La caja envenenada. Ilustraciones demiurguicas (Relato Juevero)

El presente relato hace parte de la convocatoria 'Cada jueves un relato', esta semana a cargo del Demiurgo de Hurlingham. En este enlace están los detalles y condiciones para participar. Como de costumbre se realiza un ligero cruce entre los personajes del Maraverso con algunos de mis historias de Aragca. 



El equipo de detectives entro en una de tres las escenas del crimen triple de los Jueces de un Reality, no era la primera vez que la policia investigaba el cuarto en donde murió Howie, pero por rutina se acostumbraba que equipos diferentes volvieran a repasar la escena para buscar algún detalle clave o para confirmar una pista importante.

La Cadete Mariana Blanca había sido asignada como oficial de escolta al equipo de los insignes detectives (y pareja en todo sentido) de Boris y Doris, para que los acompañara y asistiera en las diligencias forenses. Viendo a los Maestros del arte de seguro aprendería bastantes técnicas.

Mariana veía como se movían con elegancia y fluidez Boris y Doris alrededor del fatídico lugar, casi como si los detectives fueran bailarinas de Ballet haciendo una presentación en una lujosa tarima de algún teatro importante. De repente escucha decir a Doris: "¡Aja!, aquí hay algo muy interesante". Detrás de un mueble la detective cuidadosamente extrajo varios misteriosos dibujos, hechos a mano.

A lo que Boris sacando una gigantesca lupa para examinarlos mejor, dijo: "ummm, creo que conozco al autor, la técnica es inconfundible, en todo caso consultaré con una conocida experta en el tema". Y con ello procedió a guardarlos con todo el cuidado en un sobre de la oficina de policía y los metió en un maletín. 



Ese mismo día al caer la noche, una figura felina se deslizó sin ser percibida en el apartamento de Boris y hábilmente extrajo el sobre del maletín, sustituyéndolo con otro sobre igualito. Sale sin ser detectada del apartamento y en un paraje aislado y desierto se encuentra con una mujer.

— ¿Estos dibujos me permitirán tener hijos? -pregunta la Detective Ada Skully

— Por supuesto que si, amor mio.

—Ok, gracias gatita — le responde sensualmente Ada

—Ja, ja, Mi nombre es Duality. No es 'gatita'.

—Esta bien, no te enojes, minina peligrosa, la paga será la acostumbrada.

—Purrr, purrr, siempre me encanta trabajar contigo, ratoncita - dijo la mujer felina mientras se relamía el dorso de las manos.

Ada le entrega una cajilla con polvo de oro, Duality hace una rápida verificada al contenido mientras le da un sensual beso y al mismo tiempo le sostiene con firmeza la barbilla con un par de uñas (o garras) muy afiladas y literalmente desaparece en la bruma, como si fuera un fantasma. La detective con cara de disgusto saca un encendedor y procede a quemar el contenido del sobre mientras un hilillo de sangre le corre por la quijada. Y dice al aire no muy convencida y en tono marcadamente hipócrita:

—Sorry, Gatita número 666,  tuve que hacerloLa Facción Fantaso te envía saludos. 

Escupe al piso y se marcha en su lujoso automóvil.  


En el hiperespacio, de vuelta a casa, Duality contemplaba con tristeza e impotencia, como uno de sus múltiples clones moría horrendamente




Relatos Relacionados:

Aragca Tiene Talento

La gran gala

Reencuentro

Enlace Externo

Presentacion del personaje Duality