El Bullho de Myrnos


En aquellos días Bullho de Myrnos era un Caballero de la corte real reconocido como "La Cuarta Espada del Reino". Si bien hubo otros héroes de aquella época superiores en habilidades de combate cuerpo a cuerpo, se puede decir que más bien eran pocas personas, quizás menos de diez en capacidad de derrotarlo en un encuentro armado.

Don Quasimodo IV de Caledonia, el Rey de Aragca de esos días, sentía un especial afecto por el Bullho, ya que juntos unas décadas atrás habían conseguido derrotar a los piratas holandeses que solían asolar las costas de aquel país. La amistad del singular par no se limitaba a los recuerdos de guerra, sino que Bullho solía ser el camarada de juergas del Rey cada que se organizaba un Torneo de Caballeros. Nunca había podido ganarlo debido a que permanecía más ebrio que sobrio durante esas festividades, sin embargo, usualmente quedaba entre los cinco finalistas.

Cuando ocurrió la invasión de los portugueses del Brasil, por el sur, Bullho con su ejército fue el primer caballero que acudió al campo de batalla. Los portugueses habían entrado a la frontera con un contingente de 4.000 hombres que arrasaban con furia cualquier poblado que estuviera en su camino.

El encuentro con el Bullho sería la primera vez que los portugueses se enfrentaban contra una milicia de Aragca, lo primero que vieron fue un escuadrón de soldados fuertemente armados comandados por cinco capitanes de Myrnos, que supieron sembrar la confusión entre las poco entrenadas fuerzas portuguesas en las artes de la guerra. 

Apenas los capitanes lograron debilitar a las fuerzas enemigas, lo único que recuerdan los portugueses fue ver en el horizonte la impresionante silueta del Bullho que venía a caballo desde el Norte, se lo podía reconocer porque se decía que llevaba al cinto las calaveras de los piratas holandeses. En cuestión de unos segundos, el Bullho reconoció al General de los Portugueses y le basto con un solo brazo para estrangularlo en el aire como si se tratara de una cabra tuberculosa. Al ver esto cundió el pánico en las fuerzas portuguesas y huyeron en desbandada en dirección a las Selvas del Amazonas. Se dice que por siglos esta amarga derrota fue recordada en el Brasil y no volvieron a intentar invadir tierras Aragquenses por temor a los ejércitos de Myrnos. En sus leyendas solían contarle a los niños que el Bullho era un gigante de cabellos rojos como las llamas del infierno y brazos tan gruesos como una anaconda madura.

Para celebrar el triunfo El Noble Bullho Mando a desollar los soldados que cayeron prisioneros y a los comandantes de la tropa portuguesa ordeno que los empalaran.

Estaban en estas celebraciones lo mas de entretenidos los ejercitos de Aragca, cuando se acercó al campamento un anciano herrero de la región que dijo al Bullho lo siguiente:

"Señoría, considéreme su servidor y quedo agradecido eternamente por liberarnos de la crueldad y opresión portuguesa. Perdone a este humilde siervo suyo que interrumpe las celebraciones en la gloria de su triunfo. Pero es menester que su Señoría conozca que hace días Agibílibus uno de los hijos de alguien que sirvió como escudero de Myrnos, armado con la daga de San Gestas, se encuentra  perdido en el Bosque de Heterosis en donde habita un mal innombrable"

Le entro bastante simpatía al Bullho con aquel anciano, en especial por la mención de lo de "Escudero", que para honrar ese título, aunque humilde, prometió al anciano que buscaría a su amigo y si aún estaba con vida lo traería de regreso con él. Armo un pequeño contingente de 300 almas al comando de Rolando de Hierro y otro capitan escogido de entre los mejores hombres y se dirigieron rumbo al legendario Bosque de Heterosis.

Les tomo pocas horas llegar al borde del Bosque, que de lejos era un sitio particularmente desagradable a la vista. Cuando entraron al poco rato, sus hombres encontraron una estatua de una mujer rodeada de varias piedras y llena de maleza y enredaderas. Se trataba de un antiguo templo del culto dedicado a la Diosa Zaida. El Bullho al ver el monumento escupió al piso. De inmediato ordeno a sus hombres derribar la estatua y hacerla picadillo.

Tiempo después algunos de los soldados trajeron un par de hombres capturados en el bosque, los cuales dijeron que eran los guardias del Castillo de Heterosis, pero que un extranjero junto con la bruja roja habían asesinado al amo de aquellas tierras. Que del extranjero solo quedaban los huesos y una daga, la cual entregaron a los capitanes de Mynos. Ordeno, pues el Bullho crucificar al par de guardias bajo los cargos de cobardía y por abandonar a la muerte a su Amo y Señor.

Horas más tarde, de nuevo los soldados trajeron prisionera a una mujer vistiendo hábitos de monja de color rojo. El Bullho quiso interrogarla, pero al ver que no lograba sacarle palabra alguna, mando a desnudarla, que se la colgara por los tobillos y cortarle los senos para que se desangrara. Antes de morir la bruja alcanzo a decir: "Maldita seas raza de Myrnos, que tus hijos sean los siervos de tus aliados", no alcanzo a decir más blasfemias la grotesca bruja porque con bastante tino uno de los capitanes logro clavarle la daga de San Gestas, en plena garganta. La mujer dio un último suspiro y por fin murió.

Cuando llegaron al castillo los hombres dijeron haber encontrado un esqueleto vestido con ropas muy finas entre un hueco, de seguro sería el Señor de aquel lugar. Bullho volvió a escupir y haciendo mal gesto ordeno que se le diera cristiana sepultara a aquellos grotescos restos.

Finalmente, indico que todo el bosque y el castillo eran obra sacrílega y una maldición pesaba sobre aquel paraje tenebroso, así que ordeno prenderle fuego a todo el bosque para que se purificara ante Dios la obra de los hijos de las tinieblas.  Y así, Él y su ejército se retiraron de Heterosis para siempre y sin mirar atrás.

Bullho como prometió retorno a la aldea del sur cerca en donde habia derrotado a los portugueses, mando a buscar al viejo y le entrego la daga. 

Pasaron los años, y hubo paz entre el Rey de Aragca y las tierras de Myrnos. Cuando Bullho murió sus hijos se rebelaron contra el Rey y fueron derrotados por las tropas de Rolando de Hierro.

MORALEJA: Al árbol fuerte que creció recto también puede dar fruto débil y torcido


Relato participante en el Tintero de Oro, Cuentos de Hadas. Tercera Jornada


Nota al lector: El final de la historia me ha parecido un tanto confusa debido a que he estado investigando acerca del los hijos del Bullho y en realidad si se anota una revuelta de Myrnos más o menos dos siglos después de que ocurriera la guerra contra los portugueses del Brasil. Parece ser que el narrador, debido a algún motivo meramente de estilo literario, sitúa la revuelta inmediatamente a la muerte del caballero, lo cual no tiene ningún respaldo histórico.

27 comments:

  1. Toda una historia, que empieza épica y luego se va volviendo de terror, sanguinaria.
    Método un tanto extremo para asesinar a una bruja. Quien se resistió a morir, lo suficiente para maldecirlos. Aunque parece que fue muy sutil, para una mujer que ha sido tan cruelmente mutilada. Tal vez influyó el haber sido interrumpida, por la daga en la garganta.

    Bien contado. Saludos.

    ReplyDelete
    Replies
    1. Saludos, estimado amigo, tenia una pequena introduccion acerca del destino de la zaida menos desarrollada, que por motivo de limite de palabras me toco excluir esa parte pero.... ojo, creo que me va a servir quizas para algun juevero. Seria algo que enlaza esta historia del pasado con las del presente.

      Delete
    2. Aprovecho para invitarte a mi jueves de relatos, que tal vez de para un croosver.
      Saludos.

      Delete
  2. Los hijos de los vasallos siempre intentan revelarse frente al rey al cual servían sus padres creyéndose mejores. Casi nunca lo son.

    Saludos,
    J.

    ReplyDelete
    Replies
    1. Saludos Jose, yo diria que suele ser asi. Tambien los hijos de los reyes se enloquecen a veces.

      Delete
  3. ¡Qué impresionante relato! Invasiones, gestas y gestos, conquistas, violencia extrema sin paliativos (como toca) y una, adivino, esmerada información de trastienda que has sabido poner a disposición de la historia. Además es tremendamente visual.
    Realismo puro y duro, hasta que dieron recado de que uno de los hijos de un escudero de Murnos, se perdió en el bosque maldito, y ahí se torna mágico el relato.
    Y se cumplió la maldición de la bruja roja.
    Solo una cosita, “Asolar” de destruir, con ese, vale la pena corregirlo porque el relato, repito, es impresionante, en su ritmo y ambientación. Te doy la enhorabuena Jose.

    ReplyDelete
    Replies
    1. Saludos Tara, aunque se puede decir que este relato es una segunda parte del primero que envie al concurso, tambien es cierto que es una unidad independiente y se podria leer sin haber conocido el anterior, me encanta que le diste una buena leida y ya cambiamos el azolar por asolar .... aunque en defensa del escrito diria que es que en aquellos dias lo escribian con z.... je je.... abrazo

      Delete
    2. Si en aquellos tiempos se escribía "azolar" como se escribía "agora" por "ahora" y tantos vocablos arcaícos entonces deberías dejarlo como estaba, ahora bien, en el contexto de la frase creo que queda mejor asolar puesto que no utilizas castellano antiguo en todo el párrafo. Eso sí, Jose, tú eres el autor y tienes la potestad sobre tu texto, que por cierto, gran trabajo, ya te lo dije.
      Abrazos para vuesa merced.

      Delete
    3. Estimada Tara, me haz hecho recordar una borma interna del blog: Aragca tiene un lenguaje llamado Araquense que se parece al castellano.... basicamente la ortografia de estos caballeros de Aragca en algun momento por mera rebeldia se aparto de la de madre patria....yo mas o menos sirvo de "traductor" entre estos aragquenses y el publico. Sin embargo un dia publique un escrito en aragquense 100% asi de sopeton en el tintero y creo confundi a la audiencia. Mi ideal: buscar un escrito hibrido, (heterotico), que sea facil de leer tanto para los araquenses como para los que usan castellano moderno.

      Un dia publicare un cuento llamado, "La Guerra de las Tildes".... en donde aragca pierde finalmente territorio con Brasil..... en donde se explica el porque de esa ortografia tan singular de los habitantes de Aragca.... eso si, el tema de las tildes en Aragca es TABU....

      Danos tiempo que sera divertido... estoy esperando el reto apropiado para sacar el tema al aire.

      Delete
    4. A ver si tienes oportunidad de publicarlo, tento curiosidad.
      Nos vemos en la Gala, ponte guapo.

      Delete
  4. Con la música de VÁNGELIS iría genial :)

    ReplyDelete
  5. La grotesca bruja me ha helado la sangre.
    Qué fuerte...

    Los descendientes de las casas suelen estar medio tarados debido a tantos siglos casándose entre sí.

    Saludos.

    ReplyDelete
  6. ¡Pobre bruja! ¡Cuánta tortura sufrió antes de que le clavaran la daga en el cuello! (Bien merecida la maldición). Muchas gracias por tu relato, Un abrazo.

    ReplyDelete
    Replies
    1. Incluso creo que la maldición debió de ser más fuerte.

      Delete
  7. This comment has been removed by the author.

    ReplyDelete
  8. Hola Demiurgo una historia muy buena me ha gustado mucho los ecos de la daga de San Gestas y el bosque me suenan de historias anteriores tuyas que he leído. Enhorabuena Un abrazo.

    ReplyDelete
  9. ¡Hola! La forma de matar a la bruja me ha sobrecogido y además, como cualquier bruja que se precie no se va antes de solrat su maldición.
    Un saludo

    ReplyDelete
  10. Hola, José. Nuestro protagonista no tenía rival, y desde luego pocos querrían combatir contra él viendo cómo trataba a los prisioneros, al más puro estilo de Vlad el Empalador. Un trabajo genial. Felicidades.

    ReplyDelete
  11. Hola, Jose. ¡Qué buen relato! Tiene todo lo que se le puede pedir a este tipo de historias y, además, bien narrado. Las imágenes también muy acordes con el mismo. Te felicito por él. Un abrazo. :)

    ReplyDelete
  12. Leyendo esta historia me pregunto si los cuentos de hadas y las novelas de caballería no tienen un origen común; puede que ambas nazcan de tradiciones orales y se nutran de leyendas y mitos arraigados en el pueblo, para ser posteriormente novelados por manos con más oficio. Y pienso esto porque has creado un puente entre ambos géneros con este (y el anterior) relato/cuento. Que no sabría decir si son cuentos con elementos caballerescos, o relatos de caballeros narrados en forma de cuento. El resultado es, desde luego, muy interesante: la fuerza de los personajes que, como en los cuentos, son buenos o son malos pero tienen más carácter que en ellos; lo crudo y realista de la narración, para nada del cuento dulcificado para niños pero si de aquellos cuentos originales para adultos que tanto gustaban al pueblo siglos ha; la trama, épica, por antonomasia, que está trufada de elementos mágicos e historias legendarias pero, a la vez, atada a la realidad por referencias geográficas e históricas, y esto le concede un punto de realismo (junto a la crudeza del relato que es honestidad para con los acontecimientos narrados) al cuento que, sin apartarlo de los cánones, lo hace más rico y más entretenido.

    En definitiva, una lectura muy interesante y amena que tiene más de lo que parece.

    Un abrazo.

    ReplyDelete
  13. Me parece muy buena, y terrible también, la continuación. Me gusta cómo enlazas con el caballero perdido. En la otra me dejó fascinada el misterio del bosque, lo de las flores, el personaje mujer de hábitos; y en ésta me deja impactada la dureza y realismo de muchas escenas. Es como un drácula el hombre, no es de extrañar que infundara terror y fuera medio leyenda el protagonista. Muy, muy dura esta parte.
    Un abrazo

    ReplyDelete
  14. Hola Jose. Un relato donde condensas muchas acción en poco espacio, rico en detalles y aventuras, y con una crudeza implícita como corresponde con la época y la dureza de la guerra. Mucha imaginación la que despliegas y supongo que sustentado en cierto soporte histórico. Un abrazo.

    ReplyDelete
  15. ¡Hola José! Un relato cargado de épica, luchas por el poder y escenas de mucha crudeza. Una muy buena continuación para el primer cuento que mandaste. Ambos se complementan muy bien y nos ayudan a descubrir la historia alrededor del protagonista. Un saludo.

    ReplyDelete
  16. Hola José un relato muy bueno de acción, de magia, me ha gustado mucho leerte pues este tipo de historias realmente me gustan, saludos.
    PATRICIA F.

    ReplyDelete
  17. Algo para agregar, que en el Mara Verso las Reinas del Grito cuentan con una Regeneración Cosmética, sus heridas superficiales se curan, para que sean bellas y jóvenes, siempre apetecibles para psicópatas y monstruos. Y al mismo tiempo, morir desangradas.
    Por lo que si Regina Clamór fuera castigada como la bruja, tal vez se le crecerían un par nuevo de senos, pero perdiendo mucha sangre en el proceso. Tal vez, los soldados insistirían en el castigo. Y habría una nueva regeneración, pero con tal pérdida de sangre, que mataría a la Reina del Grito.

    Saludos.

    ReplyDelete
    Replies
    1. Esa es una posibilidad realmente interesante.... tener un don de regenerar tejidos en caso de heridas, seria desventajoso en una sala de torturas.

      Pero atencion, por motivos de espacio y limitacion de palabras, no inclui una seccion del cuento .... acerca de la bruja roja y la flor mas inmadura..... que explica TODOS los misterios de zaida.... tengo la idea, solo que no la he escrito....

      puede haber algo de regeneracion....

      o incluso puedo filmar la escena con Regina Clamor....en el papel de bruja.

      Delete

El Movimiento Toledo

Usualmente, cuando se logra escapar de un incidente similar al de la Mansión de la Condesa , entra en operación un complejo protoc...