Saturday, 8 October 2022

Madame Bourboneta





— Esposo y Señor mío, desde hace días le noto melancólico y acongojado. ¿Qué es lo que entristece su alma?

— Querida y Noble Dama Bourboneta, de todos es sabido que me apena la suerte que correrá nuestro hijo amado, Heredero de estas hermosas y vastas tierras.

— Debería ser motivo de gozo, querido esposo y Príncipe, pues el destino de nuestro hijo está ligado a su futuro matrimonio con la hija del hombre más poderoso del Reino de Aragca.

— Ciertamente, el saber que mi hijo se unirá con esa mujer de origen poco claro es lo que más daño hace a mi corazón.

— Exagera mi esposo, pues Los Minotauro son dueños de su propio Principado desde hace más de dos siglos y si bien sus dominios son por extensión de territorio de entre los más humildes, no lo es así la Renta que han acumulado durante varias generaciones, siendo ellos los más ricos de entre todos los Principados y Nobles en el Reino.

— Que tengan dinero y títulos nobiliarios, no quita el hecho de que sean unos condenados caníbales. Vergüenza de vergüenzas ver casado a uno de mi linaje con dicha familia de rufianes degenerados.

— Sigue en el error mi Noble Esposo, pues hoy en día todo hombre, mujer o niño en este reino, sea noble o sea plebeyo, sea blanco o negro, sea pobre o rico, ha probado carne humana.

— En esto no estoy de acuerdo, pues una cosa es comprar de vez en cuando una que otra lata importada con dicha delicia, como hacemos aquí cuando se quiere hacer alguna receta compleja para festejar una ocasión especial y otra ya es tomar dicha dieta antropófaga como un estilo de vida a la usanza de los odiados Minotauro, que de por sí es un nombre muy grotesco para llevar como denominador de una casa de Nobles.

— Nunca he entendido como es que usted ve el mundo, Esposo mío. Es una realidad que hoy en día cualquiera puede comprar en el mercado dicho ingrediente, pues viene en grandes cantidades del Tercer Mundo. Gracias a dicho consumo se hace bien al planeta, pues ha controlado la sobrepoblación que casi extingue a la humanidad entera.

— Que la ONU haya legalizado el consumo de carne humana, no quita lo horrendo que es dicha acción, hasta donde sé, hay fábricas enteras en los países plataneros, en donde es toda una industria. Vivimos en tiempos bárbaros.

—¿En qué mundo vive el Príncipe? No hay tales fábricas en ningún país, desde hace décadas los acuerdos internacionales dicen que las plantas de procesamiento deben estar en Alta mar, los países pobres solo proveen la materia prima.

— Pues no se le haga raro a mi bella esposa que Los Minotauro deban ser los dueños de varios de esos barcos siniestros en donde se enlata a la gente, solo así se explica su extraordinaria y fabulosa riqueza.

— Querido, sea como sea que hagan el dinero, de momento no nos incumbe, pues en nuestro lado lo que nosotros producimos es deudas, estamos quebrados y desde hace ya varias generaciones. El padre de mi esposo, su abuelo y toda la línea de ancestros, fueron hombres dados al despilfarro, la ebriedad, el juego y el gusto por mujeres que venden el cuerpo tanto al Noble como al campesino. Esta unión de nuestro hijo con la Baronesita de los Minotauros, literalmente nos viene como anillo al dedo.

— Un momento. Que si en mi linaje hay una que otra mancha negra,  en el de mi Noble Esposa, también hay algunas acotaciones a remarcar, pues de todos es sabido que las damas de ese linaje son brujas, envenenadoras, mujeres sin sentimientos, ambiciosas y manipuladoras. Nadie las quería en matrimonio.

— Exacto amado mío, somos lo que somos, y henos aquí, en Santo Matrimonio, la unión de dos de las Casas de Nobles más indeseables del Reino. Y que de no ser por este matrimonio que viene para nuestro hijo, el futuro solo se vería como un tiempo muy infame, pleno de miseria y privaciones. La Baronesita es la única heredera de Los Minotauro, quizás una vez que tenga descendencia ella misma podría caer presa de una enfermedad fatal y no sobrevivir al postparto. ¿Y quién será el heredero de toda esa fabulosa y mítica fortuna? Nuestro nieto, que llevara nuestra sangre. Y siendo la criatura muy inmadura para gobernar, será necesario que nosotros los abuelos nos encarguemos como Regentes mientras nuestro descendiente adquiere sabiduría y edad suficiente para ser autónomo.

—¿Y qué le hace pensar a mi esposa, que esos carniceros con los que se va a unir  nuestro hijo no hayan anticipado estos planes?

— Es posible y hasta sano que así sea. ¿Quizás prefiere mi bello príncipe ver casado a su tierno hijo con una mujer plebeya, pobre y fea? 

— No blasfeme, dama mía.



41 comments:

  1. Muchas gracias, Jose, por participar con este relato en el homenaje a Fitzgerald. Un abrazo y suerte.

    ReplyDelete
  2. Un relato diferente con su toque de humor negro. Vaya par nos has presentado en este relato José y buenom qué decir de ese "detallito" de antropofagia que le pone sal y pimienta al asunto. Mucha suerte en el concurso. Saludos.

    ReplyDelete
  3. Sorprendente relato, José. Cargado de humor negro y de ironía. Me encanta. Mucha suerte en el concurso.

    ReplyDelete
  4. Es menos detestable y más aceptable que te adquieras una lata, a que consumas carne fresca, aunque el producto/materia prima sea lo mismo; y tiene lógica lo que comenta el Esposo, Príncipe y Señor de ella, para llevar una empresa de esa magnitud se necesitan seres prácticos y visionarios, ¿quién asegura que no se han anticipado?, me gustó tu relato y me da la tenue esperanza que, en algún futuro ya no se matará a más animalitos para su consumo, aunque, después de leerte, el cambio hace pensar que el karma nos la cobra.
    Un abrazo y éxito en el concurso

    ReplyDelete
  5. El Demiurgo de Hurlingham8 October 2022 at 12:45

    Es una continuidad alternativa? No veo a Ada devorando comida humana.
    Que peligra para Regina Clamor ser contratada para filmar en Aragca. O modelar. Seguro quebla encontrarían "apeticible".

    Muy bien planreado el casamiento entre esas dos temubles casas. Cumple bien con el tema
    Saludos

    ReplyDelete
  6. La verdad es que lo de la carne en lata me recordó a una pelicular mítica de ciencia ficción. Un buen relato. Enhorabuena.

    ReplyDelete
  7. No blasfeme, por favor! jejeje muy irónico lo suyo, oiga!
    =)

    ReplyDelete
  8. 😉 José, impagable la frase de “una cosa es comprar una lata de carne humana de vez en cuando, y otra…”, sería como excusar a un asesino diciendo que matar de vez en cuando vaaale, pero que no se pase un pelo. Por otro lado, si la mercancía vienen del tercer mundo, esto lo exime de culpa. Mira, es una buena apología, desde luego, por aquí también explotamos y consumimos sudor humano, no es tan diferente la cosa.
    Me hizo gracia también el tono formal del esposa y esposo, llamándose por sus títulos respectivos.
    Un trabajo interesante, compañero.

    ReplyDelete
  9. Un relato que lo tiene todo, incluída la solución a la superpoblación. Madre mía, los pelos de punta. Muy buen relato amigo mio, con un final... de intriga total. :D

    ReplyDelete
  10. Me has dejado muy impresionado con tus ilustraciones de la entrada anterior, te felicito.
    Pues vaya, después de leer tu relato tendré que sacar de mi biblioteca "La cocina canibal" de Roland Topor. Cualquier día pongo una receta antropófaga en Borgo.
    Saludos!
    Borgo.

    ReplyDelete
  11. Qué grande, José (nunca mejor dicho 😂). Mucho mejor con alguien más o menos de tu edad y comer carne humana, si es en lata, mucho mejor.

    ReplyDelete
  12. Hola Jose. Desde luego imaginación no te falta, has inventado todo un mundo a medio camino entre lo medieval y lo futurista, en el que el problema de la superpoblación se "soluciona" aprovechándose en el sentido literal de la palabra de quienes menos tienen. Todo ello sin que falte un sutil toque de humor en un relato totalmente dialogado. Un abrazo.

    ReplyDelete
  13. Esos matrimonios por conveniencia, siempre vienen cargados de sorpresas...

    ReplyDelete
  14. Una historia con humor siempre es agradable para la vista. La alta sociedad y los plebeyos... Ahí es na... Ha sido un placer leerte. Abrazos y suerte

    ReplyDelete
  15. Inquietante el escenario y tremendo resultado! Una historia muy imaginativa al mismo tiempo que truculenta! Me ha encantado! Saludos!

    ReplyDelete
  16. Poniéndolo así, no parece tan mal trato después de todo...

    Saludos,
    J.

    ReplyDelete
  17. José, me gustó este relato diferente con su toque de humor negro. ¡Menuda parejita!
    Y la frase de “Una cosa es comprar de vez en cuando una que otra lata importada de carne humana, y otra…”. La justificación perfecta de un asesino, diciendo que matar de vez en cuando no está tan mal, lo que no se puede hacer es estar matando todo el tiempo. ¡Impagable! Me pregunto si esto se lo repetirán algunos chalados que pululan por el mundo.
    Mucha suerte en el concurso. Saludos.

    ReplyDelete
  18. Hola, Jose. Si cambiamos la época y el escenario me parece que no tenemos que irnos muy lejos para este tipo de tejemanejes de cara a la galería. Los títulos son la mayor falsa autoestima de la sociedad todavía hoy en día.
    Saludos y suerte.

    ReplyDelete
  19. Hola José , por un momento pensé que estaba viendo "juego de tronos" o una parecida , que barbaridad con estos dos , jajajajaj me a gustado mucho como lo planteas , es un relato muy parecido al que yo escribí no hace mucho , de unos nuevos gobernantes que se alimentaban , de seres humanos.
    Me he divertido leyéndote , besos de flor.
    Pd , la foto del cabezal de tú blog , me a dado un susto de muerte jajajajaj es impactante , te deseo mucha suerte con el reto.

    ReplyDelete
  20. Bravo José,me ha encantado, tu ironía, tu humor negro y el disfraz literario, porque después de todo, salvo el canibalismo físico para el que no falta mucho, los demás detalles repartidos en distintas familias, ya están entre nosotros con mayor o menor disimulo. Elegir esa forma de señores feudales en los diálogos es percta. Pasado, presente y futuro en menos de 900 palabras. Otra vez Bravo. Un abrazo

    ReplyDelete
  21. Hola José, muy buen relato, matrimonio por conveniencia sin importar ciertos detalles como "comprar carne humana enlatada de vez en cuando", humor negro muy bueno, pero por otro lado me lleva a pensar si un día ese hecho no se hará realidad y será la forma que utilice la humanidad para deshacerse de los excedentes de población, en fin, para pensar...
    Saludos, PATRICIA F.

    ReplyDelete
  22. La ONU legalizando el consumo de carne humana...
    Cualquier día.

    Saludos.

    ReplyDelete
  23. Pues me ha parecido, cuandoan empezado los reproches, que íbamos a ver una muestra en directo, pero no. Hay que guardar las formas.
    Siempre mejor la carne fresca, y no te digo la de caza, mucho más gustosa.
    Porfa, pon la aplicacion esa de ña imagenes
    Abrazooo y suerte en el tinter

    ReplyDelete
  24. Genial, José. El tono del relato y el humor negro están bordados. Es satírico y sarcástico. Seguimos viviendo en tiempos bárbaros, no hay duda.
    Un saludo.

    ReplyDelete
  25. Espeluznante plato; humor negro bien servido.
    Suerte!

    ReplyDelete
  26. Hola, José. Vaya relatazo. Dos nobles hablando barbaridades con la finura que les caracteriza. Me ha encantado, mordaz, corrosivo, ingenioso, con un claro tinte de denuncia social. No le falta nada. Enhorabuena.

    ReplyDelete
  27. Ay, José, qué genialidad de relato. Humor negro que recoge en cada párrafo una crítica feroz, y así vas concatenando todas las críticas socioeconómicas...Historia de amor, claro que la habrá, por interés socioeconómico, pues sí, también. Aunque igual acaban devorados todos por el sistema. Enhorabuena! Un abrazo.

    ReplyDelete
  28. Hola, José, Dios no quiera que la ONU siga con el mando porque vaya futuro nos aguarda. De corderos al río, y nunca mejor dicho. Qué relato más fabuloso, a golpe de diálogo vas contando una historia que engloba a toda la sociedad de tu relato, con esa petulancia que desprenden los protas y la sátira reinante en cada frase. Auguro un gran futuro a tu relato, no así a sus protas, que tiene todas las de convertirse en carne de ganado.
    Un abrazo;

    ReplyDelete
  29. Hola, José. Esto si que es un Juego de Tronos y no lo de la tele. Los diálogos fabulosos y los protagonistas abominables, aunque no tanto como la realidad en la que viven.
    Felicidades.

    ReplyDelete
  30. Hola, José:
    Gracias por permitirnos llevarnos a nuestra boca, famélica de historias ingeniosas, este aperitivo de ironía e inspiración.
    Al escribir me cuesta desarrollar escenas dialogadas, admiro tu habilidad al contarlas.
    Un abrazo admirativo, José.

    ReplyDelete
  31. Hola, José. Deliciosos diálogos que hilvanan una historia que remite a otras historias. Ironía a la carta. Excelente trabajo! Un abrazo

    ReplyDelete
  32. Que buen relato. Me encanto leerlo.

    Saludos desde Plegarias en la Noche

    ReplyDelete
  33. Hola Jose, un relato de humor negro, muy negro uff, eso de que es mejor comer carne humana en lata tiene su punto de genialidad, esta parejita se las trae , mejor no ponerse a su alcance no vaya a ser que tengan hambre y decidan comerse algo
    Muy buen relato, te felicito
    Un abrazo y suerte en el concurso
    Puri

    ReplyDelete
  34. Hola, José. Tu relato tiene muchos detalles osados. El primero, el de dialogar completamente el texto. El segundo, el de usar ese lenguaje rocambolesco estilo Juegos del Hambre. Y el tercero, el de ese canibalismo tan hipócrita. Como poco revuelve las entrañas. El detalle de una ONU que promueve el canibalismo como método de control demográfico es, por lo menos, espeluznante.
    Como siempre, no dejas indiferente.
    ¡Suerte con el concurso!
    Un abrazo.

    ReplyDelete
  35. Amores de conveniencia, menú canibal gourmet, diálogo envidia del mejor maquiavelo. Un relato para enmarcar, Jose. Que esté bañado en humor negro no hace más que ensalzar el relato.

    Me gustó el relato, suerte en el Tintero, un abrazo.

    ReplyDelete
  36. Hola José, que ocurrente y espeluznante historia, donde se sigue develando la ambición de poder donde se comen unos a otros, en un sentido literal. Buena narrativa que te conduce a visualizar el canibalismo de los que tienen el poder y son explotados. Solo hay un mundo, pero ellos hacen divisiones de clases desde que se inició la conquista y el poder. Saludos cordiales desde Puerto La Cruz Anzoátegui Venezuela, de; otro lado del océano.

    ReplyDelete
  37. ¡Vaya par! , jajaja. Me encanta la ironía y el cinismo de los personajes. Me evocan demasiadas coincidencias con la realidad en que vivimos. Me gusta mucho el humor del que escribe. Enhorabuena, Jose.

    ReplyDelete
  38. Estupendo relato, una sátira espeluznante y divertida. ¿Quién nos dice que el futuro no pueda ser así, tal como van las cosas?
    He disfrutado leyéndolo, gracias. Un abrazo.

    ReplyDelete
  39. Hola, José: Mis felicitaciones por la originalidad de tu relato; y por mostrar con hábiles ironía y sarcasmo,.los vicios denigrantes de la sociedad.

    ReplyDelete
  40. Hola, inquietante historia la que nos traes.. inquietante sobre todo para los que vivimos en el "tercer mundo", ya que lo unico que nos faltaría es que nos comercializaran en laticas.. excelente relato.. ¡Saludos!

    ReplyDelete
  41. Hola, José. Sí que te has lucido con el relato. Creo que hasta el momento es el prejuicio más creativo y extraño del certamen. Y debo decir que me encantó, no me lo esperaba para nada.
    Mucha suerte en el concurso.
    Un saludo.

    ReplyDelete