Encuentro en Mimas

Relatos del Jueves

Esta semana Cecy nos propone desde su blog "Deshojando Relatos" la siguiente convocatoria juevera con el tema de Encuentros. Ver detalles aquí. 


.

Tenía que ir al Hospital Mimas, en el centro de la ciudad, con el fin de visitar a la paciente de la unidad 713. 

Abrí la puerta y allí estaba ella, completamente en coma, llena de tubos. Hacía al menos dos décadas que no la veía, supuse que no me reconocería porque en ese tiempo mi cabello rebelde fue abandonándome hasta dejarme con una tonsura muy notable. La panza me había crecido y ahora camino bastante encorvado, además, llevo barba. 

La persona que estaba allí en la unidad de atención médica no parecía estar consciente, tan solo se escuchaba una serie de pitidos de los aparatos médicos y su respiración amplificada por un pulmón artificial. Verla en ese estado me confundió. 

De joven yo la había amado, pero era inexperto e irresponsable, con la mente en otro planeta. 

Claro, ella también había cambiado; para ser sincero, no la reconocí, también me pareció estar frente a una extraña. 

El ambiente era tan precario y triste que por un instante sentí que se me aguaban los ojos. Como no le vi mayor sentido a estar allí, dejé un ramo de girasoles encima de una de las mesitas auxiliares de la habitación y, cuando ya me retiraba, me tropecé con dos personas que entraban a la habitación, ambas completamente desconocidas para mí: 

Un hombre más o menos cuarentón, acompañado de una muchacha rubia, muy joven, quizás de unos 20 años, que me recordó a mis hermanas cuando ellas eran de esa misma edad. 

¿Sería este el tipejo por el cual ella me abandonó y esa chica era la hija que nunca conocí?


—Buenas tardes, caballero, soy el Doctor Ishii —dijo el hombre.

—Y yo soy Zaida —replicó tímidamente la chica.

—Disculpen, ¿es usted Zaida, la famosa clavicembalista?

—Efectivamente, así es —respondió el caballero—. ¿Y usted es...?

—Oh, perdón por mis modales, vine a visitar a la paciente de la 713.

—Debe ser un error entonces —indicó la muchacha.

—Esta es la Unidad 731 —explicó el hombre.


Me puse lívido, me disculpé lo mejor que pude, agarré de nuevo las flores y salí lo más pronto que pude de aquella siniestra habitación.



Gertrudis

Capítulos anteriores

Aunque he estado tratando de escribir mis relatos de modo que cada uno sea una unidad independiente, con el paso del tiempo ya ha ido cambiando un poco esa premisa debido a que se han ido volviendo bastante complejas las narrativas y muchas veces un lector que sea esporádico o que este aquí por primera vez puede encontrarse perdido, es por eso que me temo que para entender este capítulo (que todavía puede leerse sueltico) es mejor haber leído al menos estos otros relatos, o mejor aún: haber leído TODOS los capítulos de "Sueños de Detective

La esfera de los sueños 

Mary

Hora de Almuerzo 

Riga Cukurs 

Arlequín 

El Movimiento Toledo



— Detectives, la situación no puede ser más crítica — anuncio el Inspector Carbonell, según parece de algún modo la prensa hablada y escrita ya está enterada de los últimos acontecimientos, por ejemplo en "La Voz del Reino" los titulares indican que ha sido capturada una peligrosa delincuente; sin embargo, "El Faro del Pueblo" va más lejos y da las identidades de algunos de nosotros: "El Inspector Carbonell y La Detective Ada Escualor capturan a peligrosa delincuente Lupin Adler Alias la Araña".

 — ¿Cómo es esto posible que ya esté filtrada la noticia? — inquirió Doris con aire de mujer intrigada

— Es fácil deducirlo — intervino Boris — en aquel recinto estuvieron varias personas, en especial esa tal Madame Agatha Marple, Baronesa de Quin, de seguro conoce a todos los directores y editores de los más importantes medios del país. Ella debió haber regado el rumor.

Ada ya había estado en otras reuniones secretas o de “protocolo” como solían llamarlas en el cuartel, por experiencia propia entendía que había que ser bastante cauta en todo aquello que se decía y hacía; sin embargo, los graves sucesos acaecidos en los últimos días la tenían en estado de paranoia, en especial por todo lo que a ella le había ocurrido en la mansión de la Condesa de Navarreta. Muchas preguntas le bombardeaban la cabeza, así que trato de poner sus ideas en orden, reconstruyendo paso a paso los eventos de las últimas horas. 

Recordó que una vez que salió del salón de esgrima de Riga Cukurs, gracias al golpe de la odiada Kanisurra (a la cual esperaba encontrar de nuevo bajo otras circunstancias y cobrarle el favorcito) se devolvió a su cuarto y aprovechando que nadie la seguía se coló por un pasillo que no había visto antes, camino unos dos o tres minutos y llego a una especie de sótano oscuro en donde pudo observar una serie de calabozos, que eran al menos siete celdas, de las cuales solo tres estaban ocupadas: 

En la primera vio una especie de silueta, quizás un hombre, pero no pudo precisar de quien se trataba. Se acercó a la puerta de la segunda celda y vio más o menos con claridad que había una mujer allí, amarrada, semidesnuda, la vista de ello la perturbo un poco. Continuo a la tercera celda, y vio a alguien vestido como un payaso, completamente encadenado y súbitamente el hombre (o mujer) cruzo miradas con Ada y lanzo una carcajada muy similar a la de una hiena.  El avistamiento puso en pánico a Ada que salió corriendo de aquel lugar y sin saber como, de unos cuantos trancazos volvió a su recámara bastante agitada.

Una vez que Boris y Doris la rescataron y mientras seguían todo el protocolo de cambiar de vehículos y ropajes para arribar a la Unidad 731, estuvo pensando en las identidades de los desafortunados que encontró en esas mazmorras en donde el sufrimiento era palpable. 

Le pareció lógico a Ada suponer que la mujer debería ser la verdadera Adler. Sabía que en algún momento podría investigar con más detenimiento en el sistema informático de la policía. La identidad de los otros era un enigma. ¿Estaba el payaso encerrado en su propia mansión? ¿O era simplemente un cautivo vestido de payaso? De todos modos, es ilegal tener a alguien encarcelado en una propiedad privada. Lo más correcto sería intentar rescatar a esas pobres almas encadenadas.

Sin embargo, no estaba dispuesta a compartir mucha información con el equipo, si bien se trataba de amigos y colegas de muchos años, no estaba de más tener cierta prudencia: varias traiciones habían ocurrido en el pasado y con este caso no iba a arriesgar.

— ¿Ada, estás con nosotros? — interrogo Carbonell, mientras los otros mantenían fija la mirada en la detective de cabellos rojos

— Sí, sí, ¿me pregunto si ya has notificado al alto comisionado de estos eventos? — dijo Ada de modo evasivo

— Ya lo he notificado, mañana temprano se dará una rueda de prensa, hemos de ser cautos porque no podemos presentar a Adler, puesto que no la tenemos y sería riesgoso que la verdadera Araña de pronto aparezca, le he dicho al Comisionado que ha sido trasladada a una unidad de alta seguridad.

 — ¿Es decir que el comisionado no sabe que todo ha sido un cambiazo y que yo quede usurpando a la Araña?

— Tienes razón, no le he dicho todo al Comisionado,..., por tema de seguridad, claro está — replicó Carbonell

— La situación es crítica, ¿qué riesgos corremos al tener a una falsa Adler entre nosotros y como encaja todo esto en el caso del Payaso y el Reality? — intervino Boris con gesto serio

Iba a responder Carbonell cuando se escuchó que golpeaban a la puerta del cuarto en donde todos estaban reunidos, Ada que era la que estaba más cerca a la puerta, con precaución se levantó para dar entrada a quien fuera que estuviera al otro lado.

No podía ser peor para Ada la visión de la persona que tenía en frente de ella: La Coronel Gertrudis Goeringa, la cual paso al cuarto como si Ada no existiera y se dirigió directamente hacia Carbonell, que ni corto ni perezoso la recibió con un cálido beso y abrazo que debió haber durado unos cuantos segundos, pero a Ada le pareció una eternidad. Cuando ya se separaron,  La coronel Goeringa aclaro la voz y dijo "Hola muchachos, sabía que iban a estar reunidos aquí".

No era que Ada odiara particularmente a la recién llegada, simplemente le traía malos recuerdos, la última vez que se vieron había sido durante el operativo de captura del "Dinamitero Loco", que fue un evento en el que todo salió mal, fue durante esos sucesos en que una esquirla de granada le había perforado el vientre, una esquirla maldita que termino instalándose en el útero, dejándola para siempre, estéril como una condenada mula. Carbonell tuvo que utilizar todo su poder para batallar cuerpo a cuerpo con el Dinamitero Loco, que no era una presa fácil. Con Ada críticamente herida, Carbonell básicamente estaba solo, no habían notado que a lo lejos la desconocida asociada del Dinamitero Loco estaba apuntando con un rifle de francotirador a Carbonell, casi logra su objetivo de acabar con la vida del heroico Inspector si no fuera por la asombrosa intervención de Goeringa que pudo dar de baja a esa misteriosa asociada salvando la vida no solo de Carbonell sino de Ada misma. Parece que varias veces la misteriosa Coronel había salvado de una muerte segura (y quizás macabra) a Carbonell, pero según ella atribuía a la colosal ineptitud de Ada el que casi mueren ambos aquel día.

Ada sabia que Goeringa tenía razón, a lo largo de su carrera ciertamente había cometido varios errores, Ada no era como los detectives de las novelas que siempre son 100% exitosos, en realidad su carrera había sido de altibajos, como la de todos los demás, Doris, Boris y Carbonell mismo también tenían acumulados errores críticos bajo el colchón. Pero no se conocía historias de fracaso en la hoja de vida de Goeringa, Ada intuía que probablemente uno o dos esqueletos escondía aquella dama. Por otra parte, ahora sentía por ella una profunda envidia: Era el ángel guardián de Carbonell y era algo que ella no podía superar.

— Gertrud, que alegría verte — dijo con aire jovial Carbonell, con una alegría tal que si tuviera cola como un perro estaría batiéndola con toda energía — si hay alguien en el mundo que pueda ayudarnos con estos líos del caso de los Jurados eres tú.

La dama tomó asiento y la voz de la reunión diciendo — Ante todo es Coronel Goeringa, Inspector Carbonell. Estoy en misión oficial y sé exactamente lo que pasa y como hemos de proceder.  Tengo un plan que nos permitirá a todos resolver no solo este caso, sino varios otros misterios paralelos que están ocurriendo y tu querida Ada serás la pieza clave en todo esto.


Universo ampliado

La Coronel Goeringa es un carácter que hace apariciones esporádicas en las historias de Ada y Carbonell (y algunas veces en las propias "Crónicas de Aragca"), gustó tanto entre los lectores, que cuando dos décadas después de publicados los libros, se produjo para la televisión la famosa serie "La Hija de Carbonell", los creadores decidieron incorporar el personaje; sin embargo, en esa ocasión no tuvo la misma acogida entre los televidentes y pronto se abandonó la idea, quedando para siempre en el olvido, no solo el personaje sino la actriz que la interpretaba.

CRÈME BRÛLÉE

VadeReto Julio 2024

Este relato participa en el Vaderetro de Julio 2024, las condiciones de participación son sencillas: Crear un relato alrededor de una RECETA DE COCINA. Para ver todas las condiciones, premisas y otros textos participantes favor seguir este enlace.


los Comensales

En un lujoso Penthouse situado en uno de los rascacielos más altos de la ciudad se encuentra un hombre de cabellos rojos tocando el violín, su rostro se ve relajado mientras interpreta Capricho 24 de Paganini, de repente escucha una voz, quizás la única que puede sacarlo de su concentración musical.

— Mi precioso albino de cabellos rojos como las llamas del infierno, ¿Crees que algún día las autoridades resuelvan el crimen?

— ¡ah!, mi hermosa dama, de cabellos azules y ojos amarillos (y también albina), es un enigma muy difícil de resolver, según sé las autoridades han designado a dos sabuesos bastante curtidos para resolver el sonado caso

— ¿Te refieres a esa mujer de aspecto frío como cadáver y su novio, el héroe de películas de terror B?

— No estoy seguro a quienes se parezcan, solo he leído lo que de mala gana publica la prensa local, seguramente son los mismos que tú mencionas.

— Realmente no importa mucho, en mi opinión es solo una parejita de bufonzuelos muy incompetentes, siempre es igual, nosotros resolvemos cualquier caso por difícil que sea mucho antes que ellos.

— Amor mío, es que les llevamos ventaja, para empezar ninguno de ellos puede preparar como tú la más elemental receta de cocina, mientras que tú eres toda una maestra de clase internacional.

— Je je, es cierto cariño, gracias a nuestros talentos unidos, tú con la música y yo con la culinaria podemos resolver cualquier misterio

— ¿Por cierto que eso tan delicioso que estás preparando?

—Tu postre favorito, la crème brûlée, lo tengo en estos 7 moldes llamados ramekins en otras latitudes, uno para nosotros y 6 para los invitados

— Vaya, lo tuyo es serio, parece entonces que hoy mismo quieres resolver ese misterio

— Sabes que nunca bromeo en estos asuntos. A ver dale al Paganini, mientras yo saboreo esta delicia que me transportara al pasado, presente y futuro.

El hombre toca furiosamente su violín mientras la dama se lleva delicadamente a la boca una cucharadita de la deliciosa golosina que acaba de preparar, lo cual la lleva al éxtasis de un trance místico, ella queda completamente paralizada por unos segundos, pierde el equilibrio, pero no cae al suelo, los brazos fuertes del albino de cabellos rojos están allí para recibirla. El hombre sin sobresalto alguno la deposita suavemente en un sofá. Quizás por la costumbre tiene preparadas unas sales minerales, similares a las que usan los pesistas olímpicos, se las hace oler y la dama sale del profundo trance.

— ¿Qué viste? —pregunta intrigado el albino de cabellos rojos

— Vi un circo, en donde había una marioneta sin cuerdas

— ¿Es esa la identidad del asesino?

— No estoy segura, parece que el asesino es alguien con poderes más allá de mi competencia

— Si eso es así quiere decir que la Maventi-Gumi está involucrada

— No lo sé, no lo pude precisar. Me siento algo frustrada, déjame empaco los postres y los pongo en el correo. Mañana será otro día

— Ja, ¿y dices que nunca bromeas?, diría yo que tu sentido del humor es de los más finos que conozco.

Unos días después el publico en general está conmovido, paquetes bomba han sido dirigidos a la "Crema y Nata" de la sociedad: la nobleza de Araga y varios millonarios murieron en sendas explosiones, seis en total. La prensa no para de especular el origen del misterioso crimen. Se rumora que "el Dinamitero Loco" ha vuelto a las andadas.


Encuentro en Mimas

Relatos del Jueves Esta semana Cecy nos propone desde su blog "Deshojando Relatos" la siguiente convocatoria juevera con e...