El Cuarto del Pánico 1/3


En un enigmático lugar conocido como "El Cuarto del Pánico", el Inspector Carbonell y la detective Esculi han convocado a un grupo de personas con mentes y habilidades extraordinarias para discutir todos los detalles relacionados con la misteriosa muerte de los tres jueces del famoso reality de televisión ATT (Aragca Tiene Talento). Los convocados son:

El Fat-Boy: Un joven con una memoria prodigiosa capaz de recordar cualquier suceso de cualquier persona en cualquier lugar del mundo. Debilidad: Problemas metabólicos para controlar el peso.

Dra. Polidori: Científica especializada en diversas ciencias exactas y artes oscuras, tiene la habilidad de regenerar fácilmente un cuerpo humano a partir de una cabeza decapitada horas atrás, con la ayuda de maquinaria posiblemente extraterrestre. Su única debilidad es que puede distraerse si piensa en Carbonell.

El Inspector Cluzo y su ayudante, el detective Puaro: Cluzo, retirado de la fuerza policial y ahora investigador privado a medio tiempo, cuenta con experiencia y fue mentor de Ada Esculi. Debilidades: Aunque en buena forma física, la edad ha tenido un impacto en él. Sufrió una regeneración corporal a manos de la Dra. Polidori, lo que le dejó secuelas psicológicas indeseables. Puaro, siempre atento a los detalles, es el más razonable de los dos y tiene ideas claras y originales. Debilidad: Poca fortaleza física, bajo cardio, músculos flácidos.

Dr. Ayahuasca: Psicólogo experto en el conocimiento de la mente humana y sustancias psicodélicas, sus pacientes experimentan profundos viajes místicos y espirituales. Debilidades: Él mismo nunca tomaría ni usaría la ayahuasca.

Cutipa Hacamenejoy: Habitante autóctono de los desiertos de Aragca, posee conocimientos de sabiduría ancestral y es amigo de Carbonell, con quien ha compartido muchas aventuras en el pasado. Debilidad: Dependencia absoluta de las pepitas de la felicidad, resultado de ser paciente del Dr. Ayahuasca.

Amelia: Eterna escéptica de la sociedad de Royaumont, se la conoce informalmente como "la Hielera". Debilidades: Tiende a menospreciar a quienes no son ateos, lo que genera conflictos sociales. Poca experiencia práctica.

Boris: Inspector de policía comparable en habilidades con Carbonell y Esculi, a veces parece rivalizar con ellos. Debilidad: Doris.

Ignatius Roncalli: Última incorporación al grupo. Teólogo de profesión y persona de confianza de las autoridades de la Fortaleza. Capacidades y debilidades desconocidas.

— Por favor, estimados, tomen asiento. Hemos preparado una sala de juntas bastante espaciosa e iluminada, además de estar protegida al 100%. Ni una invasión espacial podría afectarnos — anunció Roncalli, haciendo las veces de anfitrión.

— No hay evidencia de que existan seres del espacio, ni siquiera una ameba — apuntó Amelia mientras se apoderaba de uno de los asientos más cómodos de la mesa dispuesta para la reunión.

— Quizás los extraterrestres se mueven en el sigilo — contestó cortésmente la Dra. Polidori.

— Yo los he visto, he conversado y aprendido mucho de nuestros hermanos mayores de las Pléyades — se apresuró a decir Hacamenejoy.



Y en menos de cinco minutos, todos los presentes, mientras se acomodaban, comenzaron a dar sus opiniones en ese tema y, sin darse cuenta, comenzaron a hablar del cuarto, de las acomodaciones, del viaje y en especial de la decoración pues había una estatua de la Diosa Zaida en aquel lugar lo que le daba un aspecto sombrío y tenebroso a la estancia. Hablaban todos al mismo tiempo, sin escucharse realmente. Cualquiera que viera la escena pensaría que un grupo de náufragos perdidos había sido rescatado.

Luego de unos minutos de relajación, bastó un seco gruñido por parte de Carbonell para que  el grupo de Notables recordaran por qué estaban allí. El Inspector esperó unos segundos, cuando ya no hubo ni el más mínimo sonido,  comenzó a hacer las debidas introducciones:

"Estimados, ustedes han sido cuidadosamente seleccionados para asistir a la Corona en el asunto más delicado que está ocurriendo en este momento. Todos saben acerca del doloroso evento relacionado con los Jueces del Reality y la serie de sucesos que de allí se desprendieron. Algunos se conocían desde hace mucho tiempo, otros apenas se ven hoy por primera vez. Básicamente, haremos unas charlas libres acerca de estos sucesos e incidentes, luego podemos formalizar un poco y, finalmente, trazar un plan de acción que nos permita capturar a los chicos malos".

Dicho esto, Carbonell hizo una breve introducción de cada uno de los convocados (exceptuando a Roncalli, del cual el Inspector solo dijo, 'Nuestro Anfitrión, el Señor Roncalli') y les indicó que el cuarto contaba con un dispositivo de video identificación, de modo que, usando la biometría de los presentes, se podía comprobar exactamente quién era quién. De esa manera, se podía evitar usurpadores, suplantadores o metamorfos, es decir, seres con capacidad de alterar el aspecto físico.

— No existen los metamorfos — dijo Amelia, pero al ver que nadie hizo gesto alguno, sino que todos mantenían cara de póquer, prefirió no continuar.

— Es absolutamente correcto. En la Fortaleza, tenemos toda clase de medios para evaluar continuamente el ADN de cada uno de los presentes en esta sala. De ese modo, podemos estar seguros de la identidad de cada quien y, por supuesto, nos hace inexpugnables y a prueba de metamorfos, o gente con disfraces muy elaborados u hologramas de última generación — precisó Roncalli.

— Muchas gracias, Sr. Roncalli — continuó secamente Carbonell, quien no podía disimular cierta antipatía que le causaba el nuevo miembro del grupo, especialmente por un detalle muy sutil: en la Fortaleza, lo normal es que los hombres luzcan barbas bastante largas que en algunas ocasiones les llegan casi hasta más allá de la mitad del pecho. Puede parecer algo sin importancia, pero lo usual en Aragca y para personas como Carbonell, o en general todos los hombres, es que prefieren estar bien afeitados, quizás ocasionalmente dejándose por algunos días alguna vellosidad incipiente, pero que usualmente no dura más allá de 72 horas. Para colmo de males, Roncalli también mantenía gafas oscuras de sol, lo cual hacía que ni Carbonell ni los demás pudieran evaluar con precisión los gestos del caballero.

— Lo cual indicaría — continuó Carbonell, mirando a la audiencia e ignorando a Roncalli — que todos los que estamos aquí somos quienes debemos ser. Sin más preámbulos, comencemos con el propósito de esta dinámica. Cedo, pues, la palabra a la detective Ada Esculi, quien les dará un resumen de los pormenores del caso y de aquello que hemos ido descubriendo.

— El resumen de la situación es el siguiente: de acuerdo a nuestra versión de los hechos, quizás ustedes hayan oído otras cosas o tengan alguna información o conocimiento que nosotros aún no hayamos descubierto. Todos sabemos que luego de la grabación de ATT, en una misma noche, fueron asesinados, presumiblemente al mismo tiempo y en el Hotel Francés, los tres jueces del reality: Simón de Santillana, Paula Valier y el bonachón Howie. Hemos visto varias veces el video del programa transmitido al público, hemos contactado a los concursantes que participaron en los actos artísticos de aquella velada. En particular, es notable el testimonio del hombre llamado 'El Ventrílocuo' y de su colega, una mujer a la que llamamos 'Tina la Bailarina'. Según ellos, los asesinatos los cometió la muñeca de madera que les prestó el tal Ventrílocuo a los Jueces aquella noche. También sabemos que cuando Tina y el Ventrílocuo abandonaron las premisas del hotel, la cámara de recepción registró la entrada de tres hombres pertenecientes a la banda de los Hermanos Gallo, los famosos gánsters del bajo mundo. También es conocido que Don Vito Maranzzano, rival de los Gallo, estaba exactamente hospedado frente a las habitaciones de los tres Jueces. Puede ser que por error, los tres hombres de Gallo hayan entrado a la puerta equivocada y hayan arrasado con todo a su paso. No está de más mencionar que Maranzzano salió completamente ileso, sin un rasguño, y durmió como un bebé toda la noche. El video del hotel demuestra que estos hombres estuvieron tan solo unos 15 o 20 minutos en el hotel. También sabemos que el propietario del Hotel Francés es Lord Seymour, histórico rival de las casas Santillana y Valier. Y que la empresa de televisión pertenece a Industrias Ishii, donde Simón comenzaba a tener una destacada influencia en el interior de ese imperio industrial y financiero. El departamento de Policía acordonó las habitaciones para hacer sus pesquisas, pero algunos días después, una bomba fue colocada en el piso donde ocurrieron los trágicos eventos y no se pudo seguir levantando valiosa información.



— Es cierto, Ada. Yo estuve allí — interrumpió Cluzo, sin hacer caso a la mirada de cuchillo que le lanzó Esculi. Continuó hablando como si fuera el moderador de la reunión — Mi ayudante Puaro y yo casi morimos allí mismo ese día y, si no es por la ayuda del Inspector Carbonell y la Dra. Polidori aquí presente, ni cuerpos tendríamos. Apenas solo nuestras cabezas estarían contando la historia.

— Eso es exacto — dijo Ada para retomar el hilo del discurso — Carbonell, Cluzo y Puaro estuvieron oficialmente entre los muertos de aquel día debido al bombazo. Siguiendo una pista de una de las altas ejecutivas de Industrias Ishii, yo misma estuve investigando el edificio principal del Conglomerado Industrial, mientras Carbonell siguió una pista que lo llevó al Desierto de Aragca. Luego de algunas peripecias, logramos contactarlos a cada uno de ustedes y aquí estamos tratando de desenmarañar el rompecabezas.

— ¿Entonces, Carbonell sigue muerto o vivo ante el público? — interrogó Roncalli.

— Estuvo muerto, pero ya está oficialmente vivo cuando tuvimos que contactar a la gente de la Fortaleza. Quizás antes, ya muchas personas, tanto amigas como enemigas, sabían que Carbonell estaba vivo. Tuvimos que anunciarlo a la prensa — contestó Ada.

— ¿Y de dónde o de quién salió la idea de conformar una Liga de Super Poderosos? — volvió a cuestionar Roncalli.

— De Industrias Ishii, allí me sugirieron hacerlo — contestó Ada con gesto amable.

— Ada — intervino Boris — conozco muchos de los hechos que mencionaste, excepto que te habías contactado con la gente de Industrias Ishii y el viaje misterioso de Carbonell al desierto. No le veo la conexión, ni cómo hicieron para reunir todo este equipo de ilustres eminencias. Sin embargo, con este recuento que haces, creo que podríamos ver qué nos falta y qué nos sobra en toda esta historia.

— Un segundo — intervino Amelia — varias cosas no me quedan muy claras, por ejemplo, es completamente hilarante y absurdo que la muñeca del ventrílocuo haya cometido los crímenes.

— Es que es una muñeca mágica — contestó Carbonell.

— Tampoco está claro si están cien por ciento seguros de haber entrevistado a todos los concursantes de aquella noche — siguió atacando Amelia.

— Bueno, hemos visto cientos de veces el video del programa y hemos contactado a cada uno de los participantes que estuvieron allí — replicó Ada.

— ¿Alguien ha verificado los testimonios de la audiencia que estuvo presente en el programa? Es posible que lo transmitido, por motivos de edición, no sea exactamente igual a las audiciones en vivo — interrogó Amelia, dispuesta a no ceder ni un centímetro de terreno.

— Por supuesto que también hemos indagado con todos los asistentes que estuvieron presentes durante la audición — indicó Boris.

— Es un buen punto — intervino, esta vez, Puaro — deberíamos cruzar la información obtenida del público con el video del programa para ver si nos falta algún concursante o miembro de los camarógrafos que hayamos pasado por alto.

— Precisamente para eso contamos aquí con el Fat-Boy, él habla poco, pero si le conectamos una terminal directamente, podemos transferir todos los archivos de los interrogatorios que trajo Ada en su portátil y, en cuestión de segundos, este sofisticado sistema nos dará una respuesta esclarecedora — anunció Carbonell.

Con bastante naturalidad, Ada colocó el portátil sobre la mesa, sacó un cable que conectó a uno de los puertos de la PC, y el otro extremo se lo metió en la oreja izquierda al Fat-Boy, ya que no encontró un hueco mejor en la humanidad del chico. Luego, Ada, tecleando a la velocidad del rayo, pasó todos los archivos necesarios y en la pantalla de la terminal le dio la orden al sofisticado sistema de procesar la información.

En cuestión de segundos, el Fat-Boy comenzó a escupir por la boca una cinta de papel perforado con la respuesta.

Ada tomó la cinta y anunció sorprendida, las conclusiones del sofisticado aparato, a todos los presentes:

"Hace falta interrogar al hombre vestido como Payaso".

Al decir esto, varios de los presentes hicieron caras de incredulidad, otros de confusión, Roncalli se quitó sus gafas oscuras, los ojos de la estatua de Zaida por un instante brillaron imperceptiblemente e inmediatamente el Fat-Boy echó chispas  y se desmayó.

Historias cortas de Asesinos

Tracy en su blog Tracy Correcaminos nos propone este tema de la Sociedad Juevera:

NUESTRAS  ELECCIONES podéis enfocarlas desde el punto de vista que queráis: político, social, familiar, vivencial... 

Desde que nos levantamos hasta que nos acostamos estamos eligiendo, ojalá llegara el día en que la única elección que tuviéramos que hacer fuera, elegir si queremos la tostada del desayuno con aceite o mantequilla.



"Estás paralizada, pero puedes escuchar y ver perfectamente todo lo que ocurre a tu alrededor, ya llevas algunas horas así. Mi equipo y yo hemos preparado cuidadosamente cada detalle: han forrado tu cuarto en plástico mientras yo esperaba mi turno para entrar en escena, para ser la protagonista del relato. 

Algunos podrían alegar que tú eres el personaje principal. Ahora estamos tú y yo a solas, afuera espera el equipo a que yo termine mi parte del trabajo. Lo único especial que tienes es que eres la primera persona de la Nobleza que despacho, te recordaré siempre. Es como perder una virginidad.

Como puedes adivinar, no soy la única que se dedica a este oficio, lo usual entre los de mi Orden, en situaciones como esta, es la de abrirle la boca al 'muñeco' para no dañarle la dentadura,  como una especie de cortesía. Pero no es una regla obligatoria, nunca la sigo, yo prefiero a manera de firma de artista dispararle a una boca cerrada, miro por un instante mi pincelada, no me importan los dientes de nadie, no soy odontóloga, más bien me alejo un poco y luego si procedo con el disparo real. 

Y quizás solo por ese detalle, por eso no eres la protagonista, ni siquiera antagonista. Eres un personaje secundario. Una vez yo termino con mi acto, vuelven y entran los que están afuera, el equipo de Aseadoras, que impacientemente esperan mi señal de que ha cambiado el tercio de la faena. Se llevarán TODO, plástico y cuerpo. De hecho no sé qué harán con lo que quede de ti, y nunca lo sabré, no hago preguntas, ni me quedo a verlas. Son eficientes. Pero son varias, de allí que tenga que usar esta máscara, para mantener mi anonimato, ellas son Muchas, si me reconocieran tendría que disponer de ellas también y no queremos eso, ¿verdad? 

A ver Condesita aprieta bien la boca, quiero que quedes hermosa."



ver todos los relatos de la convocatoria

Archimandritas



— Entonces, ¿estás muy convencido que pedirle ayuda al Cardenal de la Fortaleza es la mejor línea de acción?

— Muy, pero muy, realmente no, querida. Solo estoy convencido de que el Cardenal puede ayudar en este caso en particular. Desde tiempos históricos, siempre que ha habido problemas que amenazan la estabilidad del Reino, la Fortaleza ha sido un aliado seguro.

— Ja, mi padre siempre decía que de la Fortaleza era de dónde salían todos esos problemas.

— Honestamente, tu padre era un gran hombre, aunque sencillo y campechano mi estimada. Cuando los holandeses, franceses, yankees o los portugueses del Brasil invadían nuestras fronteras, es claro que no eran maquinaciones de la Fortaleza.

— Ok, entiendo el punto y sería infructuoso ponernos a discutir la historia pasada del país. Sin embargo, tengo reservas, nunca me ha gustado esta gente que tras un aura de diplomacia e intriga resuelve asuntos.

— También comprendo tu aprehensión querida Ada, pero ten en cuenta que muchos temas de la vida no se resuelven únicamente por la fuerza o meramente con frialdad. Esta gente de la Fortaleza por siglos han desarrollado cierta habilidad en las artes cortesanas y son muy efectivos en ello, no es algo a desechar o subestimar.

— Supongo que nuestros pasajeros serán de la misma opinión que tú, luego de 4 horas de viaje en una VAN a través de la selva de la Fortaleza,  y que por muy lujoso y moderno que sea este vehículo harían que cualquiera te dé la razón.

— Exageras nena, unos años atrás ni carretera había y podía uno tardar días  o semanas enteras para tan solo ir a la Sede del Cardenal, pura jungla salvaje, pero ahora con esta moderna autopista llega uno casi que instantáneamente, de hecho el GPS dice que arribaremos en cuestión de Minutos.

— Pues sí, ya puedo ver la dichosa y legendaria ciudad capital de la Fortaleza

— ¡Mazzarina!  — gritó con voz entusiasta Carbonell de modo que todos los pasajeros que fueran en la VAN pudieran escucharlo con claridad. El llamado fue recibido con diferentes voces, unas de aprobación, otras de alivio y una que otra meramente de quejido y disgusto por el paseo.

La Ciudad de Mazzarina es un testimonio arquitectónico impresionante que combina una rica historia con un esplendor artístico inigualable. Enclavada en el corazón de La Fortaleza, el famoso estado eclesiástico de Aragca y que además es reconocido mundialmente como un hito arquitectónico único. La Gran Basílica del Patriarca Dricus Richelieu, con su cúpula icónica y su impresionante fachada, se alza majestuosamente como el epicentro de la ciudad. Sus interiores magníficos están adornados con obras maestras de los más grandes pintores del pasado majestuoso del Reino, como “Los Once Guerreros” de Aristóbulo Myrnos. Los Museos de Mazzarina, con su laberinto de galerías y salas, exhiben tesoros artísticos y arqueológicos de valor incalculable. 

Toma menos de 30 minutos a 100 kilómetros por hora atravesar por completo toda la ciudad, para un conductor con la habilidad y conocimientos de Carbonell fue fácil arribar a la muy nombrada ‘Gran Basílica del Patriarca’, sede histórica de todos los Cardenales (y en ocasiones también de algunos Archimandritas y otros Obispos notables) que han gobernado la legendaria isla de la Fortaleza, enclavada en el Mar Caribe, al norte de Aragca.

Lo primero que vieron Ada, Carbonell y su comitiva una vez que descendieron de la VAN y entraron a la capilla principal de la Gran Basilica del Patriarca (que no se le antojó muy grande a Ada)  era la enorme cantidad de peregrinos y turistas interesados en las estatuas de Juan Calvino y Martín Lutero, que en la Basílica están  situados frente a frente como si estuvieran en actitud de discutir un oscuro pasaje del evangelio de Tomás. No tuvieron mucho tiempo para apreciar dichas maravillas de la escultura Mazzarinista, porque un hombre vestido de traje negro y de corbata, con aspecto de trabajar para alguna agencia de servicios secretos como la CIA o la KGB, se acercó a la comitiva con gesto grave. 

El hombre se dirigió específicamente a Carbonell, cruzaron un rápido saludo y le indico que lo  siguieran hacia el fondo de la capilla, en donde al final había una puerta cerrada similar a la de una celda de una cárcel y que se veía que conducía hacia unas escaleras de piedra con dirección a algún pasaje subterráneo. El hombre sacó un manojo de llaves, abrió la puerta e hizo pasar a toda la comitiva. Bajaron por las escaleras que tenía unos 15 escalones, luego caminaron unos segundos por un túnel oscuro y finalmente llegaron a una estancia que parecía todo menos algo que fuera parte de una iglesia antigua. 

— Estamos en las oficinas de Asuntos y Relaciones Exteriores de la Fortaleza — indicó el hombre que los había guiado hasta allí — por favor entren a esta sala de juntas, en un momento avisaré al Archimandrita Montfaucon de su presencia. Mientras pónganse cómodos. 

— Pensé que nos atendería el Cardenal en persona — protesto Carbonell con tono un tanto enojado

— Su Majestad el Cardenal se encuentra hoy en reunión con la Condesa Ferrara y el Ministro de Salud atendiendo un asunto de delicada importancia. Además, no está de más decirlo, pero hablar con el  Archimandrita Montfaucon es igual que hablar con el Cardenal — y sin agregar una sílaba más el hombre se despidió cortésmente y dejo a Carbonell y su comitiva esperando en la elegante sala de juntas.

— ¿Lo ves? Te lo dije, querido Inspector Carbonell, no se puede uno confiar de la gente de la Fortaleza, ellos acomodan todo a sus planes y gustos a última hora.

Iba a contestar Carbonell el puntilloso comentario de Ada, cuando entro a la sala un hombre que era fácil de identificar como un prelado debido a sus vestiduras eclesiásticas en toda regla.

— Buenas tardes, soy Juan Aguilar-Priego, Protonotario Apostólico de Honor de su Majestad el Cardenal. El Archimandrita Mountfaucont me ha indicado que va a recibir con mucho gusto al Inspector Carbonell, a la Detective Esculi y a sus cuatro distinguidos invitados en su propio Castillo

— Agradezco el gesto, pero ir al Castillo del Archimandrita, que está en la punta más extrema de la Isla, nos tomaría agregar al menos 6 horas más de viaje y tampoco tenemos suficiente combustible para emprender otro tramo más de recorrido por la selva de esta Isla. Nuestros invitados ya están bastante fastidiados y cansados — replicó Carbonell

— El Archimandrita comprende perfectamente la precariedad de la situación y es por eso que ha dispuesto para ustedes el uso de su helicóptero personal, de modo que en cuestión de menos de 15 minutos estarán ustedes al otro lado de la isla. De hecho, ya otros dos miembros de su comitiva se encuentran cómodamente instalados en el Castillo y dos más van en camino, con ustedes serían, pues, diez personas en total, las que estará dispuesto a atender de buena voluntad su Señoría Mountfaucont. Mi gente, por otra parte, tendrá a cuidado guarnecer el vehículo en el que ustedes vinieron. No hay tiempo que perder, el Helicóptero, ya está listo para ustedes, lo tenemos aquí mismo en los jardines de la Gran Basílica, preparado y equipado para trasladarlos.

Dicho y hecho, en menos de lo que canta un gallo, ya estaban en el aire, unos minutos de vuelo y el piloto le indico a Carbonell el sitio en donde estaba el Castillo del Archimandrita, que a pesar de la neblina que lo rodeaba, el conjunto de su arquitectura era bastante bien distinguible, visto desde el aire parecía la boca abierta de un Dragón gigantesco. El paraje  evocaba a toda la comitiva de  Carbonell imágenes agresivas de un pasado de historias siniestras y macabras. 

En la plataforma de aterrizaje del helicóptero estaba esperándolos un hombre vestido con el traje sencillo de un monje, se trataba del Prior Barcelos una de esas personas que siempre tienen cara de tener afán y que mantienen un gesto solemne de estar muy preocupado por los sucesos cotidianos, ese tipo de gente que se toma la vida demasiado en serio. Cuando ya todos los pasajeros descendieron del aparato (que al juzgar de Ada parecía más un transporte artillado de guerra que un simple helicóptero de negocios). Barcelos con aprensión se dirigió a Carbonell diciendo:

— Su Honorable Señoría, el Archimandrita Montfaucon, no se encuentra hoy con nosotros, tuvo que partir a una reunión urgente con la Baronesa Valier-Cifuentes, en su lugar la Abadesa Lucrecia De los Azagra procederá a atenderlos para facilitarles todo aquello que ustedes necesiten. Tratar con la Abadesa es exactamente igual que tratar con el Archimandrita.

En este punto Ada le dirigió una mirada a Carbonell que él no pudo discernir si era de reproche o de franca burla, sin embargo, se sintió algo incómodo por el gesto.

— Por favor, Señor Inspector, pase usted a la oficina privada de la Abadesa que quiere entrevistarse a solas con usted, mientras yo me encargaré de que su comitiva sea atendida de la mejor manera posible.

El Prior Barcelos, condujo a Carbonell al despacho de la Abadesa, golpeo suavemente a la puerta, la abrió y anuncio al interior la presencia del Inspector.

Cuando Carbonell entro, vio a la Abadesa sentada tras un escritorio, lleno de una infinidad de papeles, pulcramente ordenados. Ella levantó la mirada y ofreció asiento al Inspector.

— Tenemos lista la sala en donde usted se puede reunir con su comitiva, no ha sido una labor fácil disponer de un sitio inexpugnable y a prueba de balas para ese fin. Sin embargo, a cambio solo pedimos un requerimiento: Una persona de mi confianza estará presente con ustedes. Él es Ignatius Roncalli, un seglar, con grado de Teólogo y tiene toda mi confianza. Tratar con Ignatius …

— … es como si estuviera tratando contigo — apuntó Carbonell, con gesto irónico.

— Roncalli es un hombre de muchas capacidades, ha hecho maravillas no solo para mí sino para toda la comunidad aquí en la Fortaleza, no solo lo aprecia el Archimandrita, sino que es uno de los Favoritos del Cardenal

— Eso no lo dudo Lucrecia

— Inspector Carbonell le recuerdo que aquí soy La Abadesa Lucrecia De los Azagra, mano izquierda y derecha del Archimandrita Montfaucon. Quizás en el pasado entre nosotros hubo cierta informalidad, pero ahora estamos en otro tiempo y lugar ajenos a aquello que hallamos vivido en nuestro pasado

— Muy bien Abadesa Lucrecia De los Azagra, ya hemos corrido demasiados riesgos para juntar un equipo de gente notable que nos ayudara resolver el crimen de los 3 jueces del reality, pero agregar una persona más al grupo no solo pone en riesgo la misión sino las vidas de todos nosotros

— Muy bien, tómelo o déjelo Inspector. ¿Quería un lugar a prueba de explosiones nucleares, en donde nadie pueda interceptarlos? Pues lo tenemos al alcance de su mano. Pero todos esos lujos tienen un precio. Y el nuestro es poco, tan solo agregar a Roncalli a la reunión y dejemos de llorar. Si usted dispone de un mejor sitio, pues lo felicito y haga uso de el. Sino ajústese a nuestras condiciones.

—¡Hecho! — respondió Carbonell secamente.

— Perfecto, Inspector. El mismo Roncalli se encargará de llevarlos a nuestro “Cuarto del Pánico”, el sitio más seguro del Reino de Aragca. Ni los dioses pueden entrar allí, claro, salvo que los invitemos.

Carbonell sabia que la Abadesa no estaba fanfarroneando o hablando en vano, si alguien quisiera sabotear la reunión que estaba planeada en el “Cuarto del Pánico”, tendría que ser alguien con al menos un ejército de 1000 mercenarios bien armados, entrenados y altamente sazonados en las artes de la guerra, para que así fueran capaces de hacer frente a la seguridad del Castillo con forma de Boca de Dragón. Incluso aun teniendo éxito, un ataque de esa escala pronto atraería las represalias de los aliados de su Señoría Montfaucon, esto es, no solo los otros 3 Archimandritas que hay en otros rincones de Aragca, sino las fuerzas mismas del Cardenal de la Fortaleza, nadie en sus cinco sentidos es tan loco como para atraer la atención de enemigos tan formidables y sutiles.

El Cuarto del Pánico es un recinto bajo tierra justo debajo de los dientes de la Boca del Dragón, está al menos situado a unos 200 metros de la superficie, el exterior del recinto está forrado en 32 pulgadas de revestimientos del acero de Tungsteno y más allá 4 o 5 metros de roca fría y dura.

El cuarto era llamado de ese modo porque se decía que en el pasado era la cámara en donde se “interrogaba” a la usanza de la Inquisión a cualquiera que hubiera tenido el infortunio de haber sido sospechoso de herejía o blasfemia.

Con el tiempo el cuarto paso a servir de cámara secreta en donde los altos personajes de la Fortaleza o nobles de Aragca hacían reuniones en donde se requiriera especial discreción. El lugar ofrecía un sitio inigualable para mantener o discutir asuntos que requerían extrema seguridad. Carbonell sabía que no había sitio mejor para su Concilio de Notables. 

Ada Woke

Uno de los grandes estudios de Hollywood luego de analizar la novela acerca de las aventuras de Carbonell y Esculi, decidió hacer la adaptación de la obra para la pantalla grande, introduciendo los siguientes cambios:

Carbonell y Esculi serán integrados en un solo personaje, interpretado por una hermosa actriz, nativa de Uganda, y que como característica principal en sus actividades fuera de la pantalla es ser una activista de los derechos de las personas "no-binarias". El personaje será renombrado como Agente Ethana Khazar, y básicamente cumplirá con el rol, objetivos, conflictos internos y externos que en la novela tiene Esculi. La Agente Ethana queda ciega al inicio de la película.

El lugar de las acciones no ocurrirá en Aragca, sino que estará ambientada en Chicago.

El actor que interpretó a Carbonell en la serie de televisión, tendrá una breve aparición en dicho film, en donde se revela que él era un traidor y sería al final el responsable de los asesinatos de los 3 Jueces del Reality y de la ceguera de la Agente Ethana. Si bien es el mismo actor, el personaje que interpretará será más el de 'Tina la Bailarina', según los chismes que he escuchado en las redes sociales.

Habrá un nuevo personaje completamente de CGI llamado Reek, una especie de elfo venido del espacio que ayuda con consejos al agente Ethana para que resuelva los diferentes casos.

Las escenas de sexo y de violencia serán eliminadas totalmente de la película.

La trama en general será sobre Ethana luchando contra el cambio climático. En la mayor parte de la película actuará como la guardaespaldas de Greta Thunberg, la cual aparecerá bajo el nombre de personaje: Zaida Ishii, interpretado por una actriz con aspecto de vampiro enfermo de hemofilia. Los guiones y diálogos serán generados vía Chata-GPT y publicados en Wattpad.

Nada está decidido, ya que no he podido confirmar todos esos rumores tan incómodos. También se ha escuchado que un estudio de Bollywood  está interesado en hacer una oferta para realizar la adaptación de las aventuras de estos queridos detectives.

----

He capturado algunos de los guiones generados por la Chata-GPT los cuales fueron vomitados en menos de 5 segundos por tan infernal aparato (tengo la intención de copiarlos aquí, pero son tan degradantes y ofensivos que he decidido borrarlos) .

Historia de la biblioteca Stigmata

El blog Acervo de Letras, nos propone en su sección del VadeReto para el mes de Julio 2023, las siguientes ideas:

Tenéis que buscar una imagen de un tatuaje que os guste, os llame la atención o, simplemente, despierte vuestra imaginación; y contadnos su historia.

¿Podéis fantasear con vuestro propio tatuaje? Por supuesto.

¿Podéis usar las IA para crear uno específico para vuestra historia? Pues claro, está de moda.

¿Podéis obviar la imagen y dejar que seamos vuestros lectores los que imaginemos de qué trata el tatuaje? Por supuestísimo.

Como siempre, el límite solo lo pondrá vuestra creatividad, imaginación y fantasía.



Existen muchas costumbres de los habitantes de Aragca que resultan extrañas, absurdas o a veces chocantes para aquellos que son forasteros, ej: (1) por regla general el calzado que más utilizan las mujeres son las zapatillas de ballet y los hombres botas de cuero con punteras y tacones de acero reforzado, muy similares a las usadas por los miembros de la Gestapo y la SS. (2) La gente de Aragca quizás por un sentido práctico procura escribir sin tildes, costumbre que se generó debido a múltiples motivos entre ellos que Aragca es una sociedad conformada por gente de diversas culturas venidas de todos los rincones del planeta. En un principio, los habitantes de aquel país, podían escribir sus palabras usando indistintamente las letras de los alfabetos que más les gustaran; mezclas del latino, el hebreo, coreano, árabe o el cirílico ruso,  eran frecuentes y normales, como bien se puede apreciar aquí:


Hשل안لمשד고ن

(Hola)

Cтحبامסا련헬לש

(Cómo estás)

Аטמורשةا문גיניז

(Amor) 

Gפר강דםעתשасбуو

(Gracias) 

Bחדוنעטהذابж

(Biblioteca)

Pues salían tan bellas las palabras que su majestad el Conde Atramento Stigmata, luego de derrotar a los portugueses del Brasil en la Gran Guerra de 1666, decidió conmemorar dicha hazaña, haciendo escribir toda la Historia de las batallas que le dieron la victoria en el cuerpo de 4 de sus esclavas que habían sido capturadas a los enemigos y cuyos maridos fueron crucificados o sumergidos vivos en aceite hirviendo.

Cuando el Conde Stigmata tenía visitantes, solía invitarlos a lo que él llamaba su “Biblioteca” que no era otra cosa que hacer desfilar a sus esclavas llenas de tatuajes, de la cabeza a los pies,  convertidas en libros vivientes. En estos lances era de esperar que algún lector entusiasta pasara horas enteras viendo los pechos de alguna esclava donde de seguro estaría escrito algún pasaje interesante describiendo el fragor y rigor de las gestas de grandes héroes y guerreros de renombre.

El Conde solía remarcar que sus libros no solo eran para ver y leer, sino que podían deleitar otros sentidos, en especial el del tacto, el gusto y el olfato.

Eran tan notables estos libros que sus hijos y demás descendientes continuaron la tradición de ir escribiendo año por año todos los eventos y sucesos que ocurrían dentro de los castillos de la familia Stigmata a fin de que ningún detalle importante se perdiera, en especial las transacciones comerciales y legales, como pagares, notas de deudas, inventarios de ganado y el detalle a la minucia de los linderos de sus propiedades.

Más o menos hacia principios del siglo XIX una de estas mujeres-libro conocida como Madame Inklot comenzó a memorizar las palabras que tenía tatuadas en su cuerpo, en donde estaba plasmada toda la vida del Conde Atramento y de 5 de sus descendientes en línea directa. Se decía que la Madame  también había memorizado lo que otras mujeres como ella llevaban en sus respectivos cuerpos. Cuando por algún motivo alguien no podía leer las letras debido a que no conocía los alfabetos o porque el tatuador no fue suficientemente hábil y había dejado algo ilegible (o debido a que tocó hacer tachón y corrección), Madame Inklot intervenía facilitando a sus lectores claras explicaciones de lo que estaba allí escrito.

Logró tanta fama como dama de alta sabiduría que en algún momento comenzó a tener imitadoras en otras cortes, y con el paso del tiempo se convirtió en un oficio respetable el ser mujer-tatuaje parlante. Se dice que en aquellos días los Nobles de Aragca eran capaces de pagar siete bolsas de oro a cambio de la piel completa de una de estas damas si los tatuajes contenian pasajes ya no solo de historia, sino de religión y filosofía o incluso literatura. (Por pedazos de la piel de Madame Inklot, hay registro que el Visconde Don Arnulfo Valier pago por las manos  el costo de siete bultos de sal, 4 caballos y dos esclavos sarracenos. En el diario Juridico de marzo de 1914 se puede constatar que el museo de Londres adquirió parte del antebrazo izquierdo y un trozo de mejilla de la Inklot por 14.000 florines reales). Esta prosperidad y bonanza también atrajo la atención de los falsificadores y copias de mala calidad en fragmentos de piel de origen desconocido comenzaron a ser cosa bastante frecuente, las plazas se convirtieron en lugares de trueque y los cafés en puntos de encuentro para ofrecer a algún turista despistado las orejas secas de un cerdo con las últimas novedades literarias.

Fue en ese entonces cuando comenzaron a hacerse llamar las Hechiceras Stigmatas o simplemente Stigmatas y dejaron de ser un oficio o curiosidad para ser una profesión honorable y rentable.

(Nota: Estrictamente, una Hechicera Stigmata es aquella que ha llenado su cuerpo con fragmentos de Grimorios, en especial el Albanum Maleficarum. Y aquellas Stigmatas dedicadas a asesinar personas por encargo tenían tatuados los primeros dos capítulos del Manuscrito de Daubmannus. Bastaba con enviar una de estas damas y que la víctima leyera 4 frases para que quedara fulminado. Si por casualidad el desdichado no sabía o no podía leer, la Stigmata le daba a beber una poción y durante horas le cantaba diferentes versos de los estampados en las plantas de los pies, en donde ellas ocultaban antiguas fórmulas malignas muy poderosas)

Para aquel entonces de inicios del siglo XIX/finales del XVIII, el Rey Don Cirilo IV, había unificado el alfabeto únicamente en el latino y cayeron en desuso y olvido (e incluso prohibidos) cualquier otro alfabeto. Pero las Stigmatas vieron en ello valor, porque en sus cuerpos ahora estaban escritos con enigmas y secretos que sólo ellas conocían y cobraban cantidades enormes para revelar el significado de aquello que ellas portaban con tanto celo. (Y es posible que ni ellas ni el tatuador conocieran exactamente lo que estaba escrito: una de estas imitadoras de la Inklot acerca del mismo tatuaje a un noble, le decía que allí estaba escrita la sabiduría de Platon y al otro día a un paisano cualquiera le decía que lo escrito era una nota de que un tal Jose López que debía al Conde 32 piezas de plata por deuda de juego. Hoy en día aún persiste esa confusión y los expertos y académicos con bastante frecuencia para una piel de espalda completa, unos dicen que se trata de poemas de amor y otros manifiestan que lo escrito son los nombres de los invitados a la boda de la hija de un Barón )

Con el paso del tiempo, la profesión dejó de ser rentable, aunque todavía se encuentran bastantes damas con novelas de ciencia ficción decorando sus cuerpos. Y si hay alguna de rostro hermoso, prefieren complementarlo, dejándose plasmar un bello verso de algún poeta romántico en la mejilla o en la frente. Lo cual las hace ver más exuberantes y esplendorosas. De todos modos, la costumbre de los lectores de pasar varias horas contemplando el pecho de las Stigmatas nunca ha pasado de moda. A lo que le suman al momento, beber una copa de vino rojo mientras disfrutan de los exquisitos aromas del texto escrito en una axila debidamente afeitada.




Maragverso 731 - Relatos Jueveros

Para esta semana el Demiurgo de Hurlingham propone en la cita Juevera crear un relato basado en diferentes imagenes que han sido creadas con diversas tecnicas y métodos artísticos. Para mi relato he escogido una en especial a la que titule 'Corrriendo en el Bosque'.

Para elaborar este relato juevero me he inspirado en un cuento de Philip K. Dick, llamado "The Crystal Crypt", ahora bien, por muchos motivos la entrada del blog supera más de 350 palabras, es por ello que la he separado en dos partes, siendo la primera parte la que se ajustaría al juevero de esta semana y la segunda parte sería el material de “bono” para los lectores.

I. Hurlingham

Bettie Page como de costumbre salió a correr en la campiña, le encantaba hacer esa rutina porque ademas de mantenerla en forma, también a lo lejos podía ver completa la ciudad de Hurlingham. Llevaba buen paso cuándo de repente se percató que en cierto claro de un bosque se veían tres misteriosas figuras. Bettie con cuidado se acercó sin hacer ruido, protegida por los troncos de los árboles. Vestían túnicas negras, como los Nazgul de los libros, la capucha les encubría el rostro. Pudo escuchar que hablaban en algún idioma extraño y antiguo a la vez. Uno de los encapuchados levantó los brazos y Bettie vio cómo de repente una luz violeta surgía de Hurlingham, luz que envolvió toda la ciudad, el fogonazo también se expandió hasta el bosque. No pudó huir. La luz y el calor la envolvieron y perdió conciencia.

Cuando despertó la ciudad ya no estaba donde solía hacerlo, en su lugar un grotesco manchón negro ocupaba el paisaje, sin saber como, comenzó a caminar sin rumbo, no sabía quién era, había perdido toda memoria.  Así fue como la encontraron los servicios de socorro. La subieron a una ambulancia y se la llevaron a un hospital.

Los días pasaron, y la mujer se convirtió en un misterio para todos los que la rodeaban. Aunque los médicos trataron de ayudarla a recuperar su memoria, los recuerdos de su vida anterior permanecieron fuera de su alcance. El personal del hospital se percató de que sentía cierta afición por leer una y otra vez las pocas  revistas de comic que se encontraban en el pabellón de recuperación. En particular pasaba horas y horas ojeando la revista con las aventuras de Mara Laira.

Sin otra información para seguir, decidieron llamarla "Mara Laira" hasta que pudieran descubrir su verdadera identidad. Mientras intentaba reconstruir su vida, "Mara Laira" descubrió que poseía una voz extraordinaria. Era cálida, cautivadora y llena de matices. Decidió aprovechar este don y se embarcó en una carrera como locutora de radio.

Su voz resonaba a través de las ondas, envolviendo a los oyentes en su encanto. Era capaz de transmitir emociones con una habilidad sin igual, y su belleza vocal se convirtió en su sello distintivo. "Mara Laira" se convirtió en una de las locutoras más populares del  país, ganándose el corazón de miles de seguidores.

II. El Templo

Trinity, la mujer felina e híbrido humano onírico, se encontraba en uno de los Templos secretos de la Facción Fantaso. Había sido convocada por el "Gran Dragón", el miembro de más alto rango de aquel particular Templo. 

En la sala en la que se encontraba se podía ver un par de estatuas que se miraban frente a frente: Una era la Diosa Zaida y la Otra la de su amante: el Dios Erekon. Por alguna razón siempre sentía antipatía hacia la estatua de Zaida, pero le resultaba bastante atractiva la de Erekon. Conforme se acercaba a las estatuas pudo ver que tras el pedestal de Erekon surgía una figura vestida como un Nazgul (de hecho ella también estaba vestida de ese modo), se trataba de Gabriel Ganimard, su anciano mentor.

— Amada hija, no te hubiera convocado si no fuera una materia grave y urgente

— ¿De qué se trata padre mío?

— Debes ir a Aragca y venderle a sus nobles la Ciudad de Hurlingham — respondió secamente Ganimard, mientras sacaba de una de sus mangas una especie de esfera de cristal, la cual entrego a Trinity

—  ¿Cuál fue el precio pactado?

— Lo acostumbrado en estos menesteres: 300 Toneladas de Uranio, ni un gramo más, ni un gramo menos.

—¿Pueden ellos rehidratar el objeto?

— No lo creo, hasta donde sabemos solo les interesa coleccionar este tipo de cosas

— Se hará como tú indicas.

— Trinity querida, no está de más indicarlo, pero ten cuidado, esos nobles son gente extremadamente peligrosa y traidora, no te fíes de lo que te digan.

— Gente como esa es mi especialidad. Es por eso que para llevar a cabo esta misión usare como identidad el nombre clave ¡Saga Sigrid! — respondió Trinity con gesto pícaro 

— Esa es mi hija. Si tu madre, Lilith Blue, estuviera viva, también estaría contenta de ver que te has convertido en la mejor agente del mundo Onírico — apunto el anciano dejando derramar algunas lagrimas.



Gertrudis

Capítulos anteriores Aunque he estado tratando de escribir mis relatos de modo que cada uno sea una unidad independiente, con el pa...