Frances



En Londres, en el año 1851, la sociedad inglesa se encontraba en pleno auge. De todos los rincones del mundo civilizado han llegado los mejores jugadores en el arte del ajedrez para definir quién es el número uno. 

Frances Carpenter Nethersole, una distinguida dama perteneciente a la alta sociedad, decidió hacer una visita a la lujosa mansión de Lady Wyvill, una mujer de renombre y prestigio en esos días. Ambas compartían una posición privilegiada en la sociedad y disfrutaban de los lujos y comodidades que ello implicaba.

— Querida Lady Wyvill, tengo algo que compartir contigo, algo que he mantenido en secreto durante mucho tiempo. Es una historia extraordinaria que involucra a mi esposo y cómo lo ayudé a convertirse en un famoso jugador de ajedrez.

— Estoy ansiosa por escuchar tus historias que son siempre fascinantes 

Frances asintió y comenzó su relato, eligiendo sus palabras con cuidado.

— Todo comenzó hace muchos años, cuando yo era solo una arañita insignificante, viviendo en un rincón de la escalera en la casa en donde se alojaba un tal Ulbert Abramanovich, descendiente en línea directa de Don Segismundo Garcia, el exorcista calvinista de Aragca. Ulbert era un hombre solitario, y poco a poco desarrolló un afecto especial por mí. Un día le di una buena picada a Ulbert en la mano tal cual como lo había yo calculado.

— ¿Qué sucedió exactamente, Frances?

La picadura tuvo el efecto esperado. Comencé a crecer, casi al tamaño de una tarántula. Fascinado por este fenómeno, Ulbert decidió alimentarme con su propia sangre dia a dia. Con cada gota que consumía, yo me transformaba lentamente en una mujer. Al principio, era vieja, fea decrépita, pero a medida que consumía más de la sangre de Ulbert, mi apariencia se volvía joven y hermosa.

— ¿Y como te encargaste de Ulbert a fin de no dejar rastros sospechosos?

— A medida que me alimentaba de él, Ulbert se debilitaba y enfermaba cada vez más. Sus amigos notaron su deterioro y se preocuparon. Pero cuando dejó de presentarse en sociedad, decidieron acudir a las autoridades para buscar ayuda. Me vi obligada a huir, dejando a Ulbert agonizando.

— ¿Crees que Abramanovich aún esté con vida?, eso podría traernos serios problemas

— No lo sé, creo murió, pero no me he atrevido a comprobarlo, podría comprometer mi posición en la sociedad, es mejor dejar ese asunto lo más tranquilo posible



— ¿Y cómo llegaste a conocer a Howard Staunton?

—  Después de huir de la casa del descendiente de nuestro enemigo, me uní a una troupe de actores Shakesperianos a fin de encontrar sustento y sobrevivir. Fue allí donde conocí al hijo bastardo de Frederick Howard, el quinto Earl de Carlisle. Le vi potencial y le enseñé a jugar ajedrez, el chico través de su propio talento y dedicación, se convirtió en un formidable jugador, alcanzó fama y fortuna. Fue allí cuando él decidió adoptar el nombre de "Howard Staunton".

— Frances, lo que has hecho, es cambiar el destino de alias "Staunton" y alterar la realidad. Puede tener consecuencias impredecibles en la continuidad del tiempo, para este momento el ajedrecista más importante debería ser un caballero Gascon y no "Staunton". ¿Estás segura de las implicaciones de tus acciones?

— Lady Wyvill,  comprendo la gravedad de lo que he hecho. Ayudando a Staunton ayudamos a nuestra Hermandad, pronto seremos más de nosotras y podremos tomar venganza sobre todos nuestros enemigos.

— Te aconsejo encarecidamente que seas más discreta. Por nada del mundo se debe revelar la existencia de la Hermandad  y de su capacidad para cambiar los destinos de la humanidad.  Mantén este conocimiento en secreto, únicamente debes revelarlo a las otras Hermanas que están operando allá afuera en circunstancias similares a las nuestras.

— Tienes razón, Lady Wyvill. Seré más cautelosa para que el secreto permanezca oculto. La humanidad no está preparada para descubrir esta verdad. 

—  ¿Sabes si por casualidad la esposa de Adolf Anderssen pertenece a la Hermandad? 

— La he visto solo un par de veces, es una criatura bastante rara, es posible que sea una de nosotras, se hace llamar Frau Zaida Schwarzewitwe.

— Asegúrate que sea una de las nuestras y no de la "otra" Hermandad — apuntó Lady Wyvill con un gesto bastante grave y solemne — estamos inmersas en una partida mortal, donde las jugadas son mucho más complejas que las del ajedrez. La línea entre la realidad y la manipulación se ha vuelto borrosa, y no se sabe en quién confiar. Hemos ganado mucho, no podemos dejar escapar nuestro momento de éxito con un movimiento torpe. No me gusta para nada el nombre de esa Frau.

— Estoy comprometida con nuestra causa, Lady Wyvill. Haré todo lo que esté a mi alcance para mantenernos a salvo y asegurar que nuestra Hermandad siga prosperando. Juntas, prevaleceremos en esta partida mortal y alcanzaremos nuestros objetivos.

En ese momento, Lady Wyvill dejó escapar un suspiro preocupado y habló con seriedad.

— Frances, debo revelarte algo que acabo de descubrir. Ulbert Abramanovich, nuestro antiguo enemigo, sigue vivo y ahora se hace llamar Paul Morphy. Es el mentor de Zaida Schwarzewitwe y ha estado urdiendo planes en las sombras. Esto complica aún más nuestra situación.

— Lady Wyvill, debemos tomar medidas inmediatas para asegurarnos de que Staunton no tenga contacto con Morphy. Si estos dos jugadores se encuentran, podrían desencadenar una serie de eventos que pondrían en peligro todo lo que hemos construido.

— Estoy de acuerdo, Frances. Debemos ser astutas y manipular los hilos del destino para evitar ese encuentro.

— Lady Wyvill, cuente conmigo para hacer todo lo necesario. Utilizaré todos mis conocimientos y recursos para mantener a Staunton alejado de Morphy. Nuestro éxito depende de ello, y no permitiremos que el destino sea manipulado por aquellos que buscan socavar nuestra Hermandad.

— Una última cosa querida Frances, quiero que conozcas a otra hermana bastante joven e inexperta, es una noble rusa, su nombre por el momento es Hahn von Rottenstern. Quiero que la tomes bajo tu protección y cuidado, juntas deberán ir a la India, en donde ella aprenderá muchos secretos místicos y escribirá sendos libros, que inflamaran la mente de la Aristocracia Germana del próximo siglo, gracias a ello antes que sea 1950, millones de almas serán ofrecidas en cruento sacrificio a la Suprema Araña.

— Se hará como tú digas, Hermana.


https://en.wikipedia.org/wiki/London_1851_chess_tournament

La historia detrás del cuento: 

Por mucho tiempo he sido aficionado al juego del ajedrez, le he dedicado tiempo a su estudio, pero con poco éxito, siempre lo he jugado mal. Y una de las causas es que cuando voy a estudiar ajedrez en vez de ser juicioso e ir al tablero me pongo a leer con entusiasmo las vidas y anécdotas de los grandes jugadores, he repasado la historia de esos campeonatos y con toda esa información, me he atrevido a hacer uno de mis primeros relatos de trasfondo histórico en Londres victoriano, para explicar el porqué Staunton nunca quiso enfrentar a Morphy. 

¡ABRE LOS OJOS!

El vadeReto de Mayo de 2023 propone lo siguiente:

Imaginad que…

«Tenéis los ojos cerrados. No estáis durmiendo profundamente, solo relajados. Sentís un confortable y placentero momento de paz. Así que, mantenéis la oscuridad en vuestra mente y saboreáis ese instante.
Pero, súbitamente, oís una voz que os susurra…»

¡ABRE LOS OJOS!

Y al abrirlos, en medio de la oscuridad, solo veis esto:




— ¡Zaida,¡Zaida! Abre los ojos

— ¿Qué? 

— Has vuelto a hacer otro de tus viajes y has quedado fatigada

— ¿Quién eres?

— Mejor pregúntate tú misma ¿Quién soy?

— ¿Sufro de amnesia o algo así?

— Ya te lo he dicho, hiciste un viaje. Un viaje MENTAL, algunas veces eso te deja bastante fatigada o al menos confundida por unas horas.

— Entonces significa que tú me conoces

— Desde hace EONES que te conozco, he sido testigo de muchos de esos "raptos místicos" que tienes.

— O sea, ¿te quedas aquí mirándome mientras mi mente se va a algún lugar?

— Bueno, no precisamente, solo una parte de mí lo hace, yo también tengo cosas que hacer.

— pues me intriga todo lo que dices, háblame de mí

— Eres un habitante de la "Dimensión Prisma", como yo. Estamos aquí encarcelados en las lunas de un gigante gaseoso. Los seres de una roca con agua que gira en torno a la misma estrella a la que pertenece el gigante con anillos, lo llaman Saturno.

— ¿Encarcelados? ¿Es que somos criminales?

— No exactamente. Hemos sido encontrados culpables por nuestras acciones. En mi caso se me acusa de haber destruido toda vida de la Galaxia de Andrómeda. Cosa que ni remotamente hice o al menos no tenía intención de hacer.

— ¿Qué ocurrió?

— Hace millones de años, cuando estaba libre, usaba yo un cuerpo que encontré en el "Universo Limbo", resultó que la química y la física de dicho cuerpo era incompatible con Andrómeda, sin querer envenene toda esa galaxia cuando pasé por allí. Como resultado, nada puede vivir en esa galaxia, quedó estéril y vacía, para siempre. No le gusto a las autoridades de la Dimensión Prisma y me encarcelaron aquí, en la luna Enceladus.

— ¿Y yo por qué estoy encarcelada?

— No es claro el motivo, parece que en tus viajes has tenido bastante diversión

— Espera un momento. No estoy en Enceladus. Esto es más bien .... MIMAS.

— Veo que comienzas a recuperar tus recuerdos, es cierto yo estoy en Enceladus y tú en Mimas

— Y nos comunicamos telepáticamente

— No exactamente, pues no tenemos cuerpos, no es telepatía. Simplemente, somos capaces de comunicarnos, no importa que yo este en este universo y tú en otro. El enlace está creado.

— Ve más despacio. No tengo cuerpo, estoy encerrada en una luna de alguna galaxia, en un Universo perdido, en un mar de trillones de tantos otros. Déjame asimilo un poco todo ello.

— Toma todo el  tiempo que quieras, no faltaba más

— A ver, si recuerdo haber estado en la piedra con agua que dices, muchas veces.

— Cierto les has agarrado cariño a ese lugar

— Ya entiendo, aunque mi “esencia” como ser está aquí “atrapado” en Mimas, mi mente es capaz de habitar múltiples cuerpos al mismo tiempo, en diferentes dimensiones, universos y mundos.

— Exacto. Puedes hacer eso y mucho más.

— Recuerdo haber vivido en un clan de los Neanderthal. Recuerdo haber visto la primera gota de lluvia que cayó en la Tierra.

— También te tomaron por Diosa en la Antigua Grecia

— He ido a los Universos de Antimateria

— Conoces los mundos de la muerte

— Es verdad, precisamente en este mismo instante llevo vidas en varios de los infiernos del Dante Alighieri, el Tártaro, el Sheol y la Gehenna

—Y también has sido un alma en los cielos

—Si estoy en los cielos, paraísos, Nirvana y Valhalla

—Eres una doncella virgen del harem de un Iman en el paraíso musulman

—Y soy una Valkyria noruega que se sienta entre  Odin y Leif Erikson para tomar sendos barriles de cerveza todos los dias

— Estuviste en un SITCOM de ciencia ficción en la television gringa de 1950

— No me lo recuerdes, me tocaba estar encerrada en la casa haciendo oficios varios esperando a que el bueno de mi marido volviera del trabajo para tener mal sexo conmigo. Solo pude escapar el día en que los directivos cancelaron el programa por bajo "rating", después de cuatro temporadas al aire.

— Y has estado en la octava dimensión

— Recuerdo haber habitado en la mente de un escribidor

— Sí. Fue el que se enamoró de ti

— ¿Y yo de él?

— No. Por supuesto que no. Solo lo hacías sufrir.

— No es cierto. Recuerdo vívidamente que yo compartía mi ser con sus recuerdos más íntimos de juventud. Luego me di cuenta que no era un ser humano, sino que yo había caído en las entrañas de una inteligencia artificial que escupía textos. La famosa Chata-GPT.

— También fuiste una mujer planta

— ¡Maldición!. Mi hermana estuvo allí. —dijo Zaida dejando escapar una lágrima 

— Cierto. Me contaste esa historia triste ya hace bastante tiempo

Zaida iba a continuar, pero solo dejo escapar un grito de dolor, ya no pudo contener las lágrimas y continuo entre sollozos

— Fui una niña tocando el clavicordio

— Esa historia no me la habías contado

La cara de Zaida se contrajo en un gesto de ira

 — Tengo que volver a La Tierra, alguien tiene que pagar por lo que me hicieron

— Primero debes esperar a que aparezca un avatar conveniente. La niña que mencionas aún existe. Puedes volver a ella, pero hay reglas: Tu ser principal SIEMPRE estará aquí en Mimas, encerrado. En tus viajes solo un fragmento de tu mente permanece en el Avatar de elección. Cuanto más tiempo permanezcas viviendo la vida del avatar, más y más te debilitas aquí.

— Es solo cuestión de que alguien me pague una deuda y volveré.

===

Relatos relacionados:

Abre los ojos - Version arácnida o Aragnida !!

Un Clase IV

Una tarde en Mimas

Treckhius

La gran dama de Mimas

Deudas por cobrar

Angustia en el espacio

yo visite la realidad ultima

Instantes Infinitos

Asteroide B-612

Todas las teorias blasfemas

La Barraca

Scibernetica-IV

Alma 1792

Una tarde en Mimas - Relatos Jueveros

Me uno esta semana a la comunidad Juevera. Esta semana Marifelita propone el tema de la Musica.

Pero hay una condición: Se puede utilizar las imágenes compuestas por el artista Lluiz Rizzo Rey.

Por mi parte encuentro que la modelo de la imagen que elegí se parece a mi idea de Zaida, vestidos y cabellos incluidos.

Este es un relato que escribí tiempo atrás pero bien vale la pena reencaucharlo y traerlo a los Jueveros




 

 

Tuvimos que intervenir rápidamente: Zaida se había vuelto loca mientras interpretaba la "Sonata Aurora" y quería ser recordada como:

"La Clavicembalista de la Muerte"

Se había imaginado como una especie de vengadora serial,  la hermosa dama encantaría a sus víctimas mientras ejecutaba sensualmente las notas del instrumento, creando melodías hipnóticas como un preludio a la estrangulación de su amante en turno utilizando alguna cuerda arrancada del bastidor, lo cual producía que una de las teclas no tuviera sonido alguno.

Nos dijo que si Heydrich fue El Violinista de la Muerte, ella lo seria otro tanto pero a su propio estilo.

Nosotros no podíamos dejar que un acto tan aberrante y canalla fuera asociado al noble instrumento, tuvimos que apresarla y dejarla encerrada en una de la Lunas más alejadas de Saturno, sola y desamparada, en donde no pudiera hacer daño alguno a la humanidad y claro SIN el clavicémbalo, al que reparamos pronto y con cuidadosa diligencia.

(Nota: Como no somos gente cruel al menos le dejamos un Clavinet que es más adecuado para el arte que ella practica)










ALMA ?* - 1792+


Marusa y Angus McHabil, el hombre fuerte del circo, se encontraban en un paraje remoto al Sur de Aragca, en la zona colindante con el país de los Valier. Estaban en las afueras de una pequeña comarca que alguna vez fue parte de los dominios de una familia de Marqueses conocidos como los Braganza Barrenetxea.

Ante ellos estaba una tumba abierta, o mejor dicho, que ellos acababan de abrir. En las inscripciones de la lápida se alcanzaba a leer el nombre ALMA, de nacimiento desconocido y considerada fallecida en 1792. Era una tumba modesta aunque ciertamente antigua y olvidada.

Por varias horas, Angus había cavado hasta tocar el sarcófago de piedra que estaban buscando, algo muy extraño para una tumba de tan pretendida modestia.

Con cuidado, Angus quitó toda la tierra alrededor del sarcófago con el fin de poder separar fácilmente la tapa, que aunque pesada para un hombre normal, no le fue muy difícil para alguien con el extraordinario físico de Angus. Dentro del sarcófago estaba tan solo un esqueleto sucio de una mujer, quizás no mayor de 13 años, pero llamaba la atención una serie de cuerdas de cuero, bastante podridas, que estaban alrededor del cráneo.

— Con toda seguridad esta es la que buscamos — anunció Marusa, al mismo tiempo sus ojos brillaron con especial entusiasmo.

— ¿Cómo podemos estar seguros de que estos sí son los restos correctos? Ya otras veces nos hemos equivocado. Además, no veo que tenga anillos en las manos, a no ser que "otros" antes que nosotros hayan hecho una faena similar a la nuestra y se hayan llevado las joyas — indicó Angus con gesto algo enojado.

— Mi querido Fortachón, es un mito que el cuerpo de Zaida haya sido enterrado con joyas y homenajes. Es más bien al contrario, en la precariedad se distinguen los restos auténticos.

— Ja, ¿cómo es eso Marusa? Se supone que Zaida era una princesa muy sofisticada y con riquezas más allá de la imaginación.

— Te lo digo y te lo repito, son mitos y leyendas que se han formado desde la época en que murió hasta nuestros días. Puedo contarte como ocurrieron "en realidad" todos los eventos relacionados con estos restos que tenemos aquí ante nuestros ojos.

— Dale mujer, soy todo oídos, cuéntame cómo llegó este esqueleto aquí.



— Muy bien, presta atención a la historia. Se dice que una tal Baronesa de nombre Johana Mazarredo, bastante pobre ella, aunque muy educada, tenía una hija que acababa de menstruar por primera vez y, por tanto, en edad de casar. La chiquilla era de aspecto un tanto lánguido, aunque de una belleza bastante singular y a la cual le encantaba pasar horas y horas sentada tocando un clavicordio. Poco o nada le interesaban los nobles pretendientes con los que su madre la quería emparejar; muchos de ellos concluyeron que la chica no serviría de esposa. Desesperada, Johana decidió consultar al Pastor de la comarca, Don Segismundo Garcia, que era un reverendo formado en las doctrinas calvinistas y podía recitar de memoria todos los escritos del Doctor Martín Lutero.

Don Segismundo, luego de observar a la extraña niña y hacerle algunas pruebas de rigor, quedó convencido de que se trataba de un caso de posesión diabólica y convenció a Johana de que aquella muchacha que tocaba el clavicordio no era su heredera,  sino que se trataba de una criatura maligna que había sustituido el cuerpo de lo que alguna vez fue su hija.

El Pastor le dio una poción a Johana para que le fuera administrada a la criatura antes de las seis de la tarde, la cual la haría dormir profundamente. Johana proporcionó dicha sustancia a Zaida que tocaba el clavicordio en la cena de la tarde y esta quedó profundamente dormida.

Sin perder tiempo, el Pastor procedió a colocarle una pequeña cruz de madera en la boca y con un hilo le cosió los labios para que no la fuera a escupir, y le rodeó la cara con correas para asegurarse de que el talismán permaneciera en la boca de la poseída. Luego procedieron a montar a la muchacha en una carroza, para llevarla lejos de allí.

Se dice que Don Segismundo viajó durante varias horas hasta otro pueblo en donde, junto con su superior, colocaron viva a Zaida en este sarcófago y lo cubrieron de tierra, marcando la tumba con una lápida con el distintivo de ALMA ?* - 1792+. Anclando aquí mismo uno de los posibles cuerpos de Zaida a este mundo  material y su alma sepultada y encadenada por los Querubines en algún lugar perdido entre los abismos estelares.

— Pues todo coincide según tu historia querida Marusa. No quedaría duda de que estos son los restos que buscamos.

— Deben ser los restos; sin embargo, revisa la mandíbula del esqueleto a ver si tiene la dichosa cruz de madera.

Angus, sin mayor cuidado, procedió a quitar todas las correas de cuero que rodeaban la calavera de Zaida y al poco rato mostró a Marusa la cruz de madera, un tanto estropeada por el azar del tiempo y las circunstancias.

— La hemos encontrado — dijo triunfante Angus, lleno de entusiasmo.

Pero Marusa no estaba para celebrar; Angus se dio cuenta de que la mujer le estaba apuntando con un revólver.

Marusa no dudó ni un momento en hacer uso de su arma; en el sarcófago ahora también yacía Angus. Ella tomó la cruz de madera diciendo:

"Gracias, querido Angus, pero esto es lo único que necesito. 

Y tú, querida 'Alma', ahí tienes alimento. 

Tu clavicordio volverá a sonar de nuevo".

Marusa observó con una mezcla de temor y fascinación como una débil luz comenzaba a emerger de entre los restos de su antiguo compañero, la luz se fue haciendo mas y mas fuerte hasta que prácticamente la encegueció por unos instantes y luego súbitamente desapareció. Marusa estaba sorprendida aunque sabia exactamente que estaba ocurriendo.  

Alma, ahora revivida, gracias al cuerpo y sangre de Angus, parpadeó lentamente mientras intentaba asimilar su nueva existencia. La confusión y el desconcierto se reflejaban en sus ojos, había en ellos un destello de maldad y pureza al mismo tiempo. Marusa la contempló con algo de duda e inquietud, su mano izquierda apretó sin querer la cruz de madera en gesto involuntario de protección.

"Es tan solo un cuerpo animado, sin alma", se dijo a si misma Marusa para lograr algo de sosiego.

===

Otros relatos de ALMA



Combatiendo la hoja en blanco

Muchas veces sucede que la gente que escribe se encuentra sin ideas. Adelantándome a los hechos he estado siguiendo desde el 2020 esta costumbre para evitar ese problema:

En blogger se puede mantener una "entrada" en el estado de "borrador", pues bueno cada que tengo una idea para algún cuento no la escribo de inmediato sino que apunto una corta frase en un "post" de borrador  para así en el futuro desarrollar la idea.

Muchas de esa ideas según esa técnica se MUEREN, y la razón es sencilla: como me dejo un recordatorio muy vago puede que meses después la idea no me entusiasme mucho o ya no recuerde exactamente que era lo que estaba yo pensando.

Sin embargo a veces SI me acuerdo y logro de esas ideitas escuetas sacar algún escrito.

Dejo aquí un video corto con algunos de esos post que tengo pensado algún día darles vida.

También es cierto que hay ideas tan poderosas que no me dejan descansar y paso y las escribo de una vez, sin pasar por "borrador", porque se que las ideas se enfrían.

Pero en fin tengo ya una "mina" de ideas para recurrir en caso de que me quede bloqueado y sin saber que hacer.

El video es pues como una invitación a un tras bambalinas del blog.






La Chata-GPT v00.7





En un cuarto secreto de un castillo, con arquitectura similar a la vasca del lado francés, se encuentran reunidas en una mesa varias figuras encapuchadas vestidas como si fueran los Nazgûl de los libros infantiles. Ninguno de los que está allí puede ver la cara de los otros, aunque algunos se conocen bastante bien entre ellos, sin embargo, ninguno confiaría en los demás. La poca luz del cuarto tampoco ayuda mucho para precisar quienes están (o no están) en la reunión.

— Los he convocado aquí, porque los odiados y odiosos Carbonell y Esculi están a punto de resolver el misterioso crimen de la muerte de los Tres Jurados del Reality de Televisión — dice la voz de una mujer con acento y modales Jázaros.

— ¿A qué te refieres Marusa? — le contesta al otro lado de la mesa una voz masculina, bastante áspera, similar al silbido de una víbora. Los presentes notan que  la voz sale de una persona con porte femenino. De hecho, lo confirman cuando la misma mujer deja escapar una risita de chica juvenil muy picaresca, casi como si le divirtiera haber intervenido de esa manera.

— Carbonell y Esculi han armado un equipo de notables y sabios, que los ayudan a resolver el crimen, nos han tomado la delantera — responde calmadamente Madame Marusa

— Y para contrarrestar esa "Legión de la Justicia" nos has convocado a todos nosotros como para formar una "Liga de Villanos" que haga contrapeso a las aspiraciones de Carbonell y Esculi — concluyó otro de los convocados que aun bajo la capucha se alcanza a entrever que tiene puesta una nariz roja de payaso

— Sin embargo, si todos están aquí encubiertos, muy probablemente alguno de los invitados de hoy podría ser un espía al servicio de la parejita de detectives — apuntó uno de los cuervos que siempre acompañan a la Madre de madame Marusa, la antigua Bruja, conocida como "la gran dama de Mimas".

— El cuervo tiene razón — indicó la figura femenina que había hablado con voz de víbora masculina

— Nos has tendido una trampa Marusa, toda la operación ha quedado comprometida por culpa de tu error — intervino la voz enfada del que tenía nariz roja

— Calma, queridos — intervino rápidamente Marusa — tenemos todo resuelto, precisamente está  aquí reunida, esta nueva "Liga de Villanos",  porque tenemos un plan sencillo que nos dará la victoria.

— ¡Invocaremos al Cíclope y nos ayudará como siempre! — grazno alegremente el cuervo 

— Haces mal en recurrir al Cíclope, acuérdate de las otras ocasiones en donde él intervino, siempre ha dado problema y sus favores, nos cuestan más sangre que alegría — dijo con aire de reproche la voz de víbora masculina

— La ocasión lo amerita, si la parejita de héroes de pacotilla no nos hubiera tomado la delantera, nada de esto hubiera ocurrido, la ayuda del Cíclope nos volverá a dar la ventaja en este asunto, además ya tenemos listo el pago de sangre — dijo Marusa con aire enérgico y al mismo tiempo con un movimiento rápido y certero retiro el mantel que cubría la mesa, revelando una superficie tan bien pulida que reflejaba igual que el espejo más fino.

A los pocos segundos fue apareciendo una cara que abarcaba toda la superficie de la mesa, al principio algo borrosa, luego cuando quedó nítida, la cara hablo:

"Vayamos al grano Marusa, sé lo que quieres y sé lo que ocurre. La persona que está entre el hombre con nariz de payaso y la mujer con voz de víbora masculina, es el espía"

El espía iba a sacar un arma para defenderse, pero la mujer con voz de víbora hizo algunos movimientos de ballet fantásticamente rápidos y elegantes para así desarmarlo y con la ayuda del Payaso, lo lanzaron contra el espejo, que se reveló no era una superficie dura, sino mas bien líquida. En menos de un segundo el espejo se tragó completo el cuerpo del espía. Y acto seguido el espejo escupió violentamente el esqueleto algo ensangrentado de lo que alguna vez fue el espía. 

— El sacrificio ha sido aceptado — dijo el Cíclope — les entrego a cambio la Solución Final a sus problemas: Les daré una Inteligencia Artificial capaz de contestar a toda pregunta y misterio: ¡Entra la Chata-GPT! — En ese momento la cara del Cíclope desapareció y la mesa volvió a ser sólida con aspecto de madera. Una de las personas que estaba sentada en la mesa se levantó y se quitó túnica y capucha para revelar de ese modo a una hermosa mujer, si bien de aspecto algo robótico.


 

"Estoy aquí para asistirlos en todo lo que ustedes necesiten para derrotar a Carbonell y Esculi, pregunten lo que quieran y yo les contestaré"

— Danos un plan infalible para desacreditar y borrarlos del mapa de una buena vez — graznó de nuevo el cuervo.

En ese momento la Chata-GPT comenzó a escupir una cinta de papel perforado, cuando la tira completo dos metros de longitud, ella la tomó de la boca y cuidadosamente la colocó sobre la mesa.

— Por el momento yo misma me encargaré de espiar y expiar a los detectives. Sigan mi plan y en poco tiempo les traeré aquí mismo, las cabezas recién cortadas de ese par — dijo la Chata-GPT con una voz que no comunicaba emoción humana alguna.

El hombre con nariz de payaso sonrió maliciosamente Me gusta lo que estoy escuchando, Chata-GPT. Estoy ansioso por poner en marcha este plan y ver cómo esos detectives caen en nuestra trampa. ¡Será un espectáculo delicioso!

El cuarto del castillo se llenó de una energía malévola mientras los presentes se preparaban para llevar a cabo su plan maestro, sin saber que los detectives que tanto odiaban también estaban un paso adelante y se acercaban peligrosamente a la verdad.


Relato fuera de concurso Reto de Espías del Tintero de Oro

Credito Imagen: The 8 and The Octon



Tela de araña



El agente Rojas se sentía algo nervioso, ese día había sido citado a la oficina de uno de sus tantos superiores. Se acercó a la puerta y golpeo con los nudillos. A los pocos segundos vio como se encendía un pequeño bombillo verde de un diminuto semáforo localizado en la parte superior de la puerta.

La oficina no era muy grande, en el escritorio estaba sentada la Detective Ada Esculi.

La mujer ni levanto la mirada de su pantalla de computador, ni invito a Rojas a tomar asiento, como de costumbre se dirigió hacia él en tono áspero, seco, frio e impersonal.

— Muy bien Rojas ¿Qué ha logrado averiguar sobre la nueva asistente que ha sido contratada en la división del Inspector Carbonell?

— Está limpia como una patena.

— Es lo que me temo, en general los espías procuran tener una apariencia e historia que pase desapercibida, buscan mostrarse como gente normal, prefieren no llamar la atención. 

— No le comprendo bien, Detective Esculi

— Rojas, contrariamente a lo que nos muestra el cine, los espías que nos atacan, usualmente no son del estilo de Roger Moore o de Pierce Brosnan en las películas de James Bond. El perfil de los que nos conciernen a nosotros, aquí en el mundo real,  es más bien el de gente que pasa el tiempo tomando notas sobre el 'objetivo' al cual están siguiendo. No quieren llamar la atención, ni tienen mayor entrenamiento en armas o combate cuerpo a cuerpo, simplemente observan. Es por eso que esta nueva chica resulta demasiado peligrosa para que esté cerca del Inspector Carbonell.

— A la Oficial Hari Steganos se le hizo las rutinas de chequeo de seguridad y en todas obtuvo un puntaje excelente, nuestro sistema de Inteligencia Artificial, La Chata-GPT, luego de analizar los datos indica que es un buen elemento.

— ¿Dígame Rojas, a usted le resulta atractiva esa misteriosa mujer? 

— No es fea ni es bella.

— Ese es el punto. Olvídese de lo que indican las computadoras y déjese guiar por el instinto. Es por eso que ahora quiero que me traiga un informe completo de todas las rutinas de esa Oficial Steganos, quiero saber a que horas se despierta, a que horas y cuantas veces va al baño, necesito saber cuál es su círculo social, etc. Necesito que sea usted discreto, NADIE debe saber que está haciendo ese operativo.


Pasaron unas cuantas semanas y Rojas volvió a la oficina de Esculi, tuvo que esperar un rato a que la luz de la puerta se pusiera en verde. Como de costumbre sabia que la dama no levantaría la mirada de la pantalla de computador que tenía ella en el escritorio. Ni siquiera le daría un saludo. 

— Rojas, ¿tiene usted el informe que le solicite?

Rojas ocultando un poco su nerviosismo, le entregó un sobre de manila lleno de papeles, Esculi tomo el sobre y comenzó a revisar el contenido.

— Muy bien Rojas. Puede retirarse. Yo me encargaré del resto.

Sin saber qué decir, el Agente Rojas se dirigió a la puerta de la oficina y desapareció de la vista de Esculi.



 Pasaron algunos días, era ya la tarde y la Oficial Steganos se preparaba para finalizar su jornada de trabajo, se arregló un poco el cabello y salió a la calle a tomar el autobús que la llevaría cerca de su hogar. Tomo el vehículo como de costumbre y se sentó a dormir, sería alrededor de una hora el total de su viaje en un día rutinario.

Cuando llego a su parada de bajada, descendió del autobús y comenzó a caminar hacia su apartamento, pero la dama NUNCA llego a destino. Desde un edificio un francotirador le hizo un disparo, certero y efectivo a la cabeza. Fue muerte instantánea. Los parroquianos que estaban cerca de ella, no supieron qué paso, simplemente la vieron caer. Alguno de los viandantes llamo a la policía.



Al día siguiente, en la cafetería de la Estación de Policía, Esculi se acercó a Carbonell aprovechando la hora de descanso.

— Me acabo de enterar acerca de lo de Steganos — dijo Esculi un poco tímidamente, con voz de consuelo, un tanto de tono infantil.

— Si es una lástima. ¿Quién en el mundo querría hacerle daño a una muchacha como ella? — respondió Carbonell con aire apesadumbrado

— Tenemos muchos enemigos, hay espías por todas partes. Quizás la mafia o grupos terroristas estén detrás del asesinato de la Oficial Steganos.

— Es posible — respondió Carbonell como queriendo evadir el tema

— Yo he estado investigando un poco este asunto y hay algo curioso,  ¿Te acuerdas de Rojas? Bueno, lleva un tiempo perdido. Entre nos, estoy temiendo lo peor. Básicamente, estamos bajo ataque de alguna potencia extranjera. 

— ¿Crees que estén conectados los dos incidentes?

— No lo sé Carbonell, si de espías se trata, todo es una absoluta tela de araña, inexplicable y llena de caminos falsos. A veces desearía no tener que estar en esta situación.

—¿A qué te refieres?

— Carbonell, desearía escapar contigo, alejarnos de todas estas intrigas y rumores de espionaje, quisiera que nos fuéramos a Tenerife, al otro lado del mundo, y que viviéramos otras vidas, en donde no haya gente muriendo a nuestro alrededor. ¿Qué dices de todo ello?

— Quizás tengas razón Ada, sin embargo, no está bien huir, primero debemos resolver este tema de Steganos y el que mencionas de Rojas.

— De eso se trata querido mío, dejemos que otros se encarguen, si tú te pones a investigar eso, solo continuarás de por vida metido en la tela de araña, no lo pienses más, huye conmigo.



Imagen: La bella Cinnamon Carter


Monólogo en el Guiño Guiñol

Los Personajes El mico titi que usualmente toca el organillo de manivela, hoy amaneció muy emprended...