Mister Lobo

El Archiduque Valier estaba completamente desesperado y sumido en una gran tristeza. Se le comprende: su hija, la famosa Paula Valier había aparecido muerta junto con los otros jueces de un Reality de TV. El Archiduque no estaba contento con las investigaciones que la policía local adelantaba para esclarecer el confuso y siniestro incidente, de modo que decidió contratar los servicios de un Investigador Privado. Tomo su teléfono celular y sostuvo la siguiente conversación:

— ¿Mister Lobo? Soy yo. Necesito que contrates al mejor equipo de Investigación Criminal. Quiero que me traigan las cabezas de los culpables de la muerte de mi hija.

Se hará como usted ordene — Replico una voz fría e impersonal al otro lado de la línea

Al siguiente día, como ya se le estaba convirtiendo en rutina, el Inspector Carbonell, decidió pasar al Hotel Francés, lugar en donde varias semanas atrás se encontraron los tres occisos. Se dirigió a la habitación en donde se había alojado el difunto Simón de Santillana quien fuera el Juez principal del programa. Normalmente la habitación estaba vacía y únicamente personal policial tenía acceso al recinto, pero la mañana de hoy fue diferente: El sitio estaba plagado de gente que Carbonell no reconocía. Al menos 15 personas estaban allí.

El Inspector no alcanzó a preguntar quien y que diablos quería toda esa partida de extraños, cuando se dio cuenta que un hombre que parecía ser el líder de los demás se dirigió hacia él.

—Inspector Carbonell, lo estábamos esperando. Soy Heracles Cluzo, junto con mi socio aquí presente, el Doctor Watson Puaro, hemos sido encargados por la Corona para esclarecer el caso de la muerte de Paula Valier.

Cluzo era un hombre apuesto ya entrado en años, quizás de unos 60 o 65 abriles, era bastante alto y corpulento, que a pesar de su edad se notaba que aún conservaba una figura atlética y llena de energía, solía hablar con voz potente y segura. Puaro era completamente diferente, de baja estatura, joven y de aspecto débil y sin aplomo.

— Precisamente en este momento estamos a punto de recoger muestras de sangre, saliva, uñas, piel, cabellos y de cualquier otro fluido del cuerpo humano, de ese modo podremos identificar no solo el ADN de la víctima sino también en lo posible el ADN del asesino y de cualquiera que este implicado en estos oscuros menesteres — anuncio Cluzo, como si el mismo se tratara de un presentador de televisión y continuo vociferando— Poseemos los medios más avanzados y sofisticados para analizar e identificar las muestras. Nuestra experta la señorita Fermi procederá a recoger la evidencia.

La señorita Fermi era la anciana aseadora del Hotel, a lo que escucho el llamado de Cluzo entro arrastrando un carrito lleno de traperos, esponjas, jabones y toda clase de artefactos con el fin de cumplir con su ardua labor. Hábilmente saco una escoba y un recogedor y se puso a barrer la alfombra en donde claramente estaba señalado el sitio en donde se hizo la diligencia de levantamiento del cadáver. Luego de que estuvo segura de que todo estuviera limpio y correcto, procedió a tirar la valiosa carga en la misma bolsa negra de basura que había utilizado para limpiar el resto del edificio. La dama se movía tan rápido y con tal gracia que nadie noto que ahora tomo un trapero, lo remojo en aguas negras y dijo con aire de experta:

— Se procede a recoger muestras del ADN sanguíneo —con lo cual comenzó a repasar el trapero en el manchón de sangre que había en la alfombra y cuando termino allí, paso también el artilugio por las manchas que estaban en las paredes. Cuando se vio que había terminado su cuidadosa labor se escuchó la voz de Cluzo, que decía:

—Señorita Fermi, por favor proceda a transmitir las muestras a nuestro super sofisticado laboratorio de investigaciones forenses en Industrias Ishii.

—La anciana dama procedió a meter el trapero en la tasa del inodoro, lo batió y escurrió varias veces hasta que vio que el material quedo limpio y finalmente soltó el agua unas tres veces, diciendo con solemnidad: "Inicio de transmisión de muestras del ADN sanguíneo".

Acto seguido agarró la bolsa negra de la basura y la lanzo por la ventana, con tal precisión que cayó exactamente en el contenedor de un camión de basuras que pasaba por allí, "casualmente".

—Las muestras han sido enviadas al laboratorio — indicó la anciana aseadora — por tanto procedo a retirarme de la escena del crimen.

En ese mismo momento Puaro se acercó a Cluzo y le dijo algo inaudible en el oído. Entonces Cluzo aclaro la garganta fuertemente y dijo: "Señorita Fermi también necesitaremos quedarnos con el trapero y la escoba, por si aún quedan trazas del ADN del asesino allí".

—No es necesario —replicó la interpelada —Ya he transmitido cuidadosamente toda la evidencia recogida en esta escena del crimen.

—Por favor, insisto — dijo firmemente Cluzo, haciendo gesto de pocos amigos y al mismo tiempo Puaro se dirigió hacia la anciana para arrebatarle los delicados instrumentos forenses. Siguió un forcejo entre el diminuto hombrecito y la anciana, el uno jalando hacia un lado y la abuela hacia el otro. Finalmente ella cedió, diciendo galantemente — Muy bien, procedan a la incautación del material forense— mientras le pasaba amablemente a Puaro una escoba, un trapero y algunas esponjas llenas de jabones.

Una vez que la dama vio que ya estaba libre recogió el resto de sus implementos y arrastrándolos salió por la puerta, sin siquiera despedirse.

Ya en el pasillo y donde ninguno en la habitación podía verla, hizó una llamada telefónica:

— ¿Mister Lobo? — El operativo está hecho.

—¿Tiene usted en su poder las muestras del ADN?

— Así es, y no sin gran peligro. Cluzo intento decomisar mi material, pero finalmente sin que se dieran cuenta les deje unos traperos y escobas diferentes a los que yo use para este encargo.

Excelente, señorita Fermi, siempre tan eficiente, yo me encargo del resto.

En la habitación una vez que la anciana especialista en recolección de ADN salió, Carbonell cayó en cuenta que no había nada que hacer allí, las técnicas, recursos y metodologías del equipo de detectives privados obviamente eran superiores a lo que la Policía pudiera proporcionar. Procedió pues a despedirse de Cluzo.

Recorrió al pasillo, tomo el ascensor, bajo 40 pisos y cuando salió, se tropezó con una bella mujer de cabellos negros que portaba un pesado maletín y que a todas luces llevaba bastante afán, ella le dijo: "Buenos Días, Inspector Carbonell" mientras discretamente le paso una tarjeta de negocios. Antes de que Carbonell pudiera reaccionar, la mujer tomo el ascensor, cerro la puerta y comenzó la labor de ascenso.

Carbonell miro la tarjeta, que tenia el logo de un Lobo y esta decía: Doctora Josefina Mengele, Jefe del Departamento Forense de Industrias Ishii -Ofc. 666. Y al respaldo estaba escrito a mano: "Este jueves a las 9:00 am."

Mientras Carbonell organizaba sus pensamientos, cayó en cuenta que el equipo de Cluzo no estaba en la habitación correcta, sino que todo el tiempo hicieron el operativo en el cuarto de Santillana y no en el de Paula Valier. Iba a retornar a las habitaciones para advertirles el error cuando escucho una fuerte explosión, la onda de choque lo lanzo varios metros hacia atrás. Alguien se había tomado el trabajo de borrar el piso entero en donde habían muerto los 3 Jueces del Reality.

------

Leer otros capítulos en:

Sueños de detective (en WattPad)

Relatos similares:

Coleccionistas

Coleccionistas



2:00 am

Iping Marvel, estaba a punto de lograr un gran golpe, se encontraba al frente de la vitrina en donde se exhibía “El Corazón del Océano”, había conseguido con relativa facilidad burlar todos los sistemas de seguridad. Un par de forcejeos más y aquel diamante legendario seria suyo. No había sistema alguno que se le resistiera, por ello era conocido como el “Intrépido y Glamouroso Ladrón Intergaláctico” .

Sus proezas eran conocidas en varios sistemas estelares, había robado los objetos más valiosos en al menos cuatro galaxias y ahora estaba en un remoto y mediocre planeta, olvidado por todos.

Los que habían construido la bóveda en donde estaba guardada la preciada joya de seguro contaban con la tecnología y los medios más sofisticados posibles para salvaguardar el tesoro de sus propios congéneres, pero no estaban preparados para detener a un “Griffinita”, esta era una especie de seres interplanetarios que podríamos asimilar a un espectro invisible, inmaterial e intangible, pero que, por ejemplo con la ayuda de un vestido o en su defecto algunas vendas y unas gafas oscuras podían interactuar con nuestro mundo material. Solo que Iping había logrado un grado de sofisticación bastante notable: Podía ocupar la piel de una persona para operar en nuestro plano existencial. Básicamente la piel para él sería lo que una armadura medioeval representaría para un caballero, excepto que la armadura en este caso estaría vacía, hueca y sin embargo para todos los efectos tendría los movimientos y comportamientos de un ser humano común y corriente. Podríamos pensar pues que Iping era una especie de espectro habitando un “vestido” de piel humana.

Cuando ya estaba por desactivar el último sistema de seguridad para así agarrar el diamante, de repente sucedió algo inexplicable: En la habitación entro una anciana, se trataba de la aseadora de aquella remota e “inexpugnable” bóveda secreta del gobierno conocida como la Unidad 731. La dama iba arrastrando un carrito lleno de escobas, esponjas, jabones y traperos que le permitirían hacer su faena.

Iping nunca contó con que esto pudiera pasar, había calculado todas las alternativas posibles de aquello que pudiera salir mal o que fuera inesperado, y en ninguna de esas maquinaciones aparecía la mentada anciana.

 Buenas noches, Doctor. ¿Trabaja usted hasta tarde?  pregunto la anciana, como queriendo hacer conversación.

 Es correcto. Estoy en un proyecto muy importante. Nada que le preocupe a usted.  Contesto de mala gana Iping

 No recuerdo haberlo visto antes por aquí ¿es usted nuevo?

 Así es, empece a trabajar aquí hace poco  gruñó como queriendo zafarse de la preguntona

— Vaya, pensé que en esta sala solo tenía acceso personal que por lo menos llevara 5 años trabajando en este mismo edificio, ¿no le parece un poco raro?  dijo la anciana, haciendo cara de duda.

 Sí, es que son nuevas políticas  dijo Iping, mintiendo descaradamente, pero ni el mismo se la creía.

 Siendo así, yo le recomendaría que no intente ni siquiera tocar el diamante, o tendré que llamar al “El QuebrantaHuesos” es el oficial de seguridad en turno. Total esa joya que usted intenta tomar podría ser una copia sin valor alguno. Si llego hasta aquí, sabrá que existen 11 diferentes "Unidades 731" distribuidas en los más diversos e inhóspitos lugares. Una está en el Ártico, otra en el desierto e incluso se rumora que tenemos una base secreta en el núcleo de Marte.

 Pues si es el caso robare la Joya de las 11 Unidades, nadie podría detenerme.  Expreso Iping con total disgusto.

 No si yo puedo impedirlo  dijo la anciana  El QuebrantaHuesos te arrancara los testículos como a un lechón.

 Me haces reír, solo por eso voy a matarte rápidamente, voy a destrozarte la cabeza a martillazos y lo haré con gusto  dijo Iping acompañando la amenaza mostrando un pesado martillo de hierro, dio dos pasos hacia la anciana como para quitársela de encima de una buena vez por todas.

El desdichado no pudo dar un tercer paso, porque la anciana estaba presionando un botón del mango de un trapero y al mismo tiempo se escuchó un disparo que le atravesó de lado a lado la cabeza a Iping, pero claro no salió sangre, ni materia gris, ni nada, simplemente la bala entro por un lado y salió por el otro, dejando ver que literalmente no había nada entre ceja y ceja, era un completo cabeza hueca. Y antes de que la criatura pudiera reaccionar, la dulce anciana, presiono otro botón de su trapero “mágico” y una puertilla del piso se abrió justo en donde estaba parado el “Griffinita”.

La caída era de al menos 100 metros, por un túnel de acero de tungsteno que tenía varios orificios por donde salía nitrógeno líquido, cuando Iping finalmente toco el piso su “armadura” estaba completamente congelada. Cayó hecho un bloque de hielo.

La anciana presionó otro botón del sofisticado trapero y dijo a alguien: "Está hecho, pueden recoger el espécimen o por lo menos su armadura, quizás haya escapado, no estoy segura, pero sin piel no son peligrosos, no más que cualquier fantasma descarnado. Eso si, quiero que lo castren. Con lo que quede de piel tambien  podremos capturar a la hembra".

 Muy bien, Piraña Parda. — contesto una voz fría e impersonal al otro lado  se hará como usted indica.

La ancianita volvió a guardar sus instrumentos de limpieza, apago la luz, y salió sonriente de la habitación. Había conseguido un ítem muy preciado para su colección de objetos valiosos.

2:05 am

A varios kilómetros de allí, el guardia de seguridad Muñoz, ve algo en uno de los cientos monitores que vigila y dice divertido: — ¡Eh! Mauricio, acércate y mira la pantalla de la 731.

Mauricio da una rápida mirada y dice  uhm, sí, es esa viejita loca del aseo, a esta hora le da por bailar con las escobas, ora hace como que tiene un fusil, ora hace como si fuera un micrófono, la pobre repite el ritual todos los días, nada raro mi estimado. Ahora viene la parte en la que se desnuda, no es un espectáculo agradable de ver. No querrás saber como usa el palo de la escoba.


CONCURSO DE RELATOS Tintero de Oro, XXVIII Edición: LA GUERRA DE LOS MUNDOS de H.G. WELLS


Cuento relacionado: Como es arriba, es abajo

Como es arriba, es abajo

 

En un mundo en donde todavía no han sido inventados los robots 

implica que aun en las instalaciones más secretas del gobierno 

se requiere contratar a alguien para barrer y trapear los pisos.



Jaimito el hijo menor del panadero de la esquina, tenía que hacer sus deberes escolares, así que ya en casa decidió poner en un tosco y barato microscopio una gota de agua de la grifería del sanitario, allí pudo ver interesantes cosas como amebas, espiroquetas y paramecios.

Le atrajo muchísimo la palidez de las espiroquetas así que decidió ampliar un poco el detalle hasta ver las moléculas que componían el ADN de la creatura, no contento con eso siguió ampliando la potencia de aumento del lente y comenzó a ver los átomos que componían a tan formidable amiguito, le llamo la atención de manera especial ver los electrones girando a lo loco, que decidió estudiar con profundidad tan magnifica partícula (aunque a Jaimito se le antojó que más bien era una mera onda de energía) tanto que decidió ampliarla 100 veces luego 1000 veces más hasta que, ¡puff!, lo vio claramente.



Dentro del electrón comenzó a ver un tejido de cúmulo de Galaxias, miro mejor y pudo individualizar una de ellas, que era espiral y le llamo potentemente la atención una estrella paliducha y débil. Luego vio que alrededor de esa estrella también habían unos minúsculos granos de polvo girando alrededor de ella, por mera casualidad y llevado por la emoción decido fijarse en la tercera mota de polvo, y ampliando la potencia del lente vio que en ese minúsculo cuerpo, habían océanos y continentes. 

Siguió inspeccionando y fijo toda la potencia del lente en una Tierra olvidada de la mano de los Dioses, llamada Aragca. Allí se deleitó viendo las ciudades y la compleja red de ferrocarriles, carreteras y sobre todo las miseras y minúsculas creaturas que poblaban aquel País.

Vio al Rey de Aragca dando órdenes a sus ministros y generales, luego puso su atención en un Rascacielos impresionante que tenía inscrito por nombre "Industrias Ishii", con la ayuda de su microscopio, pudo ver el interior del edificio y se dio cuenta de que no solo estaba construido hacia arriba, sino que la arquitectura también se extendía varios kilómetros hacia el interior del subsuelo.

Allí en una de esas oficinas subterráneas, que tenía inscrita en la puerta el misterioso número "Unidad 731"  (que es la oficina contigua a la del Fat-Boy, aunque esa no tiene nombre alguno que la identifique) encontró a un par de aseadoras charlando animadamente, tanto así que ello llamo la atención de Jaimito que quiso ver y escuchar con claridad lo que decían aquellos dos enigmáticos personajes del mundo microscópico que había descubierto.



Angélica Curie, llevaba relativamente pocos días trabajando en su puesto de auxiliar de aseadora, luego de varios años de entrenamiento había sido designada para ayudar a Anita Fermi en sus tareas para limpiar la misteriosa Unidad 731. En el momento en que Jaimito las encontró estaban el par de damas (que son ya dos mujeres entradas en años) tomando un descanso. Se encontraban las dos sentadas en una modesta mesita tomando algo de café. 

Anita le dijo a la otra — Cuando estés limpiando es importante que no toques nada, algunos de los objetos que hay aquí no solamente son muy frágiles, pero algunos son también muy peligrosos.

La habitación que estaban barriendo y trapeando parecía la estancia de un museo: Habían varios objetos expuestos en vitrinas, algunos protegidos por sendos vidrios a prueba de balas y explosiones.

—En especial ten cuidado con la ametralladora 

—¿Cuál de todas?  — pregunto inocentemente Angélica

—Aquella que está en un rincón, al lado de los tubos de ensayo llenos de átomos del gas Kriptón. Esa la encontramos tirada en un basurero de la estación de policía, nunca se supo de quién era, la única pista es un dardo tranquilizante que también se encontró muy cerquita de esa horrenda arma.

—¿Y qué es lo que está guardado en la siguiente vitrina? —siguió interrogando Angélica

—uh, no querrás saberlo, pero bueno si vas a estar a diario limpiando el piso de este lugar es mejor que lo sepas, es una máquina de escribir de las antiguas y algunas hojas de papel. NADIE en sus cabales se atreve a tocar los vidrios que separan esos condenados objetos del resto de la estancia. Si un día vas a manipular la cosa, te recomiendo que te pongas guantes de carnaza. —advirtió solemnemente Anita, haciendo gesto de preocupación y disgusto.  

—Más importante es la urna en donde hay unas semillas muy interesantes, creación del Doctor Ayahuasca se dice que tienen poderes y propiedades misticas, o aquella en donde está una cámara de seguridad del auto patrulla del Inspector Carbonell, o la vitrina en donde hay unos guantes transparentes hechos de un material hasta hoy desconocido para nuestros científicos. O la que contiene un espejo mágico  —dijo Anita como para distraer un poco la atención de Angélica acerca de la máquina de escribir.

(Jaimito le dio una mirada al espejo y vio claramente a alguien al otro lado del espejo también escuchando con atención al par de aseadoras y a su vez el ser al otro lado del espejo estaba moviendo la mano como saludando al chiquillo, pero las aseadoras no parecían darse cuenta de ello)




—No lo sé, no me llaman la atención esos, más bien lo que siempre me ha intrigado es lo de la muñeca, esa que no está en una vitrina, sino más bien en una celda —replico a su vez Angélica

—oh si, esa es bien interesante, la tienen en una bóveda de alta seguridad, todo está forrado en acero reforzado, techo piso y paredes, la puerta tiene barrotes y encima de eso todo está recubierto por un vidrio blindado de varias pulgadas de espesor para que podamos ver que ocurre adentro - anuncio Anita como si ella misma hubiera diseñado la tenebrosa celda.

—Bueno si, pero ¿todo eso para guardar una muñeca de palo?, que además la tienen amarrada con camisa de fuerza y bozal a lo Hannibal Lecter. ¿No se te hace muy exagerado? Y por si no fuera poco afuera de la celda hay un par de lanzallamas como si temieran que la muñeca se fuera a escapar. Yo personalmente no le veo porque tanta precaución para un pedazo de madera. Desde que yo estoy aquí jamás se ha movido. —Protesto Angélica

—Bueno si a eso vamos, yo en todos mis años de servicio tampoco he visto que la dichosa muñeca se haya movido, ni un parpadeo o movimiento de labios, pero los Jefes quieren que así sea, ellos dijeron que era un ser muy peligroso —indico Anita con cierto aire dubitativo

—Si fuera tan peligrosa, como dices, ¿por qué mejor no la desarman?, total veo que a la muñeca le falta un pie.

—Tienes razón Angélica, sería bueno hacer la sugerencia que propones

—¿Y más allá, que es lo que hay? Eso que parece como un ojo o una lente.

—Oh, si eso, bueno es algo que trajeron de Mimas, parece es como bien dices el ojo o la lente de una computadora, que fue lo único que quedo de la explosión de una nave extraterrestre

—¿Extraterrestres? —dijo con cara alarmada Angélica —y ya un poco disgustada creyendo que Anita le estaba gastando una broma

Iba a continuar preguntando más cosas Angélica, pero en ese momento Jaimito perdió un poco el control del microscopio, dado que el aparato era de bastante mala calidad, al día siguiente haría su informe escolar narrando todo aquello que había visto y escuchado para así satisfacer las demandas de su profesor, de seguro los demás chicos de la escuela presentarían trabajos similares. 



Interrogatorio



En una sofisticada instalación Policial, los detectives han "invitado" cortésmente a su sala de interrogatorios a dos sospechosos de haber participado en el triple crimen de los Jueces de un Reality de Televisión. 

La horrenda muerte de la  Duquesa Paula Valier,  Simón de Santillana y Howie, todos tres en la misma noche y bajo circunstancias extrañas, había conmocionado al país y también a la comunidad internacional. Las fuerzas policiales habían trabajado a doble jornada y empleado sus mejores recursos, todo indicaba que dos de los participantes del Reality, El Ventriloquista y la Bailarina de Ballet eran la clave para resolver el misterioso crimen.



El Ventriloquista tenía un aspecto siniestro, parecía un antiguo caballero Ingles de la época Victoriana, vestido con capa y sombrero de chistera, de mirada penetrante. La detective Ada Skully,  a cargo del interrogatorio estaba desesperada, pues el sospechoso sentado en frente de ella, en una muy sobria, pero firme mesa de metal, luego de varios minutos no articulaba palabra alguna. Sin dejar notar su impaciencia Ada se paró lentamente y se situó detrás del Ventiloquista y le dijo al oído con una voz susurrante:

—Mira bufoncito barato, no sé que clase de jueguito te traes entre manos. Voy a salir de esta sala por cinco minutos, al volver quiero que comiences a cantar lo que sabes, porque si no es así, voy a sacarte los intestinos por la boca y vas a terminar creyendo que dos más dos son cinco.



En el pasillo afuera de la sala en una incómoda butaca de varios puestos estaba sentada Tina, la Bailarina de Ballet, esperando su turno  de ser interrogada. Skully se sentó al lado de ella y dijo al aire — No quiere hablar, me rindo

A lo que Tina soltó una larga y sonora carcajada. 

— Es que el Ventriloquista, solo puede hablar a través de alguien bien sea un muñeco de madera o de otra persona, podrías cortarlo en pedacitos y no le sacarías ninguna información, pero si quieres yo puedo servir de medium en el interrogatorio.

— Muy bien, si esa es la solución, por favor pasa entonces conmigo a la sala.

Tina se sentó al lado del Ventiloquista y la detective en frente de ellos y dijo súbitamente: ¿Cómo fue la última vez que vio usted a los Jueces del Reality?

A lo que termino la pregunta el Ventiloquista comenzó a mover imperceptiblemente los labios, pero salía una voz potente de ultratumba por la boca de la bella Bailarina (que estaba torciendo los ojos hasta dejarlos en blanco). Y la voz decía:

Santillana nos invitó a algunos artistas al Lobby del Hotel Frances, que fue el lugar en donde estaban alojados los tres Jueces, él y Paula Valier estaban muy interesados en Bellana.

— ¿Quién es Villana?

BE-LLA-NA es la muñeca que lleve al programa, es muy sexy. Si alguien sabe que ocurrió aquella noche en donde fueron asesinados los tres Jueces es mi Bellana

— ¿Me esta usted insinuando que el único testigo que tenemos del crimen es un objeto inanimado? —dijo Skully mirando con cara de enojada a la Bailarina.

Usted no entiende. No es cualquier muñeco de madera, Bellana tiene vida propia, ella viene de un planeta que gira alrededor de Ork-IV, por eso les interesaba a los Jueces. Querían que yo les dejara a Bellana hasta la madrugada. No deseaban que yo subiera con ellos al cuarto, pero si iban a quedarse con la muñeca al menos por esa noche para tener sexo con ella.

— ¿Los tres Jueces querían hacer una sesión de sexo pervertido con la muñeca? Esto es lo más absurdo y ridículo que he escuchado

— No mi Howie — dijo con voz propia Tina — Howie, quería pasar la noche conmigo, los únicos con perversiones obscenas eran Simón y Paula

¿Entonces la última persona que vio con vida a Howie fuiste tú?

— No detective. Howie subió solo a su cuarto, yo me limité a darle un beso apasionado, me despedí de él y salimos el Ventriloquista y yo al mismo tiempo  por la puerta del lobby, mientras vi como tomaban los tres jueces el ascensor, Simón llevaba cargada en los brazos a Bellana — volvió a replicar con voz propia Tina



— Lo que ustedes dos insinúan no tienen ningún sentido, prácticamente me están diciendo que fue un muñeco de fabricación extraterrestre lo que asesino a los Jueces.

A lo que Tina retorno a su papel de medium, torciendo los ojos, y volvió a replicar usando la potente voz de ultratumba del Ventriloquista, diciendo:

Nunca he dicho que Bellana sea un muñeco extraterrestre. Es simplemente un extraterrestre, un visitante espacio-temporal venido de Ork-IV, que por casualidad se materializó en este mundo tomando forma de muñeca de madera. Ahora bien puede que haya cometido los crímenes, como puede que no, yo sugiero que la sometan a interrogatorio también, lo malo es que no la he vuelto a ver desde el día en que los jueces se suicidaron, Bellana esta desaparecida.

— Escuchen, ni por un momento creo en la absurda historia del extraterrestre, pero si entiendo que ustedes son solo un par de embusteros y embaucadores profesionales que puede que no estén implicados en estas muertes, pero en todo caso voy a emitir una orden de búsqueda para la tal Bellaca, porque si es cierto lo que dicen, resultaría que ella sería nuestro testigo estrella para resolver este misterioso caso que cada vez se pone más y más complicado. Mientras tanto, solo como medida precautelativa, a ustedes dos los voy a enviar arrestados por 15 meses y un día a la cárcel por obstrucción de la justicia, sin derecho a apelación.





---

Relacionados:

Aragca Tiene Talento

Quince minutos

La gran dama de Mimas

La fuente de la juventud

Un dia de trabajo

Cuarto de Hotel

--

Externo:

Mork de Ork

---