos de tripas y sangre

Howie que desde una puerta que comunicaba su cuarto con el de Simón estaba contemplando toda la escena, estaba tan atónito que acepto sin dudar una cuerda con nudo de horca, que la muñeca le entregó"

Madre dice que no pudo ir más allá en el sueño porque Alma le impidió ver. Parece que la nena misteriosa le causaba bastante incomodidad a Madre, según ella, era una presencia perturbadora, una entidad de otra Esfera y se negó a darme más información sobre ese asunto.

— uhm, uhm, son datos interesantes, pero no serían válidos como prueba judicial en una corte. Sin embargo, para mí lo más relevante de todo lo que te contó Madre es saber quién fue el soñador de eso que ella vio.

— ¿Crees que lo soñó el asesino?

— Creo que fue lo que soñó el payaso

— ¿Y payaso y asesino son la misma persona?

— Lo que te dijo Madre coincide con lo que me dijo el Ventiloquista cuando lo interrogue

— ¿El Ventriloquista te hablo?

— No, claro que no. Lo dijo a través de la bailarina

— Legalmente, ante cualquier abogado, técnicamente el testimonio que indicas sería el de la bailarina que mencionas

— No importa, lo que quiero decir es que Madre y la voz de la bailarina coinciden en que fue la Muñeca la causante de las muertes

— Pero con un pequeño detalle.... Madre nos menciona a Alma

— Que es el nombre que me indicaron en Industrias Ishii — manifestó Ada poniendo cara de Einstein iluminado

— Vaya, poco a poco vamos armando el rompecabezas

— O estamos nadando en un mar de dudas e incertidumbres

— Como sea, ya tenemos una buena lista de pistas a seguir, la idea sería buscar a esa tal Alma, investigar quién es y al mismo tiempo necesitaríamos pegarle una visita al Conde Vlad Bathory

— De eso último me encargo yo — anunció Ada

====

Ver todos los capítulos anteriores

Hermanitas

— ¿Puedes explicarme para qué me enviaste esa carta? — interrogo la Pelirroja con cierto aire severo que podría intimidar a un curtido miembro de la Gestapo

— Fue solo un juego para poder atraer tu atención — respondió la Rubia con gesto de inocencia fingida

— Muy bien, tienes cinco minutos para explicarme toda esta bufonada que has armado

— Necesitó tu colaboración para evitar un sacrilegio en contra de los de mi Orden

— ¿Sacrilegio? ¿Orden?

— Calma Hermanita, déjame continuar, como bien sabrás está de gira en Aragca un clavicembalista que reclama ser alumno del Gran Puyana y de Wanda Landowska

— No significan nada para mí esos nombres

— Basta con saber que son los de mi Orden, mi linaje sagrado, pero este tipejo que viene es un farsante

— ¿Cómo lo sabes?

— Basta con oírlo, está tocando Jazz con tan noble instrumento

— ¿Jazz con un clavicémbalo? ¿Qué hay de malo en ello? Según escuché el caballero está llenando las salas de concierto

— Pues eso, es una violación a los principios de decencia y la moral

— No me vengas con cuentos, estás celosa de que alguien te compita de igual a igual con tu instrumento favorito

— Lo que sea, pero lo quiero fuera del negocio, lo antes posible

— Sabes que ya no hago esos trabajos, los de mi Orden, también tenemos reglas

— ¿Los asesinos también tienen una Orden?

— Así es y es muy estricta por lo demás hasta aquí llegamos con tus jueguitos estúpidos

— Cálmate, sabía que ibas a reaccionar así. Tengo oro en los bolsillos, no quiero contratar a tu Orden, sino específicamente a ti, para que me hagas un favor, si bien serás recompensada, tómalo como un ingreso extra de este mes

— Te costará caro, el precio es de 100 bitcoins

— Hecho. Te daré 200, a cambio de que yo escoja el modo de ejecución

— ¿Qué se te ocurre?

— Quiero que le envenenes las teclas, con esos tóxicos que tú conoces que no dejan rastro, conforme vaya dando el concierto su piel absorberá la ponzoña, lo ideal es que no termine la primera pieza.

— De acuerdo, suena cruel, pero el precio es el adecuado. El veneno es mi arma favorita. Y conozco bien al forense que se ocupa de esos casos.

— y algo más

— ¿Qué desea la reina de la luna, quieres que vaya maquillada como un payaso?

— Una vez que todo este hecho debes traerme una de las cuerdas del instrumento del cerdo blasfemo

— Dalo, por hecho. ¡Oh! diosa

==

Capitulo anterior: Amenaza de Deux Ex Machina

===

otra de la serie Asesinos

Picnic

===

Nos hemos unido a Vadereto de Feb 2024: "Crear un relato en donde el JAZZ sea uno de sus elementos principales."



Zelma



Estando en el Iglú la compañía completa se instaló para tomar un descanso mientras se escuchaba a lo lejos el cañoneo de nuestras tropas con las del ejército ruso. Como de costumbre, Porta se acomodó en el mejor de los sitios. La mayoría de nosotros saco nerviosamente un cigarro mientras escuchábamos las distintas proezas que cada soldado contaba acerca de las damas que había conquistado. Yo los escuchaba sin realmente poner atención a lo que decían, de pronto Hermanito se dirigió a mí y preguntó — ¿Y tu Campesino tienes alguna damisela que te espera en casa? 

Súbitamente, los ojos de todos los que se encontraban allí se clavaron en mí esperando a conocer mi respuesta, si yo mentía se darían de inmediato cuenta, aunque a decir verdad todos allí sonábamos falsos o contábamos las historias escuchadas a algún otro soldado, reciclando relatos.

— Zelma, se llama Zelma — respondí con aire entrecortado — es una chica especial, sin mayor historia de hombres 

— Vaya, tenemos una virtuosa — dijo Heide con tono irónico

— Como dije: "es especial"

— ¿Especial? ¿Cómo va eso? Explícate.

— Tenía unos 16 años la nena cuando con sus amigos comenzaron a fumar pitillos de cierta hierba, sus padres también lo habían hecho, todo el mundo lo hacía, así que ella no vio nada malo en ello. De la hierba salto al LSD y de allí a las famosas pepas de ayahuasca. Tanta sustancia recreativa terminó alterándole la química cerebral. Un día comenzó a portarse raro, sus padres apenas acertaron a pensar que serían cosas de adolescencia, en esos días Zelma comenzó a decirles cosas absurdas, como que ella era la Diosa Zaida que había logrado escapar de Mimas, todo su comportamiento era absolutamente extraño y bizarro, sus padres en ese momento pensaron que estaba poseída. Zaida era la manifestación salvaje de sus impulsos más oscuros y descontrolados, una fuerza que amenazaba con consumirla por completo. Como nunca antes habían visto u oído alguien con un trastorno mental, creyeron cualquier cosa menos llevarla ante un profesional competente. Finalmente, la madre de Zelma desesperada, decidió llamar al Pastor Luterano del pueblo. Zelma termino en una unidad mental, en el manicomio los matasanos experimentaron con ella cientos de tratamientos tan alucinantes como la pesadilla de un desquiciado: pinchazos de agujas, sangrados de sanguijuelas, electrochoques, baños de agua fria, 100 lecturas diarias de la carta de Pablo a los Hebreos y otras linduras, por fin le informaron a la familia que Zelma tenía "síntomas" de un desorden bi-polar, 7 de ellos para ser exactos. Del hospital salió más calmada, ya no era Zaida, sino había vuelto a ser Zelma, aunque ahora parecía un robot. El psiquiatra de apellido Sugrañes (y que también era un prior calvinista) les dijo que era por la medicación, que en 6 meses ya estaría como nueva. Pues si, paso el tiempo y Zelma volvió a ser Zelma, mi Zelma, la Zelma con afición a la ayahuasca, sin embargo, se fue en ese tiempo "al otro lado", Zelma ya no quería levantarse de la cama, no estudiaba, no se concentraba, hacía meses que no se tomaba la medicación, ya que Zelma jamás acepto tener desorden alguno. Sus enemigos y bestias negras eran la gente del hospital, los cuales consideraba incompetentes. No aceptaba que había algo "mal" en ella, deseaba volver a ser maniaca porque consideraba que ese era su verdadero ser, sentía que era como tener superpoderes. Odiaba la depresión. Era un maldito hueco negro del cual no se puede salir. La familia estaba destrozada, ya no tenían una hija sino un ser dividido en tres grotescas partes: La maniaca, la robot-normal, la depresiva. Su madre odia en especial a la Maniaca, porque en cierta forma podía controlar a las otras dos Zelmas. Y lo que más odiaba de la Maniaca era la risa, que era la risa de Zaida, el monstruo, no era la risa de su hija.  Exactamente, al año siguiente del primer episodio de manía, la madre escucho de nuevo ese malévolo sonido que era aún peor que la carcajada de una hiena. Sin embargo, esta vez estaban mejor preparados, ya sabían que la había golpeado la manía, sin perder tiempo la enviaron de nuevo a la casa de reposo del Calvinista. Creo esos ciclos de cambio de personalidades se repitieron 10 veces más. Hasta que Zelma por fin acepto que era bi-polar y sigue con juicio el tratamiento (aunque ella me aseguraba que era simplemente unipolar, de todos modos se toma la pastilla). Mi chica es consciente de que Zaida acecha en las sombras, esperando el momento oportuno para volver a emerger y reclamar su dominio sobre ella.

— No es una historia bonita — masculló Porta — casi que nos das un recuento médico de cualquiera que se la fuma verde

— A que te las has tirado a las tres — insinuó Heide acompañando lo dicho con un gesto obsceno

— Hoy se cumple un aniversario más de la primera manía — respondí bajando los ojos, ocultando mi mirada de los demás

— ¡Por Zelma y Zaida! — gritó de repente Hermanito, mientras hacía señal de brindis a todo el pelotón

— ¡Por Zelma y Zaida! Contestaron al unísono todos los demás soldados mientras empujaban sin vacilar su ración de Schnapps.

Mi cabeza iba en todas direcciones, pues con el brindis caí en cuenta que apenas volviera yo del frente, no sabría quién me recibiria, total no sé quien sea Zelma, ni sé quien es Zaida. El relato se lo escuché a un Gefreiter ebrio que había muerto algunas semanas antes de que nos enviaran al frente ruso.

===

Zaida y Yo, Agradecemos a Sven Hassel que nos presto a sus personajes para hacer este relato



CONCURSO DE RELATOS 40ª Ed. EL VIZCONDE DEMEDIADO de Italo Calvino

El Movimiento Toledo

Usualmente, cuando se logra escapar de un incidente similar al de la Mansión de la Condesa , entra en operación un complejo protoc...