Los Grandes Maestros Hablan

El Zahir


La sociedad Coloquios de Royaumont decide hacer reunión extraordinaria, pues dos universos (y quizás tres o más) han chocado — dijo Amelia, que a sus escasos 13 años podía poner cara seria y solemne, como lo ameritaba la ocasión.

Como siempre, la sesión iniciaba con una pregunta: 

"¿Qué es lo peor que has hecho?"

— No se los voy a contar — respondió Camilo — pero les voy a narrar lo más extraño que me ha ocurrido, lo más inquietante.

— ¿Es esta una reunión de Los coloquios de Royaumont o de la Chowder Society? — reclamó Amelia

— En realidad es ambas cosas y ninguna de ellas — aseveró Arturo que se había mantenido en silencio todo el tiempo —dejemos que Camilo se explique sin interrumpirlo.

Gracias Arturo — respondió con gesto de agradecimiento Camilo y haciendo una mirada picara a Amelia — como saben, he comenzado a escribir algunas historias, pero desde hace días estaba completamente bloqueado. Recordé que un amigo de papá, había sido escribidor, ya saben este que cuenta las historias de los detectives de Aragca. Y decidí ir a visitarlo y contarle mi problema. El caballero me escucho pacientemente y me dijo:

"Te daré un objeto que puede ayudarte, es una especie de amuleto que uso cuando tengo estos problemas, es un Tintero de Oro, que en otra época y lugar fue llamado 'El Zahir' pero en esos días tuvo forma de tigre."

 Agarre el objeto que aunque no era más grande que mi puño cerrado, si note que era denso y pesado, lo mire con cuidado y tenía una leyenda grabada:

«pídeme un deseo y lo verás por escrito»

y con letra diminuta casi imperceptible pude leer algo perturbador:

«pero todo tiene un precio»

Dude un poco, pero el hombre me dijo: "ábrelo y mira su interior".

Efectivamente, desenrosque la tapa del Tintero de Oro y mire a su interior, de repente todo mi campo de visión fue un túnel que me arrastraba, al final del túnel vi una luz.

Y la luz me llamaba y dijo “Ven”

Por alguna razón sentí paz, deje que la luz me absorbiera por completo y la atravesé, fue cuando note que había alguien, un viviente de cuatro cabezas: Al frente era como la de Sven Hassel, la de la izquierda era la de Borges, a la derecha la de Peter Straub y la trasera era como la de Asimov.

Las cuatro cabezas hablaban al tiempo, les pregunté quienes eran, pero ellos respondieron, "te llevaremos ante el Único, el más grande, bebe de su copa y podrás vomitar letras"

En ese momento el viviente de cuatro cabezas se arrodilló ante la Presencia del Único al que llamaron, Gran Jázaro, El Khazar antiguo, en varios idiomas, puede escuchar que decían muy claro en serbio (idioma que no hablo) Milorad Pavić.

El Gran Jázaro me dijo:  "somos tus musas, sigue nuestros pasos y nunca nos olvides, toma nuestra copa de vino, no bebas de ella, sino más bien lávate las manos con su contenido. Y así tus dedos podrán domar cualquier letra de cualquier alfabeto, hazlas tus amantes y siempre tendrás textos para entretenerte".

En ese momento El Gran Jázaro y el viviente de cuatro cabezas se hicieron UNO solo y comenzó a opacarse, a perderse, sin darme cuenta estaba yo de nuevo en el túnel.

El escribidor chasqueó sus dedos y dijo: "No cuentes a nadie que viste dentro del Tintero de Oro, tu deber es escribirlo tan pronto como puedas"

Miré mi reloj y solo habían pasado cinco segundos, aunque a mi parecer estuve siglos encerrado en el misterioso talismán.

Dominus vobiscum, VadeReto, Camilo, ¡que historia nos traes! —dijo Amelia — de seguro el escribidor te hizo oler ayahuasca.

Y todos soltaron la risa con la ocurrencia de la chica.

— ¿Me pregunto que cosas verá el caballero cuando se sumerge en el místico Tintero de Oro? — inquirió Arturo

— Pues tocara leerlo para saberlo, no hay más remedio —sentenció Camilo con gesto intranquilo —porque conociéndolo, creo que es capaz de usar el Tintero de Oro como arma homicida.

— Un momento Hermanito, quiero que me dejes examinar ese tintero mágico —indicó súbitamente Amelia. 

Camilo le paso el extraño objeto y la chica comenzó a revisarlo minusiosamente.

—Dinos Camilito, de por casualidad ¿ya escribiste lo que viste, tal cual como te lo sugirieron? —volvió a intervenir la chica poniendo cara de inquietud. 

—La verdad, no. Acabo de venir de la casa del escribidor, el relato pienso escribirlo cuando sienta presión y urgencia —replico jovialmente Camilo, con cara de franca inocencia.

¿Alguien más siente que algo no está bien? Pues estos contratos son serios, aun cumpliendo las reglas, los poderes místicos siempre esconden peligro — agregó Arturo.

Los demás miembros asintieron, pero antes de que pudieran tomar una decisión sobre qué hacer, el tintero comenzó a temblar violentamente.

Emitió un zumbido discordante y se abrió de par en par, revelando un remolino de oscuridad que emanaba de su interior.

De la negrura emergió una figura sombría y de aspecto hostil. 

Era Zaida, la hermana severa de las Euménides. Su rostro estaba cubierto de cicatrices y tenía un ojo vacío y frío como la muerte.

Los miembros de la sociedad retrocedieron aterrorizados, pero Zaida avanzó hacia Camilo y lo miró con desdén. 

"Has despertado algo que no deberías haber tocado, muchacho", gruñó con voz ronca. 

"El Tintero de Oro es un portal a Mimas, una luna que debería haber permanecido sellada para siempre".

Camilo intentó retroceder, pero sus pies parecían estar pegados al suelo. Zaida alargó una mano huesuda y tocó la frente de Camilo. En ese momento, el joven comenzó a transformarse lentamente. Su piel se volvió pálida como la cera, y sus ojos se llenaron de una mirada de vidriosa desesperación.

Los demás miembros de la sociedad intentaron intervenir, pero Zaida los detuvo con un gesto. "El precio debe ser pagado", murmuró. "Y tú, Camilo, eres la moneda de cambio. Tu alma estára atrapada en un mundo oscuro y retorcido, en donde yo podré alimentarme de tus angustias por toda la eternidad"




Indice de la sociedad Royaumont.

36 comments:

  1. Si algun dia ven la luz al fondo del tunel....

    NO LA SIGAN.

    ReplyDelete
  2. Hola Jose.
    ¡Me encanta que hayas traído a los olvidados jázaros al reto! ¡He disfrutado mucho de tu relato!
    Saludos.

    ReplyDelete
    Replies
    1. Marlen que gusto, seguí tu consejo (o la cláusula que indicas en tus comentarios) y deje algo de mi mismo en el relato: Mis lecturas. Y los Jazaros, si me encantan, donde hay magia y misterio, alli los pongo. Abrazos

      Delete
  3. Hola José, me ha encantado y menudo final 😄

    ReplyDelete
    Replies
    1. Saludos Margarita, de regreso!! me alegra lo que me indicas. Abrazos

      Delete
  4. Está interesante, aunque al final queda un poco confusa con lo de que Camilo narre la historia y a la vez sea succionado por el ente del tintero.

    ReplyDelete
    Replies
    1. Si, es que los objetos mágicos, si han sido tocados por fuerzas digamos, negativas, NUNCA cumplen los contratos. Claro que Camilo NO escribió el relato, sino que lo contó de viva voz. Quizás eso haya despertado la furia del Tintero.

      Delete
    2. Saludos, acabo de hacerle un ligero ajuste para hacer mas explicita la falta y doy almo mas de informacion del "ser" que aplica el castigo. Son minimas mejoras pero creo ayudan bastante.

      Delete
  5. Ánxela Sanmartín Eirín4 September 2023 at 13:19

    Muy bueno.

    ReplyDelete
    Replies
    1. Saludos Anxela, bienvenida, hermoso nombre, me encanta.

      Delete
  6. La advertencia que dejás en el comentario a tu propio relato, es digna de aparece en algún otro relato que escribas.
    ¿A qué puede llegar un escritor en busca de inspiración? Tal vez convenga el evitar convertirse en parte de una historia.
    Esas musas parece que eran peligrosa, en esa historia digna de Asimov y Borges, quien ha advertido de los peligros del Zahir.
    Y nuevamente, surgió Zaida, Bella, aunque herida en esta ocasión, ccomo sumamente peligrosa.
    Bien contado. Saludos.

    ReplyDelete
    Replies
    1. Saludos, como siempre das una lectura atenta, al detalle, yo diria que SI, hay un Zahir. Claro lo tomo prestado a escondidas del maestro. Todos ellos fuentes de inspiración, hay mas, el viviente podría tener más rostros, pero los principales que recuerdo ahora son ellos. Son como un tuti-fruti en mi cabeza.

      Delete
  7. Saludos José, conozco algunos de tus personajes en especial Zaida, y también conozco algunos de los escritores que mencionas, aunque realmente no los he leido con atencion, vaya tienes gustos muy diferentes a los míos, pero entiendo que esos libros que ellos te dejaron son tu inspiración. Diría yo que tu relato no es lo que yo usualmente suelo leer, pero entretienes. Besos.

    ReplyDelete
    Replies
    1. Saludos Lucy, bueno cuales exactamente conoces? me refiero a los escritores, ciertamente pongo descaradamente frases y escenas de sus libros, pero es a modo homenaje como fan-fiction, me encantan tus palabras, si lo leiste y te gusto es lo que cuenta. Abrazo

      Delete
  8. Uy Zelda da miedo. Genial relato. Te mando un beso.

    ReplyDelete
  9. Genial relato. Zelda da miedo. Te mando un beso. https://enamoradadelasletras.blogspot.com/

    ReplyDelete
  10. Un relato impactante. Camilo sigue una aventura magnífica.

    Un abrazo

    ReplyDelete
  11. Hola, Jose. Muchas gracias por participar en el reto. Me ha encantado la idea que has tenido de plantear el tintero mágico como un talismán en el que se puede mirar al interior y, además, es el portal a otro mundo. Sin olvidar el inquietante precio que hay que pagar al final... Muy buena historia de fantasía oscura.
    Un abrazo.

    ReplyDelete
  12. Un relato misterioso e inquietante, oscuro como dice M.A., que encaja muy bien en el universo de tus historias. Estupendo, Jose.

    ReplyDelete
  13. Un despliegue de imaginación desbordante, Jose. Una historia realmente fantástica. Me encanta.

    ReplyDelete
  14. Misterio, magia, imaginación en todo su esplendor. Estupendo relato, Jose.

    ReplyDelete

  15. Un tintero que tuvo forma de tigre. Y para colmo parece tener un pozo sin fondo cuya luz resultó ser un portal hacia un lugar donde se vomitaban letras...
    Al final Camilo pagó un precio muy caro. Excelente historia. Un abrazo

    ReplyDelete
  16. Muy buen relato Jose, me gustó, sin dudas no abriré ese tintero pues me da miedo terminar como Camilo. Un abrazo.
    PATRICIA F.

    ReplyDelete
  17. Con enorme imaginación, y un buen manejo de la ilusión. me ha gustado ese tintero.

    Un abrazo

    ReplyDelete
  18. Qué bueno.
    Da que pensar eh...
    A ver si estoy pagando el precio por haber abierto algún tintero y esto no acabará nunca...

    Saludos.

    ReplyDelete
  19. Hola Jose, la de cosas que es ese tintero de tu relato, pero como portal a otro mundo no se me hubiera ocurrido, muy buena imaginación y muy buen relato, efectivamente, todo esto en 250 palabras no lo podías contar.
    Un abrazo. :)

    ReplyDelete
  20. Tal como iba leyendo pensé lo que dijo Amélia justo antes de escribirlo ( lo de la ayahuasca).
    Has escrito toda una historia alrededor del tintero, adaptándolo a tu estilo , ambiente y personajes. Has hecho tuyo el reto.
    bravo.
    AbrZoo

    ReplyDelete
  21. ¡Hola, José! Ese ser viviente con cuatro cabezas de autores como Borges, Straub o Asimov es, sin duda, una excelente representación de la musa que acompaña a cada escritor. Sus referentes literarios, que imagino, serán en este caso los tuyos. Y de esa influencia nos traes todo un universo en torno al tintero de oro que desde luego da para mucho más que 250 palabras. Menuda cosmología nos has mostrado abriendo la tapa del tintero de oro. Todo un despliegue de imaginación. Un abrazo!

    ReplyDelete
  22. Hola, Josef.
    Como ya nos tienes acostumbrados en tus relatos, ¡Vaya derroche de imaginación!
    Has transformado al tintero en una puerta inter-dimensional y transformado en personajes intrigantes y esotéricos a grandes escritores. De los cinco, solo he leído a dos: Asimov y Borges; conozco de oídas a Sven Hassel, aunque me quedan lejos sus hazañas bélicas; y tengo pendiente de leer algo de Peter Straub. Totalmente desconocido, Milorad Pavić, le echaré un vistazo.
    Muy buena la idea de convertir al escritor en su propio personaje, como maldición. A veces, nuestro mayor castigo puede ser vivir las experiencias que creamos.
    Muchas gracias por este regalo de participación.
    Un Abrazo.

    ReplyDelete
  23. ¡Hola Jose! Nos traes un relato muy místico con la aparición en escena de grandes escritores.
    El tintero, en este caso, se ha cobrado el precio mucho antes de que el escritor viera su sueño cumplido.
    Nos dejas un texto cargado de imaginación y la creación de todo un mundo a su alrededor.
    Un saludo.

    ReplyDelete
  24. Ese ser viviente de cuatro cabezas, me ha hecho pensar en el Can Cerbero, con sus tres cabezas, el terrible perro guardián del Hades, el reino de los muertos. Donde para entrar, también "había que pagar un precio" el óbolo que reclamaba el barquero a todos los difuntos que transportaba. Muy interesante.

    ReplyDelete
  25. Hola Jose la verdad es has escrito un relato muy completo e interesante. Enhorabuena.

    ReplyDelete
  26. Hola Jose. un relato rico en matices y que da muchas vueltas en todo su recorrido. El Tintero de Oro enlaza con la perdida luna de Mimas, en la que Camilo acaba por su imprudencia. Un abrazo.

    ReplyDelete
  27. ¡¡Muy buen relato, José!!. Muy imaginativo, ameno, con buen ritmo narrativo y con buena dosis de suspenso que me mantuvo en vilo hasta el final. Con cuánta agilidad te mueves entre los mundos de ciencia ficción y bíblicos (Apocalipsis). Me encantó la combinación de las cuatro cabezas que vio Camilo. Un abrazo.

    ReplyDelete
  28. He llegado a tu blog de casualidad y me ha encantado. Ya te sigo. Te invito a que te pases por el mío, que es un recién nacido, y así poder leernos y comentarnos https://granlibroeditorialchiquita.blogspot.com/

    ReplyDelete
  29. Desde luego, José, la vorágine de tu fantástica imaginación no tiene parangón...¡Y qué compañía dentro de las entrañas del objeto mágico.

    ReplyDelete

Pelirroja

Para la convocatoria del jueves/20 de junio, Molí del Canyer propone el tema de Mujeres,  y da varias fotos a escoger. Naturalmente,...