Thursday 1 February 2024

Hermanitas

— ¿Puedes explicarme para qué me enviaste esa carta? — interrogo la Pelirroja con cierto aire severo que podría intimidar a un curtido miembro de la Gestapo

— Fue solo un juego para poder atraer tu atención — respondió la Rubia con gesto de inocencia fingida

— Muy bien, tienes cinco minutos para explicarme toda esta bufonada que has armado

— Necesitó tu colaboración para evitar un sacrilegio en contra de los de mi Orden

— ¿Sacrilegio? ¿Orden?

— Calma Hermanita, déjame continuar, como bien sabrás está de gira en Aragca un clavicembalista que reclama ser alumno del Gran Puyana y de Wanda Landowska

— No significan nada para mí esos nombres

— Basta con saber que son los de mi Orden, mi linaje sagrado, pero este tipejo que viene es un farsante

— ¿Cómo lo sabes?

— Basta con oírlo, está tocando Jazz con tan noble instrumento

— ¿Jazz con un clavicémbalo? ¿Qué hay de malo en ello? Según escuché el caballero está llenando las salas de concierto

— Pues eso, es una violación a los principios de decencia y la moral

— No me vengas con cuentos, estás celosa de que alguien te compita de igual a igual con tu instrumento favorito

— Lo que sea, pero lo quiero fuera del negocio, lo antes posible

— Sabes que ya no hago esos trabajos, los de mi Orden, también tenemos reglas

— ¿Los asesinos también tienen una Orden?

— Así es y es muy estricta por lo demás hasta aquí llegamos con tus jueguitos estúpidos

— Cálmate, sabía que ibas a reaccionar así. Tengo oro en los bolsillos, no quiero contratar a tu Orden, sino específicamente a ti, para que me hagas un favor, si bien serás recompensada, tómalo como un ingreso extra de este mes

— Te costará caro, el precio es de 100 bitcoins

— Hecho. Te daré 200, a cambio de que yo escoja el modo de ejecución

— ¿Qué se te ocurre?

— Quiero que le envenenes las teclas, con esos tóxicos que tú conoces que no dejan rastro, conforme vaya dando el concierto su piel absorberá la ponzoña, lo ideal es que no termine la primera pieza.

— De acuerdo, suena cruel, pero el precio es el adecuado. El veneno es mi arma favorita. Y conozco bien al forense que se ocupa de esos casos.

— y algo más

— ¿Qué desea la reina de la luna, quieres que vaya maquillada como un payaso?

— Una vez que todo este hecho debes traerme una de las cuerdas del instrumento del cerdo blasfemo

— Dalo, por hecho. ¡Oh! diosa

==

Capitulo anterior: Amenaza de Deux Ex Machina

===

otra de la serie Asesinos

Picnic

===

Nos hemos unido a Vadereto de Feb 2024: "Crear un relato en donde el JAZZ sea uno de sus elementos principales."



21 comments:

  1. Una forma de matar muy elaborada e ingeniosa, pero todo sea para no escuchar más a ese intérprete :-)

    Un abrazo

    ReplyDelete
  2. Envenenar las teclas... digno de la KGB

    ReplyDelete
  3. Hola, Jose.
    Ingenioso relato. Nunca hubiera imaginado escuchar Jazz desde ese instrumento y una ejecución tan sibilina y sutil. Me ha recordado el envenenamiento de los libros en «El Nombre de la Rosa».
    Muchas gracias por tu participación.
    Abrazo grande.

    ReplyDelete
  4. Que decir, que eres REAL, Jose, este diálogo es imposible crearlo con chat-gpt, porque solo se entiende si uno ha leído la saga completa de tus personajes, creo identificar a Ada y Zaida, aunque es posible que sean solo una pelirroja y una rubia de las muchas que puede haber en Aragca. Veo que te autorreferencias constantemente hacia escritos pasados tuyos y eso es una labor ya de OTRO NIVEL literario, eso si, como siempre, tus relatos son claros y fáciles de leer, fluidos.

    Maestro, me quito el sombrero....(je je, descubríos que ha nacido un genio)

    ReplyDelete
  5. Cuanta intolerancia con los competidores.
    Ese método de ejecución recuerda a El nombre de la rosa, con el libro con las páginas envenenadas.
    Bien ilustrado el relato.
    Saludos.

    ReplyDelete
  6. Ingenio criminal entre teclados. Saludos. Carlos

    ReplyDelete
  7. Un poco temeraria en su forma de matar, que ya en sí el hecho lo es.
    Buen fin de semana, José.

    Comentarte, José, que hace algunos meses cambié la URL del blog, te lo menciono porque he visto que lo tienes en tu lateral y es el antiguo.

    ReplyDelete
  8. Me parece que la pelirroja se está dejando ningunear. "¿necesito?" ¿" calma hermanita"? a estas alturas la rubia se debía haber llevado dos cruces de cara, pero ya. Se empieza perdiendo el respeto y luego no se sabe como de acaba.
    Vendiendo sus servicios exclusivos.
    abrazooo

    ReplyDelete
    Replies
    1. Zaida es muy traviesa y ha comenzado a sacar la uñas en estos laberintos araquenses,

      NO se lo vamos a permitir.....

      mientras yo viva, la peliroja sera la Favorita.

      Delete
  9. Ingeniosa forma de matar. Veneno en las teclas. No sé porque me recordó el libro la rubia de hormigón, te aplaudo. Un abrazo

    ReplyDelete
  10. Matar requiere agallas cabeza fria pero sobre todo mucho ingenio.
    En una vida paralela quiero der pelirroja
    O la favorita de alguien

    ReplyDelete
  11. Qué cruel es la envidia! Elemento único y propio de nuestra miserable especie humana jeje. Un abrazo

    ReplyDelete
  12. Superar a los competidores puede ser un objetivo. En este caso se trata de deshacerse de uno, y de qué manera. La acción transcurre de forma que no puedes dejar de leerlo. Es una aportación muy original al reto. Me ha encantado.
    Saludos.

    ReplyDelete
  13. Uauhh!! Vaya con las hermanitas. Ingeniosa forma de matar. También ha sido curioso escuchar esa fuga de jazz en el clavecín. Me ha gustado mucho. Aplausos y abrazo

    ReplyDelete
  14. ¡Qué bueno! Me recordó la enumeración de cosas que le solicita una a la otra, la letra encadenada de peticiones de una canción muy célebre de los años ochenta que cantaba un grupo llamado "Siniestro Total" y su canción "Bailaré sobre tu tumba"; cuando en ella dice....
    "...te degollaré con mi malla de ballet..." También me pareció muy simpático el carisma que rezume tu historia. ¡Te quedó de órdago!👏
    Post Scriptum : El videoclip muy acertado.

    ReplyDelete
  15. ¿Es un crimen perfecto?
    Me gustó el relato
    Abrazos

    ReplyDelete
  16. ¡Curiosa forma de asesinato! El clavicémbalo me inspiró y el Concierto de Brandenburgo Nro.4 de Bach vuelve a llenar el aire del escritorio. Gracias.

    ReplyDelete
  17. Hola Josef, ¡qué ingenioso! Te quedó perfecto el relato. Genial aporte para el Vadereto.
    Un abrazo. :)

    ReplyDelete
  18. Jamás imaginé que fuese tan fácil matar a alguien usando un clavicémbalo y menos que se interpretara jazz con él. Estupendo relato, José, un abrazo!

    ReplyDelete
  19. Ingenioso escrito, ¡una orden de compositores de Jazz! Me ha sorprendido un poco e igual, necesita de varias lecturas para entenderlo del todo.

    ReplyDelete
  20. Fácil de leer aunque todos tus relatos estén conectados 👍

    ReplyDelete