Podoballetofobia - El miedo irracional a los pies de las bailarinas

Cuando despertó, la zapatilla todavía estaba allí

 


—¿Todavía te exige que te disfraces de gitana? —pregunto Silvia

—Todavía —dijo Tina con aire de resignación —Sé que el Rey de Aragca ha ordenado que para tener intimidad los hombres deben vestirse de payaso y las mujeres de bailarina, pero Jack le tiene terror a los pies del ballet.

—Pues tu marido se pasa de pervertido —recalco Silvia.

Luego de esta amena conversación, Tina se despidió de su amiga un tanto entre incómoda y herida. Mientras iba caminando, se preguntaba: ¿Por qué sería precisamente ella la única mujer a la que no le toco un marido normal? Hoy mismo pondría fin a las fechorías de Jack. Se iba a vestir de bailarina. Podía imaginarse como lo perseguiría  alrededor de toda la casa, luego al alcanzarlo le amarraría las manos con las zapatillas de ballet para que se le pusiera roja toda la piel, se inflamaría y perdería el aliento, cuando cayera al piso convulsionando le pondría los pies en la cara y le enterraría los deditos por la nariz y la boca, hasta que la cabeza le estallara o le diera un paro cardiaco a ese miserable podoballetofobo.

Estaba feliz pensando todo esto, cuando de pronto sintió en la espalda que un objeto frío y duro le oprimía las costillas.

— Queda arrestada bajo los graves cargos de conducta indecorosa y faltas a la moral. Hemos recibido noticia de que usted no está cumpliendo los decretos del Rey. Serán 10 años de prisión entre una mazmorra turca —dijo mecánica y fríamente la detective Ada Scully.

Mientras tanto, Silvia contaba 30 monedas de plata

-----

Relatos Relacionados:

La Gran Gala

Doctor Ayahuaska

Cuarto de Hotel

La leyenda del padre y del hijo

Aragca

Relatos similares:

Plan de ataque

Reencuentro

Magalenos





39 comments:

  1. En la mazmorra turca no estará Jack.
    Pero me temo que puede encontrarse a alguna sultana psicópata vestida de gladiadora que se encapriche de ella.
    El destino es así de caprichoso.

    Saludos.

    ReplyDelete
  2. Vivir sin pensar es lo mejor de la vida

    ReplyDelete
  3. Buena presentación de Tina la Bailarina, personaje que intentó algo contra Mara Laira. O fue cómplice de un intento.

    Acá me agrada menos la detective Ada Scully. Por esta vez, merece ser raptada como su pariente de X-Files. Y rescatada por Carbonell.

    Bien contado.
    Saludos.

    ReplyDelete
  4. Me has llevado al huerto pensando que realmente existía esta fobia...
    Madre mía, menuda imaginación la tuya. He seguido la pista a través de los posts relacionados y me has dejado loca. Sí que puedes escribir una novela en un blog. Con abrir una página donde ordenes todos los capítulos por título y los enlaces con la entrada correspondiente, listo. Ya no te pierdes.
    En cuanto a este micro, me ha encantado la venganza imaginada por Tina. Seguro que más de uno se la merece ¡Ja, ja, ja!
    Menudas parafilias más curiosas has imaginado. Buen trabajo.
    Un abrazo.

    ReplyDelete
  5. Hola, una mazmorra turca durante diez años me parece un castigo muy cruel, pero vestirse de bailarina y echarse a correr no lo es menos, así que se cumplan los caprichos del Rey de Aragca. Buen relato. Un abrazo.

    ReplyDelete
  6. Original y muy ingenioso tu micro, José. El final me ha sorprendido mucho y la fobia que has imaginado es buenísima.

    ReplyDelete
  7. Lo releo y va tomando sentido el título de la historia.

    Va un abrazo.

    ReplyDelete
  8. ¡Hola, José! Pues es una buena idea para un crimen esa de usar una fobia para provocar un ataque cardíaco, aunque no sé si dejaría huella en este caso, je, je, je. Una fobia que no sé si la has inventado, pero a mi los pies me suelen dar repelús y los de bailarinas, las pobres, suelen estar muy machacados como muestras en la foto. Un abrazo!

    ReplyDelete
  9. Hola buenas noches gracias por tu visita y la verdad me ha gustado tu micro creo que esta muy bien elaborado y la imaginación ha estado a la altura. Un saludo y feliz noche.

    ReplyDelete
  10. ¡Joooo! Pues vaya tela, bueno, al menos se librará de Jack ja ja. Fantástico. Besos :D

    ReplyDelete
  11. Mira que hay gobiernos intervencionistas pero no hasta el punto de este Rey de Ararca que mete sus narices y su cetro en la cama de sus súbditos, dictando formas y maneras.
    Seguro que me pierdo guiños, Jose, y que has aprovechado algo mayor para este micropodocrimen imaginativo que has descrito a conciencia gráficamente.
    A Ada, la detective, solo le faltó aplicar la Ley de vagos y maleantes
    ¡Un abrazo, José!

    ReplyDelete
  12. cuando la ley es para todos lo es y punto. ya lo dice S Agustin: ordinatio rationis ad bonum commune ab eo, qui reipublicae curam gerit, promulgata, lo demás son irresponsabilidades

    ReplyDelete
  13. Traidores o traidoras, siempre ha habido de esa especie y aún siguen vendiendose por el mismo precio jajaja
    Muy buen relato

    ReplyDelete
  14. Qué bueno, José! Y la frutilla del postre es que no existe, te has inventado la fobia! No lo podía creer! Me encantó.
    Un abrazo

    ReplyDelete
  15. Un relato que lo tiene todo: miedo, traición, deseos de venganza etc. Muy bueno!

    ReplyDelete
  16. Hola, José. Retorcida y homicida fobia nos presentas. A ver si en el juicio tiene suerte y puede, a un descuido, acabar la faena. Así, al menos será condenado, por un trabajo bien hecho.
    Saludos 🖐

    ReplyDelete
  17. Bueno, pues ya he leído en los otros comentarios que te has inventado tú la fobia, así que aún mejor. El relato está genial,me ha parecido entretenido. Un abrazo.

    ReplyDelete
  18. Joder, esos pies sufren de una severa onicomicosis. Los pies de un troll tienen mejor aspecto.

    ReplyDelete
  19. Con tantas fobias en este mundo no estemos tan seguros de que en realidad no exista esta.. ja ja.. muy buen relato.

    ReplyDelete
  20. Vaya, entre fobias y deslealdades menudo panorama para la protagonista.
    Siempre me ha parecido de curiosidad extrema el motivo y desarrollo de las fobias
    Bss

    ReplyDelete
  21. Buenas noches Jose. Un buen relato, muy divertido y sorprendente. Creo que en el fondo a Silvia, le gustaría vestirse de gitana como hace Tina y salir de la monotonía je je. Si es que la envidia … no es una fobia pero es casi peor.

    ReplyDelete
  22. Una premisa a lo Monterroso pero más retorcida. Muy bueno, José. Con moraleja incluida, vender la piel del oso antes de haberlo cazado. Una historia donde la fobia es un personaje secundario de un ambiente macabro.
    Me gustó mucho.
    Un abrazo!

    ReplyDelete
  23. ¡José, qué fantástico microrrelato! Has conseguido que yo mismo llegue a sentir esta fobia. ¡Me ha encantado, felicidades! Un saludo desde la Buhardilla de Tristán.

    ReplyDelete
  24. Un juego dentro de otro juego, me ha encantado el relato.
    Un saludo, con tu permiso me quedo por aquí leyendo.

    ReplyDelete

  25. Hola,
    Que peculiar, cruel y dulce venganza. Pena que solo quede en sus pensamientos, ojala y un dia se vuelvan realidad. Muy bien planteado el micro podoballetofobo, me gustaron las escenas y diálogos!
    Saludo

    ReplyDelete
  26. Me he perdido un poco al principio hasta que me he dado cuenta de que los personajes son de otras historias previas.
    Un mundo muy ingenioso el que te traes entre manos y más con una fobia que no está registrada (aún).
    Un saludo

    ReplyDelete
  27. Hola Jose, pobre muchacha, el día en que decide rebelarse contra la opresión, viene scully y se la lleva al talego, bueno quien sabe, tal vez sea lo mejor, y paradójicamente allí encuentre su libertad jjaa muy buen relato, muy creativo, Saludos un abrazo¡¡¡

    ReplyDelete
  28. Hola José. No sé quién se merece más la mazmorra turca. Jack por obligar a Tina a vestirse de gitana yendo contra la ley, Tina por un planear un crimen o Silvia por traidora.
    Un relato muy bien llevado. Felicidades.

    ReplyDelete
  29. Los "judas" están hasta debajo de las piedras.
    Buen relato para El Tintero.
    Un saludo.

    ReplyDelete
  30. Eso de meter los deditos de los pies por los orificios varios del cuerpo humano para provocar un paro cardíaco o una inflamación ha de tenerse en cuenta. Ciertamente hay pies que con sus olores y deformaciones causan pánico.
    Un abrazo.

    ReplyDelete
  31. Bueno, bueno, de haberlas las hay, aunque no le tengan nombre aun.

    El micro es un relato que lleva mucho contenido a pesar de sus escasas palabras.

    No confíes demasiado en las personas...
    No te sacrifiques más de lo prudente y necesario por nadie...
    No permitas que te sometan a cosas que no deseas hacer...
    No te cargues tanto de pesares...

    Son algunas de las moralejas.

    Por el comienzo en cursiva y el final también en cursiva, intuyo que ha sido un mal sueño. Quizás debido a que sueña con ser bailarina.

    Un micro muy interesante.

    ReplyDelete
  32. Hola José. Es que no se puede fiar uno ni de sus mejores amigos, y menos cuando tienes un estado controlador detrás que exige cosas tan extrañas a sus súbditos. Por cierto que si leo las sílabas de Aragca al revés me sale una palabreja un tanto peculiar jeje no se si ha sido intencionado. Buen y original micro. Un abrazo.

    ReplyDelete
  33. Por lo que leí en los comenatarios te has inventado esta fobia y muy bien inventada.
    La venganza de la protagonista es muy elaborada y con su puntito de humor.
    Un abrazo Jose
    Puri

    ReplyDelete
  34. Esa Silvia es un Judas, el Rey de Aragca un metomentodo, el marido se pasa de pervertido, claro se llama Jack; Ada Scully un robot. Solo que 10 años de prisión en una mazmorra turca hay que ser Drácula para salir vivo, pero allí hay túneles secretos y Tina sabrá hacer buen uso de ellos para disfutar llevando a la práctica sus métodos.
    Me ha encantado tu historia. Breve en palabras, pero con un mayor contenido cuando se lee entre líneas.

    ReplyDelete
  35. Pues esa traición tan fraternal, me recordó mucho a las que ocurrían en el mundo de Farenheit 451. Miedo me da que algún poder absoluto llegue algún día a perdurar.

    Me ha gustado el relato. Un abrazo.

    ReplyDelete
  36. El Rey de Aragca y sus secuaces (Silvia y la detective Ada Scully) son de temer. No me gustaría vivir bajo sus dominios... El castigo de Tina fue demasiado... Un abrazo 🐾

    ReplyDelete
  37. Original fobia. Pobres bailarinas,¿verdad?. La verdad que por un momento he pensado que en ese mundo de tu relato podían leer los pensamientos y le iban a arrestar por esa venganza que estaba tramando. Luego resulta que Silvia no era tan de fiar. La vida misma.
    Buen micro, bien llevada le tensión.
    Saludos

    ReplyDelete
  38. Hola, Jose, la foto muestra unos pies "doloridos", imagino que por las zapatillas de ballet. Cosa que, si se viste de ¿gitana? Casi diría que ella no quiere bailar a causa de esa fobia.
    Has aprovechado muy bien las palabras para crear un ambiente variopinto, la mar de completo y ameno.
    Felicidades.

    ReplyDelete
  39. Buen micro, donde se tejen la traición, y un conjunto de emociones que develan la irracionalidad del comportamiento humano. Saludos cordiales desde Puerto La Cruz Anzoátegui Venezuela.

    ReplyDelete