La Unidad 731



Siendo muy joven, el cadete Carbonell fue escogido por los servicios secretos de Aragca para participar en un programa de Espionaje y convertirse en Agente Secreto. La Elite había visto con buenos ojos el extraordinario desempeñó que tuvo Carbonell en la Academia Militar. El Jefe Cheng fue la persona encargada de adiestrar en las artes secretas de la intriga y el asesinato al joven héroe.

Cheng lo llevo a unas instalaciones en el desierto de Aragca en donde durante varios meses lo entrenaron en manejo de armas, combate cuerpo a cuerpo, técnicas del disfraz,  investigación y detectivismo y sobre todo el entrenamiento consistía en convertir a Carbonell en una máquina de muerte al servicio de la Corona.

Carbonell fue excelente en todo lo que se le indicaba e instruía, fue en esa etapa en la que Cheng le dijo: "Ahora si comienza lo difícil, en la fase 2 habrá entrenamiento con robots, de ese modo al igual que en WestWold con Yul Brynner, tendrás oportunidad de eliminar al malo sin riesgo y practicar cuanta teoría te hemos enseñado. Pasa mañana temprano a la Unidad 731".

Y así fue, Carbonell a eso de las 6:00am, llego a la puerta marcada con el número 731, golpeo con los nudillos y escucho la voz de Cheng que dijo con tono serio y autoritario — ¡Pase! 

El cuarto era pequeño, había una mesa, con dos sillas frente a frente y una de ellas estaba ocupada, al principio pensó que era Cheng, pero luego vio que se trataba de un desconocido. Carbonell tomó su puesto en frente del otro hombre, fue cuando noto que en la mesa habían dos sobres.

Se escuchó de nuevo, la voz de Cheng, por un altoparlante en el techo, que decía: —Caballeros, abran y lean las instrucciones que están en el sobre al frente de cada uno de ustedes.

Carbonell, tomo su sobre, lo abrió y saco una hoja de papel que decía:


EJECUTE A LA PERSONA EN FRENTE SUYO


Sin pensarlo dos veces, cada uno ellos salto a destrozar sin clemencia al otro. Carbonell de un certero y fuerte puñetazo directo a la quijada, logro aturdir a su oponente, circunstancia que aprovecho para aplicarle una llave de lucha para partirle el cuello como si se tratará de una cabra tuberculosa.

— Bravo, Carbonell. Por favor salga del cuarto — Volvió a indicar la voz del parlante

Cuando Carbonell cruzo de nuevo la puerta, vio la figura de Cheng, este se aproximó y le dijo: —Excelente, has sido promovido al cargo de Teniente.

— No fue nada difícil — replico el joven Carbonell, dándose aires de superioridad   — es fácil hacer el trabajo si han puesto un robot que se programó para hacerme ver como el héroe.

 — Oh Carbonell — contesto Cheng — aún no entramos a fase 2 de tu entrenamiento,  ¿De dónde sacas la idea de que el otro chico era un robot?


Participacion fuera de Concurso para el Tintero de Oro: Homenaje a Philip K. Dick

Comments

  1. Me pregunto si será el mismo Carbonell, con esa intensa relación con Ada. O será otro de sus dobles de universos paralelos.
    Creo que la dos opciones son válidas. Puede ser que el Carbonell interesado en descubrir misterios, desarmar conspiraciones, tenga un entrenamiento que incluye métodos letales. Algo de eso pudo ser útil para defender a una ebria y desmayada Ada de unos vándalos con oscuras y obvias intenciones.

    Podría pensarse que Carbonell cayó en una suposición, que lo llevó a matar a un ser humano. Pero también que fue capaz de detectar a un robot, por intuición o por método. Lo que lo haría un colega de Deckard.

    Muy bien contado. Saludos.

    ReplyDelete
    Replies
    1. Si, yo creo que este minirelato, es totalmente Canon.

      Inicialmente habia pensado en Ada como protagonista, pero desisti porque pense que fisicamente no seria capaz de matar al rival, no era creible, en cambio Carbonell si tiene el fisico requerido para matar sin armas.

      Otra razon.... bueno Ada es bastante conocida y le he escrito bastante, creo me toca "forzar" un poco mas historias sobre carbonell, como para desarrollar el personaje

      Delete
  2. Hola, José, tu relato reúne todos los requisitos de la convocatoria. Robots, ambientación futura, acción, intriga. Todo ello salpimentado a tu gusto con ese toque que ancla la historia en el universo de Aragca.

    Me gustó la historia.

    ReplyDelete
    Replies
    1. Saludos Carlos, me alegra tu visita y que te haya gustado, quizas mi relato fue corto, usualmente me gusta escribir extensas historias, pero supongo este en el fondo tiene lo suficiente.

      Abrazos y felices fiestas

      Delete
  3. Un tipo bien dotado para matar, sin duda. Lo de la cabra tuberculosa es un buen detalle a tono con el relato. De impacto.
    Saludos

    ReplyDelete
    Replies
    1. Saludos estimada Maite, je je, cierto a veces recurro a locuciones algo comicas para atenuar un poco lo horrendo....

      Delete
    2. Un relato brutal, José. Me ha gustado mucho.

      Delete
    3. saludos estrella, que bueno que hayas pasado y disfrutaras el relato, abrazo, y felices fiestas

      Delete
  4. Seguro que Carbonell maduró de golpe al enterarse de que el otro no era un robot.

    ReplyDelete
    Replies
    1. Si, creo puedo decir que este es un relato de robots, en donde no hay robots....

      je je.

      Delete
  5. Este Carbonell inmaduro... no me convence, aunque a Cheng, sí.
    Con la instrucción detectivesca recibida, ¿ no debería haberse dado cuenta? ¿ había pistas para ello? Ahora es un 007, con permiso para matar. Se lo merece , con tan poco criterio. Aunque claro... ña vida es un paso tras otro.
    Impactante final. Del todo inesperado. Y en un texto corto
    Abrazo y Feluz Navidad

    ReplyDelete
    Replies
    1. Cierto, creo que cayo el pobre Carbonel en manos de gente que juega estos trucos sicologicos, diria yo el entrenamiento de Espia siempre es complicado

      Delete
  6. No todos los robots tienen que saber que son robots, como no todos los humanos saben que lo son...

    Saludos,
    J.

    ReplyDelete
  7. fFlices Fiestas muchacho salud salud salud

    ReplyDelete
  8. Muy agudo este Carbonell. Veo que las pelis han sido gran fuente de inspiración para muchos participantes dentro y fuera de concurso. Lo mal es que para el no iniciado se le pueden escapar muchos detalles.
    Un saludo.

    ReplyDelete
  9. Un relato breve, compacto y eficiente, pues me has mantenido en ascuas en todo momento y has dejado un final abierto tras la sorpresa que nos tenías preparada, je, je.
    Ese Carbonell promete, aunque no sé si Cheng es muy de fiar. ¿En qué consistirá la fase 2?
    Muy buen relato, José.
    Un abrazo.

    ReplyDelete
  10. Je, je...Recuerdo la primera vez que la vi. Es que uno ya es un pelín antiguo (vejestorio).

    Salud

    ReplyDelete
  11. Hola, José. Al bueno de Carbonell le haces pasar las mil perrerías, juegas con él le instruyes, le pones la miel en los labios y luego le das esa patada que has dado a tus lectores. Bravo! Está muy bien llevado, la tensión salta de la pantalla hasta ese giro final que nos deja con la conciencia tan chafada como se le quedó al Carbonell. Un relato de ciencia ficción y tintes psicológicos. La forja de un asesino pasa también por deshacer su conciencia en pos de lo que pueda venir, aunque esto sea lo peor que se le puede pedir a uno, si pasas la prueba, puedes realizar cualquier atrocidad.
    Genial relato, José.
    Muchas gracias por compartirlo, un abrazo y felices fiestas!

    ReplyDelete
  12. Hola José. Perece un tipo perspicaz este Carbonell, y no le auguro un camino fácil en su entrenamiento. Visto que parece que guarda en su interior algunos principios éticos, mucho me temo que en algún momento tendrá que renunciar a ellos si quiere prosperar, o seguir tirando de perspicacia. Un abrazo.

    ReplyDelete
  13. Hola, suele tener en tus relatos, José, algún detalle que me hace sonreir... lo de la cabra tuberculosa y la peli casi olvidada de Yul brini (lo he escrito coo solía pronunciaro en mi horrible inglés)
    A este Carbonell se la va a hacer pasar canutas, o supera los posinles retos o pal paro que lo mandan fijo,

    ReplyDelete

Post a Comment